No pasa un año sin que llegue a las pantallas otra adaptación de las obras de Stephen King, un autor que ha resultado una bendición para los estudios faltos de ideas originales. En las horas bajas siempre pueden tirar de alguna de sus novelas clásicas y hacer un remake, o como en este caso, una continuación. El Resplandor es una película tan emblemática en la historia del cine que cualquier director se habría echado a temblar si le hubiesen propuesto rehacer la obra de Stanley Kubrick... sin embargo una segunda parte era un reto mucho más asequible.

Doctor Sueño sigue la vida de Danny Torrance, ahora un adulto alcohólico traumatizado por sus experiencias en el hotel Overlook. Los fantasmas han continuado persiguiéndole, pero ha logrado tenerlos bajo control gracias a sus poderes. Guiado inconscientemente hasta una niña con el mismo don llamada Abra, descubrirá que hay un siniestro grupo de vampiros psíquicos vagabundos dispuestos a alimentarse de ella y de cualquier otro con el "resplandor". Para defenderla no le quedará más remedio que ahondar de nuevo en su pasado.

La primera impresión que uno tiene al enfrentarse a las dos horas y media de película (tres en la versión del director) es que habría encajado perfectamente como una de las miniseries de los 90 de King, o incluso como una serie de televisión de diez capítulos. Hay material de sobra y el ritmo es tan episódico que resulta natural. La presentación de Danny y su camino a la sobriedad, la de Abra y su familia, los vampiros del Nudo Verdadero, su reclutamiento de nuevos miembros y sus cacerías... son segmentos que van interconectándose hacia el clímax final, sin prisa pero sin pausa.

Quizá su mayor problema sea ese, que las piezas van alineándose como en un dominó pero se echa de menos cierta tensión que enganche al espectador durante todo el proceso. Doctor Sueño funciona muy bien como presentación de la mitología de Stephen King y da sentido a sus elementos recurrentes. Ahora sabemos que existen más criaturas sobrenaturales, que el poder es una especie de energía ansiada por muchos, tanto por espectros como seres físicos, o incluso por lugares malignos que desean adueñarse de él. Un tema que ya se mencionaba en Rose Red, de la que hablamos aquí hace poco. Esa es la parte más interesante, para mi gusto.

Como conclusión diría que Doctor Sueño es una película entretenida, e incluso las recreaciones de las escenas de El Resplandor, su decisión más cuestionable, son aceptables. Resultará familiar al espectador, tanto en sus temas como en su desarrollo, y por eso mismo no decepcionará a los fans, que sentirán un déjà vu en muchos momentos. No tuvo mucha aceptación en taquilla, así que de momento nos podemos olvidar de secuelas y precuelas. En este punto debo defenderla: creo que ha sido tratada con demasiada dureza porque la sombra de It es muy alargada. Personalmente me ha gustado más que los dos capítulos del payasete.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

| Designed by Colorlib