lunes, 6 de octubre de 2008

"El Aparecido" es una de esas películas que era más fácil encontrar en las estanterías de saldos del videoclub que en televisión. Que yo recuerde sólo la emitieron una vez, quizá en esas sesiones nocturnas de cine fantástico y de terror - ¿Noche de Lobos? - que tenía Antena 3 en sus inicios. A pesar de contar en su reparto con los relativamente conocidos Charlie Sheen y Sherilyn Fenn, no consiguió destacar en el momento de su estreno. Su argumento tampoco era nada del otro mundo:
Packard Walsh y su banda aterrorizan a un pequeño pueblo de Arizona, obligando a sus habitantes a participar en carreras ilegales y quedándose con los coches de los perdedores como botín. Ni siquiera el sheriff del lugar se atreve a hacerles frente. Cuando ya nadie cree que pueda hacerse justicia, un misterioso deportivo negro llega al pueblo y reta a los pandilleros a correr contra él. Pronto empezarán a caer uno tras otro en extraños accidentes mientras la novia de Packard, Keri, descubrirá que algo de su pasado no estaba tan enterrado como ella suponía... .

Si esta película se hubiera estrenado después de 1994 diríamos que es un plagio descarado de "El Cuervo", sin embargo llegó a los cines 8 años antes, y eso se nota en su aspecto ochentero, su música, que consistía en sintetizadores mas pop-rock de la época, y los modestos pero resultones efectos especiales. "El Aparecido" no es tan oscura y tampoco intenta serlo: tienen más que ver con "Mad Max" (por las escenas de persecuciones en la carretera) y los telefilmes de adolescentes norteamericanos que con la película de Brandon Lee. Por eso y porque sumaba la tecnología a la clásica leyenda del fantasma que vuelve de la tumba para vengarse, muchas reseñas la catalogan como de ciencia-ficción.

La verdadera estrella de "El Aparecido", eclipsando a los actores de carne y hueso, es el Turbo Interceptor. Con su aspecto futurista y su mecánica de otro mundo robaba más planos que nadie y es uno de los motivos de que esta cinta sea de culto hoy en día. A diferencia de otras, en ésta el coche es real (hasta cierto punto, claro), aunque nunca se produjo en serie y hubo muy pocas unidades en circulación: se trataba del prototipo Dodge-PPG M4S Doble Turbo, capaz de alcanzar los 312 km/h y con 400 CV de potencia.


Ideas de Juego
El Turbo Interceptor es el coche que todo jugador soñaría, pero es más propio utilizarlo como PNJ, ya sea en una versión justiciera, como la de la película, o al revés, en manos de alguien que lo usa para asesinar indiscriminadamente.

Algunas habilidades del Turbo Interceptor:
  • Aparece y desaparece a voluntad del usuario, aunque no con él dentro, a no ser que también sea un Aparecido.
  • Velocidad y maniobrabilidad superiores a las de un coche corriente. Sin embargo sigue obedeciendo las leyes de la física, en lo básico, y puede que un coche humano lograse vencerle en una carrera, dependiendo de las condiciones.
  • No necesita repostar. A esto pueden proponerse alternativas, como veremos más adelante.
  • Debido a que su mecánica es en parte sobrenatural, no se avería y no puede ser saboteado.
  • Es capaz de reconstruirse, total o parcialmente, después de un accidente. Si es reducido a pedazos, simplemente desaparece y vuelve a aparecer intacto en otro lugar.
  • Protege al piloto en caso de choque, poniéndolo "en fase" y devolviéndolo al mundo real a pocos metros del lugar del impacto.
  • El piloto del Turbo Interceptor lleva un mono y un casco que lo hacen resistente a la mayoría de ataques físicos.

El Turbo Interceptor es una evolución del caballo fantasma de las leyendas medievales, adaptado a nuestro mundo moderno. Como criatura del más allá, los ataques desde nuestro plano físico pueden no causarle daño apreciable. Para destruirlo se podría probar diferentes técnicas, aunque la más obvia es acabar con el piloto, que probablemente sea más vulnerable. Otras podrían ser crear un coche especialmente diseñado e inscrito con conjuros para chocar con él e inutilizarlo, o forjar un ariete de hierro meteórico que colocar en el frontal de otro vehículo, con el mismo propósito. Una manera más simple sería retar al Turbo Interceptor a una carrera, con la condición de que desaparecerá si pierde... lo malo es que si gana puede reclamar el alma de su contrincante.

Para limitar de alguna manera las habilidades del coche y hacer que los PJs tengan más posibilidades, se puede establecer una necesidad de "repostar", sea combustible real o sobrenatural. El combustible real podría ser sangre: el Interceptor podría tomarla desde el pedal del acelerador, pinchando el pie del piloto, o necesitar que su dueño llene el tanque cada cierto tiempo (interesante para partidas en las que el coche se dedique a asesinar a personas inocentes). Otras variantes serían repostar con "fuerza vital" del usuario, haciéndole envejecer un año por cada carrera en que participe o poder sobrenatural que use.

Bocetos de aventuras
  • Los protagonistas son la peor gentuza de los bajos fondos, capaces de realizar cualquier trabajo que se pague bien. Sin embargo, cuando les encargan conseguir 50 litros de sangre humana fresca, puede que empiecen a hacer preguntas. Sin embargo tener unas cuantas ratas husmeando no hará ninguna gracia a su siniestro cliente.
  • La nueva estrella del circuito de carreras ilegales de las salinas de Bonneville tiene una novia cada día y casualmente todas enferman tras estar con él, alguna incluso mortalmente. Esto no importa demasiado a los protagonistas hasta que la misma anemia letal afecta a la hermana de uno de ellos. Habrá llegado el momento de investigar y atar cabos.
  • La leyenda dice que un Cadillac El Dorado negro recorre todos los años la Ruta 66 y que aquel que se lo encuentre y sea recogido haciendo autostop podrá conocer al Diablo. Como reporteros de una revista de fenómenos extraños, los protagonistas tendrán que averiguar qué hay de cierto en todo esto.

5 comentarios:

  1. LA vi hace muchoooooooo tiempooooooooo. Emitida en televisión un sabado por la tarde TVE1 o Antena 3 antes de comprarse todas las "based on a true history" del planeta. Apenas la recuerdo como pelicula, he visto un monton de peliculas ¿cutres, frikis, raras?, aunque me hace gracia comprobar que no soy el único con un catalogo cinematografico peculiar.

    ResponderEliminar
  2. Curioso, pensé que era el único que recordaba esta peli aparte de cierto actor juvenil que luego hizo carrera.... os dejo que os divirtais con el IMDB :)

    Guay el artículo.

    ResponderEliminar
  3. Años con esta peli en mi subconsciente sin conocerla!! Años!!!!
    Algún día, Keats: Tú, yo, y la cerveza que te debo por esto. Algún día...

    ResponderEliminar
  4. yo dure toda la infancia y parte de mi adultes tratando de saber cual era esa pelicual por que sol otenia recuerdos grises y bagosss del carro y del hombre del casco...encuanto tenga tiempo la voy a ver se ke me desepcionare ..pero ke va es la peli de mi niñez

    ResponderEliminar
  5. Pues esta película tuvo más repercusión de la que parece, de echo es casi una película de culto.

    ResponderEliminar