inspiraciónsobrenatural / horror

Kuchisake-onna, la siniestra leyenda japonesa de la mujer con la cara cortada

Watashi kirei?

Cuenta la leyenda que en las noches oscuras y neblinosas puedes encontrarte por la calle con una atractiva mujer con la boca cubierta por una mascarilla. Llegará hasta ti y te preguntará: ¿Crees que soy hermosa? Si respondes que sí, se la quitará revelando un horrible corte que se abre desde las comisuras de sus labios, dándole una terrorífica sonrisa. Entonces dirá: ¿Y ahora? Si contestas de nuevo que sí, sacará unas tijeras y te desfigurará de la misma forma que a ella; si dices que no, se enfurecerá y te apuñalará hasta matarte. Solo con ambigüedades o distrayéndola con pequeños regalos tendrás alguna posibilidad de escapar...

Esta historia, que parece remontarse al periodo Edo, tiene múltiples variantes. En algunas la kuchisake-onna era originalmente una mujer adúltera, en otras una concubina infiel, ambas castigadas con esa horrible mutilación por sus parejas. En versiones más modernas es la víctima de una cirugía estética desastrosa que recorre las calles para vengarse. Aunque parezca mentira, la leyenda llegó a provocar pánico e histeria colectiva en algunas zonas de Japón en los 70, hasta el punto de que los padres se organizaban para que sus hijos no volviesen solos del colegio y pudiesen ser víctimas de este espíritu.

Pensándolo bien, ahora mismo estamos en una época perfecta para encontrarnos con la kuchisake-onna y que nos haga su letal pregunta una vez más...


Photo by insung yoon on Unsplash

2 comentarios:

  1. siempre trato de ver los motivos de este tipo de mitos. en este caso, no puedo evitar pensar que nace de inculcar esa cotumbre que tienen los japoneses de no expresar realmente lo que piensan, si no de, ante la duda, solo ser amables y complacer a su interlocutor.

    ResponderEliminar
  2. Se deben de estar volviendo locos en Japón, vas al super y te rodean miles de Kuchisake-onna mientras compras unas pechugas de pollo y un poco de brécol... Freud debería haberse ido a Japón, creo que se podría hacer de oro con el subconsciente japonés lleno de represión y miedo.

    ResponderEliminar

| Designed by Colorlib