Entradas

Cómo jugar correctamente a juegos de rol

Imagen
Cuando hicimos las primeras partidas de prueba de Embelyon , hace ya muchos años, nos encontramos con un problema que terminó por ser uno de los mayores descubrimientos del juego, al menos para mí. Por la naturaleza resumida del manual, los conjuros solo ocupaba unas pocas líneas, lo justo para describir sus efectos más directos y poco más. No había explicaciones de los límites a su uso, con todos los peligros y las posibilidades que esto suponía. Nunca he tenido claro si esto era algo intencional de los creadores del sistema Microlite20 o si por el contrario suponían que tendríamos a mano el manual original para consultar los hechizos en caso de duda. Lo que ocurrió fue lo que cabría esperar: sin directrices claras, los usuarios de magia empezaron a utilizar los poderes de forma… creativa. Mi primer reacción fue de cierto recelo, ¿podían, o debían, ser tan poderosos los conjuros de nivel bajo? La respuesta era que no, obviamente. Por poner un ejemplo, nuestro mago usaba las puertas d

Para qué sirve un dungeon master

Imagen
Cuando tengo que definir el papel de máster de juegos de rol siempre vienen a mí dos términos: anfitrión y maestro de ceremonias. Hay otros que también resumen bien el trabajo que realizamos, como “director”, entendido como el de una película, es decir, el que pone todos los elementos en orden y logra que la aventura tome la forma que debe. Todas son denominaciones que nos refieren a lo mismo, responsabilidad . El máster es el que carga con el peso de construir la trama, presentarla y llevar a los jugadores a través de ella. Aunque los juegos de rol son un medio interactivo y con un enorme grado de improvisación, en mi opinión es necesaria esa figura especial que se ocupa de colocar los escenarios, interpretar a los personajes secundarios y mover los hilos en las sombras. En resumen, aquel que tiene la capacidad de impulsar la historia y ayudar a que llegue a su verdadero potencial . Porque podemos crear muchas partidas, pero solo unas pocas se convierten en algo único y memorable. En

Estos dados matan fascistas

Imagen
En 1943, en plena II Guerra Mundial, el legendario cantautor folk Woody Guthrie colocó una pegatina en su guitarra que decía: “Esta máquina mata fascistas”. Para mí, esa frase resume el potencial que tienen todas las formas de expresión artística para combatir el avance de las ideologías totalitarias, el racismo, el machismo o la xenofobia. También la responsabilidad que tienen los autores en esa lucha. Llevaba un tiempo escuchando menciones de pasada acerca de los cambios que piensa realizar (o ya ha realizado) Wizards of the Coast sobre los alineamientos y las razas de Dungeons & Dragons . Reconozco que no había leído nada en profundidad y ya tenía casi formada una opinión, ¿por qué cambiar algo que funciona? Esa es una mala costumbre que tenemos en las redes sociales, indignarnos antes de tener toda la información. Pero vayamos por partes… Hace mucho que no juego a D&D y en principio no debería importarme lo que hagan o dejen de hacer con su juego… pero sigue siendo el más

Por qué escribir juegos de rol baratos y accesibles

Imagen
Hace mucho, mucho tiempo, en una galaxia rolera muy lejana, decidí empezar a jugar AD&D . Yo no sabía casi nada sobre juegos de rol, pero una de las primeras cosas que descubrí es que no necesitaba uno, sino tres libros para hacerlo: el Manual del Jugador, el del Dungeon Master y el Compendio de Monstruos. Por suerte, con los años eso ha cambiado y… ah, pues no. Eso sigue igual. Cuando diseño un juego de rol siempre me planteo una serie de objetivos, quizá inspirados en aquella primera sorpresa (decepción) o en las horas que pasé en el club de rol, rodeados de básicos y suplementos, ya fuesen de D&D , Runequest o Rolemaster . Manuales que nos costaba conseguir y que el director de juego tenía que estudiar como si se presentase a unas oposiciones para notario. No es algo que resulte muy atrayente, sobre todo cuando lo que en realidad te apetece es protagonizar tu película o novela de fantasía favorita con tus amigos alrededor de una mesa. Con todo esto en mente, mis prioridades

