martes, 16 de diciembre de 2008


Querido Librero,

Te escribo para agradecerte tus atenciones todos estos años, llegué a tu librería especializada como un humilde aficionado y gracias a tus sabios consejos me he convertido en un comprador avezado, listo para enfrentarme a las amenazas cotidianas.

Gracias por recordarme que tu establecimiento se dedica a vender libros y que NO es una biblioteca. Si no me persiguieses por las esquinas observándome inquisitívamente por encima de mi hombro quizá sucumbiría a la tentación de ojear alguno de los cómics o manuales de las estanterías, o simplemente disfrutar de la estancia. ¡Craso error! No volveré a malgastar un minuto de mi preciado tiempo en leer una contraportada o estudiar la calidad de un dibujo. Un buen cliente debe conocer a la perfección el contenido de lo que compra, hacerlo pronto y marcharse, las dudas son para pusilánimes. Nunca volveré a toquetear tus novelas gráficas con mis manos inmundas ni estorbar a otros por los pasillos.

Gracias por demostrarme que hay aficiones que no son dignas de una persona de bien, como los juegos de rol. Para reconducirme al buen camino has tomado medidas draconianas: relegar esos infectos manuales a la parte baja de las estanterías, reducir su número y mantener su precio fijo con el paso de los años, sean ediciones obsoletas, suplementos huérfanos sacados a última hora del almacén o libros machacados y pisoteados. Si es necesario actualizarás los importes en pesetas a un equivalente en euros, decidido por ti de manera creativa. Me lo has dejado claro, el futuro es dedicarme a coleccionar cartas, figuras y tomos de Naruto, que me darán estabilidad y confianza en las editoriales, además de precios de venta al público estables (es un decir).

Gracias por enseñarme el verdadero valor del tiempo y el dinero, anotando con desgana mis pedidos, prolongando las esperas sin jusfiticación y pretendiendo que pague más de lo acordado por material equivocado o defectuoso. ¿Acaso debo culpar a un estresado librero de los errores cometidos por esas diabólicas distribuidoras? ¿Y cómo me atrevo a escatimar unos céntimos en algo que se supone es mi mayor afición? Debería darme vergüenza. Dudar de tí, que me has enseñado a ser paciente y consecuente con mis compromisos, además del respeto que merecen aquellos que están detrás del mostrador, que solo quieren ganarse el pan y las habichuelas, pobres víctimas como yo de poderes superiores.

Gracias por darme lecciones sobre lo dura que es la vida y el riesgo que corremos los que somos excesivamente inocentes. Seguro que por eso vendiste el libro que había reservado a un amigo tuyo, me cobraste a precio de oro aquel número de Sandman, según tú, descatalogado, o trampeaste los sobres de Magic con la prensa que tienes en el segundo piso. Así estaremos atentos, porque los atracadores pueden surgir de cualquier esquina, no sólo en los barrios de mala muerte.

Por último, gracias por haber hecho que me interese por las nuevas tecnologías. Sin tu insistencia y tu "especial" trato no me habría decidido a abrir una cuenta en eBay o hacer pedidos a Amazon, no compraría manuales de segunda mano en los foros ni contactaría con otras librerías, allende los mares, para hacerles esos encargos que tanto trastornan tu plácida rutina.

Desde el fondo de mi corazón, atentamente,

Un Cliente.

10 comentarios:

  1. Como exlibrero, tengo que intervenir, lo siento :D. Creo que no tienes razón.

    Las tiendas especializadas, son negocios, no ONGs. Los libreros tienen la mala costumbre de comer todos los días y los dueños de los locales tienen la pésima costumbre de cobrar un alquiler por la tienda :).

    Así que tienes que vender. Y si el rol vende menos que el manga, el librero tendrá que poner en los buenos sitios el manga y en los malos el rol (independientemente de lo que a él le guste).

    No es justo comparar los precios de Amazon o de las librerías estadounidenses con los de las nuestras. Para empezar porque hay librerías americanas que venden más barato de lo que a nuestras librerías les cuesta cada libro. Las librerías no son ONGs, no podemos pedirles que pierdan dinero ni parecernos mal que los ganen. :)

    ResponderEliminar
  2. Tiberio, la carta es más una sátira para denunciar a cierto tipo de libreros, a los que pensaba que había dejado atrás hace años pero siguen cruzándose en mi camino. Por desgracia las situaciones que cuento las he vivido en primera persona o les han pasado a amigos míos.

    Aun así, es evidente que está exagerado y tratado con humor. ;)

    Yo también trabajé en una librería durante un tiempo (y me encantó) y ví lo que se movía tras el mostrador. Es sólo que a veces me cuesta entender cómo algunos pueden tratar tan mal a los que acuden religiosamente a su establecimiento.

    Sobre el tema de los precios o comprar en Amazon, cada uno tiene que mirar por lo suyo, está claro. Al menos ahora hay alternativas. Por mi parte ya ves (con el manual de Heavy Gear, por ejemplo) que no me resigno y sigo yendo a mi sitio favorito y saliendo con algo bajo el brazo. Eso sí, hay otros a los que no vuelvo. ;)

    Un saludo.

    JKeats

    ResponderEliminar
  3. Los libreros de nuestras librerias son los que "miyaguis" que nos forman en nuestra aficion...hay que mostrarles respeto!!!

