Ben se muda a vivir con su padre a un pueblecito de la costa. Lo que se presentaba como un verano aburrido se verá interrumpido por el extraño comportamiento de su vecina y el descubrimiento de algo mucho más tenebroso que parece haber surgido del bosque.

Cada cierto tiempo aparece una película de cine fantástico que destaca sobre las demás. Una de esas con un buen guion y que se toman en serio a sí mismas, lo suficiente como para que podamos recuperar la fe en el género. Demostrando además que no hacen falta monstruos generados por ordenador ni grandes presupuestos para asustar, solo buen hacer y amor por los clásicos.

Un pequeño pueblo, personas que desaparecen sin dejar rastro, una criatura siniestra, símbolos, leyendas, un protagonista adolescente al que nadie cree... Madre oscura no es extremadamente original, más bien al contrario, tanto en su trama como en su realización da la sensación de historia ya vista anteriormente. Quizá una que podríamos encontrar en nuestro videoclub en los años 80 o que firmaría Stephen King sin pestañear. Pero en esa familiaridad está también su fuerza.

Si hay que creer a la Wikipedia, solo costó 66000 dólares rodar esta película, pero sus autores han logrado que parezcan muchos más. Sin alardes, con una fotografía sobria, los efectos justos, actores que te puedes creer e incluso sorpresas y giros de la trama. ¿Por qué funciona tan bien? En mi opinión, como decía al principio, porque se toma en serio a sí misma. No pretende ser otra cosa, sabe hasta dónde puede llegar y qué teclas tocar, probablemente porque sus guionistas y directores, los hermanos Pierce, son fans de este mismo tipo de cine.

Yendo a la contra de otras reseñas que se leen por ahí, yo no veo tanto de Spielberg o Hitchcock en ella, ni siquiera de IT o Stranger Things. Sí, maneja bien el suspense y tiene un aspecto nostálgico, pero los recursos que utiliza ya se han convertido en lugares comunes a estas alturas. No todos los chicos que van en bicicleta remiten a E.T. ni todos los vecinos sospechosos a La ventana indiscreta. Yo destacaría por encima de todo eso sus hallazgos narrativos, el uso original y perturbador de los poderes de la "madre" o la sensación de que ese folclore corrupto y escondido que se describe existe de verdad.

En resumen, se trata simplemente de terror del bueno para disfrutar, y eso ya es bastante.

1 comentario:

  1. Pues si, a veces parece que no nos quedamos tranquilos de encontrar referencias constantes a todo, que evidentemente las hay, porque no smovemos en un mundo finito y porque hemos visto todos las mismas películas, pero de ahí que la pretensión sea homenajear o copiar va un buen paso.

    Interesante reseña.

    ResponderEliminar

| Designed by Colorlib