El arte de mostrar poco

Imagen
Este fin de semana vi una película llamada Antlers: Criatura oscura, por la que sentía cierto interés después de ver un tráiler relativamente perturbador. Aquí tengo que hacer dos reflexiones, la primera, no entiendo por qué no se ha traducido “antlers” por “astas”, imagino que para el experto en marketing de la distribuidora dejar la palabra inglesa resultaba más sugestivo... Pero no del todo, por lo que tuvo que añadir el subtítulo “criatura oscura”. Por si no quedaba bastante claro a través del propio tráiler o del póster. Si alguien llegaba a la sala de cine sin saber que iba a ver una película de terror con monstruo sería un milagro. Mi propuesta es que lo dejasen aún más claro y renombrasen la película como “Locas aventuras superdivertidas del hombre-ciervo del bosque”. Mi segunda reflexión es más un aplauso para todos esos montadores de tráilers que saben extraer lo mejor de las películas y crear algo que a veces supera la fuente original. Los escasos minutos de Antlers que nos

De la Piel del Diablo (teaser)

Imagen
    Acomodó su arma en la hendidura de un tronco muerto, apuntando en dirección al montón de juncos y hierbajos. Para un ojo no habituado habrían pasado por un montón de basura más, arrastrado por la crecida del río y varado allí junto a la orilla. Sin embargo, la entrada semioculta bajo el agua le contaba la verdad: había dado con la guarida de la Criatura. Esparció hojarasca sobre una manta y se colocó bajo ella, disimulando su silueta y asegurándose de estar contra el viento. Las horas pasaron y poco a poco sintió cómo sus miembros se entumecían por la humedad del terreno. Habría dado lo que fuera por un trago de whisky o una taza de café que le despejase, pero tendría que conformarse con imaginarlos. Cuando volviese al pueblo subiría a su habitación de la posada, encendería la chimenea y dormiría tres días seguidos. Estaba tan agotado de aquella cacería… Se despertó sobresaltado por un chasquido lejano. Había cerrado los ojos sin darse cuenta, no sabía cuánto tiempo había pasado, p

Nosotros tenemos la culpa

Imagen
Hay acoso en el mundo rolero y no es novedad. Es triste, es una vergüenza y es culpa nuestra. ¿Nosotros hemos colaborado? Por supuesto. Porque sabíamos quién lo sufría y preferimos dejarlo pasar, pensando que no iba con nosotros. Porque repetimos los manidos consejos: “ignóralos”, “bloquéalos”, “denúncialos”. Como si eso fuese a detenerles y no tuviesen mil alias bajo los que esconderse. “Solo son unos pocos”. “La mayoría de la comunidad no es así”. Sabiendo perfectamente que un par de personas, incluso una sola, es suficiente para enturbiarlo todo. Decidimos dejarlo pasar, porque mientras no nos afectase, podíamos fingir que no era asunto nuestro. Podíamos haber actuado, pudimos identificar a los culpables, aislarlos y prohibirles la entrada a nuestros eventos y comunidades, pero no lo hicimos. Pudimos señalarlos y expulsarlos, mandando un mensaje claro a todos los que son como ellos. Pero no. Porque ahora mismo estás pensando “pero eso sería ir demasiado lejos”, “no será para tanto”,

Reflejos

Imagen
En el exterior aullaba la tormenta, azotando sin piedad las desvencijadas contraventanas. El viento se colaba por los cristales rotos proyectando remolinos de aguanieve. Caminó por el recibidor del enorme edificio, quizá una biblioteca o ministerio en otros tiempos, ahora solo una tumba vacía asediada por el hielo. No hacía mucho la ciudad había visto a millones de personas recorrer sus calles, viviendo, soñando, riendo. Prefería no pensarlo. Recorrió salones abandonados y encontró uno con chimenea. Redujo a astillas varios muebles y trató de encender fuego. Podría haber usado los libros, pero incluso entonces le parecía un sacrilegio. Las llamas se elevaron y distinguió un brillo en uno de los estantes, como una gema. Tomó la botella, era un brandy de Jerez. Por un instante el cálido reflejo ambarino de su interior le devolvió a un pasado feliz. —¿Habrá para dos? —dijo una voz desde la entrada. Photo by Kevin Sicher on Unsplash