    ResponderEliminar
  4. No, hombre, si ya sé que lo has exajerado para escribir un artículo divertido :)

    Y claro que hay libreros muy poco profesionales, pero jo, yo creo que las cosas que criticas no tienes razón. Salvo en lo de intentar hacerte comprar algo que no has pedido, que eso ya tiene delito :)

    Pero no puedes criticarle por mover el rol a sitios peores, ni por vender más caro que amazon. Él tiene que mirar también por su propio interés, y en este país se critica mucho al librero por ganar su sustento, como si tuviera que vivir del aire o algo...

    ResponderEliminar
  5. Una pregunta ¿tú no te habrás enfrentado a los libreros de Santiago, verdad? Porque en ese caso, estás preñado de razón...

    ResponderEliminar
  6. Trucar magics con una prensa?

    Oye no se me habia ocurrido, lo tendre en cuenta para cuando monte mi tienda.

    Tengo amigos al otro lado del mostrador, pero vivo en mis propias carnes todo lo que dices... Una librería especialidaza de Sevilla (me abstendre de decir que es Nostromo) trata cada vez peor a los clientes, y las demás, se pasan al manga a los warhammer o cierran directamente, es mala epoca para tener una tienda de rol.

    El librero se sostiene de dos clientes: el rolero veterano que compra por coleccionismo y el niñito nuevo que compra mangas y cartas. Si el veterano se va a comprar en amazon o ebay (como muy bien dices), solo le queda el novato y ponerle lo que quiere en la cara... los libros de rol pasan a segundo plano (mas bien a cuarto plano), y es comprensible, no se les puede criticar por eso.

    Yo tambien tengo un negocio (de perfumes) y los "clavos" que no vendo ni a tiros los escondo en la parte menos visible o directamente los tiro o los regalo, asi que comprendo perfectamente al amigo librero... pero tengo que darte la razon de que normalmente no tienen ninguna clase de respeto por sus clientes, a los que tratan como estupidos frikis que compran tonterias y a los que hay que sacarles los cuartos.

    werden tiene que ver esto a ver que dice...

    ResponderEliminar
  7. Por supuesto que un librero tiene que comer. Pero despreciarte abiertamente, echarte de la tienda porque estas mirando y no compras, perder los encargos o venderselo a otro que llega antes y decirte que para lo que vende pues bueno deberías llegar antes y un largo etc. no es de recibo. Y francamente la inmensa mayoría de los libreros especializados que conozco tratan a los roleros como seres subhumanos a los que sangrar desde los tiempos en que el rol vendía y no había cartas coleccionables ( para que Tiberio se situe). El articulo no va encontra de la profesion de librero, que de todo hay, sino de esos especimenes que hicieron engordar las copisterias primero y las tiendas en internet despues, asi como considerar que el emule es tu amigo, porque el objetivo ultimo es no comprarle a ese. Respecto al articulo, se queda corto respecto a lo que yo conozco y he vivido.
    Saludos:

    ResponderEliminar
  8. La verdad es que hay de todo, como en botica.

    El librero más dispuesto a hablar contigo y ayudarte que he conocido es el dueño de la tienda Excalibur, en Madrid. No sé cómo me las apaño, pero siempre termino hablando con él de algo (y eso que voy como mucho una o dos veces al año).

    Saludetes,
    Carlos

    ResponderEliminar
  9. Forma parte del ritual de ser comerciante Carlos...

    Tener un negocio es muy esclavo, a veces te gusta hablar con un cliente, y mas si ese cliente parece "normal" comparandolo a lo que suele entrarte.

    Ademas, si eres viejuno y rolero piensan que compraras al menos un par de libros de vez en cuando, asi que prefieren que te acuerdes de su tienda antes de la de al lado para tus compras.

    No conozco ningun librero que no sea simpatico (bueno si conozco a alguno) pero no compres nada durante 3 meses a ver si siguen tratandote de colegueo :P

    Siendo optimistas y creyendo en que te hablan pensando en algo mas que en el negocio, a veces simplemente puede que esten aburridos y tengan ganas de hablar,,, despues de todo ellos tambien son frikis, aunque algunos no lo reconozcan, y les gusta charlar sobre frikadas.

    Otros, los mas sufridos, odian el frikismo y tienen que aguatnar 12 horas al dia al crio de turno hablandole sobre los combos que hace con tal o cual carta, arggg.

    ResponderEliminar
  10. La verdad es que hay de todo en el mundo de las librerias. Personalmente soy de los que prefiere pagar algo mas y comprarle a un librero simpatico y que te trate con respeto. De hecho he llegado a pedir material en una tienda (Previo aviso de que tardaria un mes o asi), antes que comprar en una tienda de cerca donde ya lo tenian,pero el trato era de subhumano. En mi opinion, hacer negocio y tratar bien a la clientela son dos cosas que van unidas. Ademas en una tienda en la que te tratan bien, puedes pasar sin ir a comprar y a la larga iras comprando cosas que no comprarias si fueras con la idea de pillar algo concreto, y es que los frikys nos movemos por impulsos XDD

    PD: Ahora faltaria escribir la carta al librero amigo, que se merecen una o cien cartas. ÇQue recuerdos de tardes tiradas en la tienda de charla con el librero de turno, cuando ibas a comprar un dado por que el tuyo ya no te queria XDD

    ResponderEliminar