13 dic. 2018

1
 
La televisión es una gran fuente de inspiración para los juegos de rol, como ya hemos podido comprobar a través del gran artículo sobre el tema de Bastión Rolero. Me gustaría aportar mi granito de arena al tema reseñando tres de mis series favoritas, de esas que puedes volver a ver sin cansarte una y otra vez en las horas muertas. Series de ambientación actual con grupos de personajes variopintos, toques de humor, tramas originales y a veces algo pulp, perfectas para convertir en aventuras.

Las Reglas del Juego (Leverage, 2008-2012, 77 episodios)
Los poderosos cogen todo lo que quieren, nosotros lo recuperamos. Y a veces los malos son los mejores buenos. Nosotros cambiamos... las reglas del juego.
Un ecléctico grupo de delincuentes se unen para ayudar a aquellas personas que se han visto maltratadas por corporaciones, multimillonarios o cualquiera con bastante poder e influencia para manejar el sistema a su antojo. Un hombre con un plan, una estafadora, un mercenario, una ladrona y un hacker, dispuestos a llegar donde la ley no puede, o no quiere.

La cancelación de Leverage después de cinco temporadas fue un jarro de agua fría en su momento, pero vista en perspectiva creo que fue lo mejor. Nunca decayó, supo ir siempre hacia arriba, sin abandonar el espíritu inicial y acabando con un golpe de efecto. El peligro que corre una serie alargada artificialmente, como Supernatural, es que pierda el norte y no se sepa qué intenta contar. O peor aún, que dejemos de conectar con ella y no nos importe.

Eso nunca ocurrió con Las Reglas del Juego, que pasó desde los sencillos capítulos autoconclusivos iniciales hasta arcos donde se exploraban las relaciones entre los miembros del grupo, sus aliados e incluso sus enemigos recurrentes. La química entre los protagonistas y su evolución es uno de los puntos fuertes de esta serie, logrando que al final los veas como viejos amigos a los que cuesta decir adiós.

Leverage es tan adecuada para crear partidas de rol a partir de ella que… ya tiene un juego propio, editado en 2010 por Margaret Weis Productions con el sistema Cortex Plus. Eso no impide que lo hagamos a nuestra manera, usando las reglas que más nos apetezcan. D6 Adventure me parece especialmente adecuado, pero cualquier otro que esté enfocado en la acción y la aventura funcionará igual de bien.



Ladrón de Guante Blanco (White Collar, 2009-2014, 81 episodios)

El ladrón y falsificador Neal Caffrey hace un trato con el FBI: a cambio de una reducción de su condena, colaborará con su división de delitos de guante blanco, empleando sus habilidades para resolver los casos más difíciles. Su supervisor y después amigo, Peter Burke, será el encargado de mantenerle a raya… ayudado por una tobillera localizadora. Además de los agentes del FBI, el mejor amigo de Neal, el conspiranoico Mozzie, y Elizabeth, la mujer de Peter, se unirán a su particular grupo de aliados. Porque no todas las caras que surgirán del pasado de Neal vendrán con buenas intenciones.

Aunque White Collar es una serie centrada en el personaje de Caffrey, experto en casi todo lo ilegal, ninguna de sus aventuras llegaría a buen término si no fuese por la ayuda decisiva de sus compañeros. Es ahí donde un buen máster puede encontrar material para desarrollar e integrar a todo un grupo. Al igual que ocurría en Leverage, es fácil ver cómo cada personaje encarna a un arquetipo y posee unos puntos fuertes que complementan a los demás.

Todos los arcos de esta serie son dignos de una campaña, pero especialmente el primero, centrado en una misteriosa caja de música que conduce a un tesoro, tiene un regusto clásico que encantará a los aficionados a las tramas pulp. Otro punto interesante que merece aprovechar es el estilo: si en algo destaca el encantador caradura de Neal, interpretado magistralmente por Matt Bomer, es por llenar la pantalla con su presencia. Cambiar escenas de acción por otras donde los jugadores puedan –o deban– usar sus habilidades sociales, como la seducción o la persuasión, dará un tono muy diferente a las sesiones.



El Ilusionista (Deception, 2018, 13 episodios)
Cuando su hermano gemelo es acusado de asesinato, Cameron Black, el mejor mago del mundo, comienza a trabajar como consultor para el FBI para tratar de limpiar su nombre. Mientras lo hace descubrirá que hay más personas de las que imaginaba usando el ilusionismo para cometer crímenes.

Una serie de corta vida pero que al igual que las dos anteriores proporcionaba elementos interesantes para nuestras partidas. De nuevo un grupo variado de personajes, en este caso articulados alrededor de un mago, pero con roles específicos: la policía, el técnico, la actriz, el músculo… Una trama con una conspiración centenaria, objetos extraños, pasadizos secretos, planos, criptografía, todo un lujo.

Es bastante probable que El Ilusionista surgiese tras el éxito de la saga de películas Ahora me ves, otra buena referencia si nos interesa incorporar el ilusionismo en nuestras partidas. La magnífica serie de no ficción Dynamo: El Mago, con sus espectaculares trucos urbanos y su efectismo, sería la siguiente. No es fácil crear una campaña de este tipo, sobre todo porque normalmente ni el máster ni los jugadores tienen conocimientos sobre la magia moderna. La solución sería plantearlo todo como un refinado engaño, al estilo de la planificación de los robos a bancos que se ven en las películas: un problema que los jugadores deban resolver paso a paso, decidiendo a quién engañar, cuándo y cómo. Bien hecho puede ser memorable, y desde luego original.


Si te gusta el contenido de este blog, puedes invitarme a un café:
Buy Me a Coffee at ko-fi.com

1 comentarios:

  1. Las dos últimas no las conocía. Me las apunto para ver.

    Ahora mismo estamos jugando una partida a Star Wars, ya habíamos jugado otra anteriormente, me pasa un poco como en el Señor de los Anillos, me gusta tanto la narración original que me cuesta verme fuera de ella (me refiero sólo a las 3 primeras pelis de La Guerra de las Galaxias), y por tanto siento el juego "constreñido".

    Por lo visto, también hay un juego de "Hora de aventuras", creo que de "Ricky y Morty"... No soy un experto en rol, pero seguro que hay muchos ejemplos más.

    Personalemente me aburriría jugar, por ejemplo, a Stargate, o a Firefly... Me parecen todos escenarios demasiado cerrados. Mientras que si veo posible jugar a "Los Mercenarios" (en realidad no jugaría nunca), Alatriste o a Indiana Jones... No me explico XD.

    ResponderEliminar