Búscate otro sospechoso habitual: los juegos de rol no son un crimen

Imagen
Ha vuelto a pasar, es algo cíclico e inevitable: el rol ha vuelto a ser relacionado con un crimen en horario de máxima audiencia. Esta vez ha sido en ese pozo negro de vergüenza y ridículo que es El Hormiguero, de boca de su colaboradora Tamara Falcó. Según ella, a una profesora suya “la asesinaron por un juego de rol”. No ha dicho ni cómo ni cuándo, el objetivo era soltar la bomba y ya está. Necesitaba su minuto de oro para justificar su salario. No importa que sea una estupidez y una falsedad, porque el titular es lo bastante jugoso como para que ya se hayan hecho eco la mayoría de los “periodistas” online. No importa las veces que se explique la realidad y se desestimen esas acusaciones, el bulo de “los peligros del rol” ya tiene nuevas alas. Dejemos una cosa clara: aquí el problema no somos nosotros, sino ellos, la panda de ignorantes con pocas ganas de abrir un libro que se agarra a la frasecita de “macabro juego de rol” para etiquetar todo lo que no entiende. Es de chiste, además

Disrupción

Imagen
E l silencio de su minúsculo apartamento se rompió por el timbre de la alarma de su despertador, que hirió sus oídos con su insistencia. Al poco tiempo, las luces se encendieron y escuchó la máquina de café entrando en funcionamiento en la cocina. Aunque hubiese querido quedarse tirado en la cama un poco más, no tenía opción. El sistema seguiría repitiendo el penetrante sonido hasta que los sensores detectasen que se había puesto en pie. Se incorporó lentamente y se dirigió al baño. Tomó su cepillo de dientes y el expendedor del lavabo dejó caer la cantidad exacta de pasta sobre él. En el lado opuesto, un vaso comenzó a llenarse hasta el nivel indicado de agua. Suspiró y procedió a su cepillado cronometrado de dos minutos. Más tarde, de camino al trabajo, observó el ritmo regular con el que los ciudadanos se aproximaban a los pasos de peatones, disponiéndose en filas ordenadas, a la espera de que las luces les permitiesen cruzar. Las cámaras de tráfico emitían señales de advertencia cu

Improvisando una aventura en 10 minutos

Imagen
Quizá no hoy, ni mañana, pero sabes que un día ocurrirá. Alguien te mirará y dirá “¿por qué no nos diriges tú una partida?”. Puede que sea porque el máster que estaba previsto ha fallado en el último momento o porque algún compañero traicionero ha filtrado que tú te dedicas a eso del rol y a los demás les ha picado la curiosidad. Y ahí estás, solo ante el peligro. Podrías negarte, pero un gran poder conlleva una gran… blablabla, olvidemos eso. Digamos que es un reto y es el motivo de que lleves siempre encima una bolsa de dados. Porque la llevas ¿verdad? Ser capaz de improvisar una partida de rol en poco tiempo y con pocos medios es una habilidad que nos puede sacar de un apuro. Además hoy en día las nuevas tecnologías nos facilitan el acceso a recursos casi infinitos, así que ya no tienes que depender de la memoria o de llevar un microjuego de rol de una sola página doblado en la cartera (lo he hecho, lo hemos hecho, corramos un tupido velo). Los pasos a seguir para tener algo jugable

Renovación en el blog, adiós al formato magazine...

Imagen
... hola, formato minimalista. Llevo bastantes semanas sin dedicarle tiempo al blog. No ha sido una decisión consciente, sino que me he ido centrando en otros proyectos, roleros y no roleros, y he acabado aplazando las publicaciones aquí. Todo ha ocurrido sin darme demasiada cuenta, supongo que es una reacción natural después del ajetreo y el ritmo frenético del año pasado. A pesar de ello me sigue apeteciendo compartir mis ayudas de juego, noticias o cosas curiosas que puedan servir de inspiración a otros, así que he decidido darle un lavado de cara a Franken y retomarlo, sin prisas ni fechas límite. El anterior diseño era mi apuesta por un formato tipo "magazine", cuando imaginaba este blog como una revista de rol, un medio de comunicación para aportar algo a la comunidad. El nuevo estilo es mucho más simple y directo, algo más parecido a un diario o página personal. Me gusta haber eliminado todas las distracciones, iconos y barras laterales, para poder centrarme solo en el