Hoy comenzamos una sección dedicada a objetos mágicos con nombre y apellidos, armas y artefactos únicos que puedan insertarse en tus campañas como tesoros o semillas de aventuras. No se incluirán datos para ningún sistema en concreto (salvo que alguien lo pida expresamente). La idea es que estos objetos puedan funcionar en cualquier ambientación y reglamento, centrándonos más en su historia y en sus posibilidades narrativas que en sus estadísticas. Sin más preámbulo...


ROBARROSTROS, cuchillo de obsidiana

Descripción: Fabricado con un fragmento de cristal volcánico negro, su empuñadura está hecha con madera y tela enrollada, para proteger a quien lo utilice de sus afilados bordes.

Poderes: Aquel que se sirva de este cuchillo para matar a otro intercambiará su rostro con el de su víctima. El cambio es irreversible e incluirá todos los rasgos físicos del fallecido, incluyendo su voz, pero no sus recuerdos, habilidades o conocimientos. El asesino solo recuperará su aspecto original en el momento de su propia muerte y ningún ritual o conjuro será capaz de devolverle antes su cara.  

(La víctima debe tener aproximadamente la misma complexión que el asesino. La raza y el sexo son indiferentes. Ninguna forma de disipar o anular magia revertirá el efecto, y si alguien lanza un conjuro de detección percibirá un aura alrededor de la persona, pero nada más).

Historia: Cuenta la leyenda que un fragmento afilado fue el arma improvisada con la que un hermano celoso mató a otro. La euforia por haberse librado de quien consideraba su rival duraría poco, ya que fue acusado de asesinato y ahorcado. El cuchillo adquiriría entonces su nombre y su poder, pasando de mano en mano entre asesinos que adoptaron el aspecto de reyes, amantes que suplantaron a maridos y personas corrientes que vieron cómo una simple puñalada les condenaba para siempre. Aquellos que lo utilizan suelen sufrir un destino terrible.

Concepto: El portador puede quedar seducido en un primer momento por las posibilidades del cuchillo a la hora de matar a alguien y suplantarle, infiltrarse con el rostro robado de algún enemigo hasta lo más profundo de sus líneas o acceder a los secretos más preciados de un reino sin oposición. Hay riesgos, obviamente, ya que la simulación no es perfecta, sobre todo si topamos con alguien que conozca al fallecido y su personalidad. Cuando sea descubierto, el "ladrón de rostros" se dará cuenta de que ya no puede volver atrás y que ni siquiera destruir el arma le devolverá su antigua cara. Tendrá que aprender a vivir con su semblante prestado, o volverse indiferente y adquirir uno nuevo cada vez que la situación lo requiera, o cuando necesite desaparecer para eludir sus crímenes. La caza de un PNJ así puede ser muy interesante. Si el máster lo desea, puede crear una búsqueda paralela que sí que permita romper la maldición, aunque queda en sus manos la decisión de si se trata de una promesa real o solo rumores...

2 comentarios:

  1. Jean Baptiste Pinot3/3/20 10:53

    Le veo muchas tentadoras posibilidades a tal cuchillo, por en ejemplo, robar la juventud o el físico a otro, ya que entiendo que no solo transmuta el aspecto de la cara... y un cuerpo más joven es más fuerte... quizás un guerrero que envidie la fortaleza de otro... ¿Y que ocurre con el cuerpo de la víctima? ¿adopta la forma del otro? ¿Queda horriblemente desfigurado? ¿Tal vez sin rasgos como un maniquí? Oh... ya se me está ocurriendo una aventura... ¡¡¡¡!!!! :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los aspectos se intercambian, así que el cuerpo de la víctima adopta la forma de su asesino, esa es otra cuestión a tener en cuenta, porque a ojos de todos, el que habrá muerto será él.

      Respecto a la primera pregunta, se transmuta el aspecto del cuerpo entero, pero existe la limitación de tener más o menos la misma complexión. Parecerás algo más joven (o más viejo) pero tu fuerza, a nivel de reglas, será la misma.

      Eliminar

| Designed by Colorlib