12 mar. 2020

12.3.20
Un furgón blindado, una inundación y un grupo de ladrones dispuestos a hacerse con el botín de sus vidas, aprovechando la lluvia torrencial. Un plan perfecto si no fuese porque Tom, el único guardia superviviente, no tiene pensado rendirse con tanta facilidad.
Tengo debilidad por las películas de atracos y las historias que transcurren en entornos cerrados, así que a pesar de las malas críticas y que fue uno de los mayores batacazos en taquilla de 1998, Hard Rain me encanta. Se podría definir como La Jungla de Cristal en un pueblo inundado, salvando las distancias. Christian Slater no es tan carismático como Bruce Willis, y desde luego Morgan Freeman no es Hans Gruber, pero su presencia le da otra dimensión a una cinta que de otra forma podría haber acabado como carne de videoclub.

Entre sus aspectos positivos destacaría sobre todo que no tiene ni un momento de descanso. A los pocos minutos ya conocemos la situación y vemos desarrollarse los primeros compases del atraco. No pasará mucho tiempo antes de que todo se tuerza y los protagonistas tengan que pelear, unos por sobrevivir, y otros por conseguir sus preciadas bolsas llenas de dinero. Mientras tanto el agua seguirá subiendo y ningún lugar en el pueblo será ya seguro.

En lo negativo, esta rapidez también provoca que los personajes se desarrollen poco y puedan resultar algo planos. Personalmente creo que no es un gran impedimento, porque hablamos del cine de acción de los 90, y si no le hemos puesto pegas a muchos otros títulos emblemáticos de la época, tampoco deberíamos hacerlo con esta. Hay que verla como es, puro entretenimiento.

Desde un punto de vista rolero, siempre he pensado que esta película funcionaría muy bien como one-shot. El escenario está muy bien delimitado, hay un objetivo, un tiempo límite y unos antagonistas claros, y la inundación aporta un toque original. El agua convierte un lugar conocido, la típica ciudad pequeña, en un laberinto con una dimensión más, la vertical, donde jugar al gato y al ratón. Cuando te puedes sumergir para escapar de tus enemigos o bucear a través de varias plantas de edificios para aparecer a su espalda, las cosas cambian. Si a eso le añadimos los aliados inesperados con los que nos podemos topar, las sorpresas y las traiciones de última hora, obtenemos el cóctel perfecto para una tarde de acción y diversión.

Lo ideal sería jugar esta aventura con un sistema lite o que dé suficiente libertad para permitir enfrentamientos muy cinematográficos. D6 es una buena opción, sobre todo con jugadores novatos, porque captarán muy rápido tanto las reglas como la historia. Necesitaríamos un mapa del típico pueblo americano, hacer un horario sobre la subida del agua durante el día del atraco y cómo afectará a los edificios, e incluir algunos personajes y situaciones nuevas para no ceñirnos punto por punto a la película. Por ejemplo, puede que haya una familia atrapada en lo alto de su granero a la que rescatar, o un centro comercial al que entrar buceando en busca de municiones. También puede haber más saqueadores, una furgoneta de una televisión local que está siendo arrastrada por la corriente con una presentadora y su técnico dentro...

Lo más importante: ¡que no pare de llover!


0 comentarios:

Publicar un comentario