sábado, 31 de diciembre de 2005

Después de casi diez años en el fondo del armario, he rescatado un clásico entre los juegos de tablero: Space Hulk, de Games Workshop. Ahora que ya no tengo contrincantes para organizar batallas de Warhammer 40.000 y mi ejército de marines espaciales está cogiendo polvo, al menos podré pasar un buen rato con esta versión reducida de la guerra en el espacio profundo.

Para quien no lo conozca, la mecánica es muy simple: dos jugadores, uno representando al bando alienígena y otro a los marines, se enfrentan sobre un tablero formado por piezas ensambladas, que representan los pasillos y habitaciones de una nave espacial abandonada. El objetivo de los marines espaciales es cumplir una serie de misiones, que pueden ser desde recoger un robot de reconocimiento a llevar un contenedor de toxinas hasta un lugar concreto. Los aliens, llamados "genestealers", tratarán de impedirlo usando como armas su superioridad numérica y sus brutales habilidades en el combate cuerpo a cuerpo. Un argumento nada nuevo para cualquiera que haya leído Tropas del Espacio de Robert A. Heinlein.

No se puede decir que mi caja de Space Hulk esté en perfectas condiciones, al menos en lo que a miniaturas se refiere (en cuanto a escenario y fichas está perfecta). Hace tiempo ya comenté que una de las razones para comprarlo en su momento fue mi afición por los aliens, representados por los tiránidos en el mundo de "Warhammer 40.000". Por eso me interesaban más las figuras, que pretendía usar para mi futura horda, que el propio juego. Asi que cuando un amigo me pidió intercambiar los terminators con lanzallamas por otros con cañón de asalto (quería crear una escuadra "incineradora"), no me pareció mal. Lo mismo ocurrió con el sargento de marines, con su espada y su estandarte. Resumiendo, que de las dos escuadras sólo tengo una completa, y la otra he tenido que sustituirla por miniaturas de plomo de exploradores de "Warzone" otro juego de mesa del que compré modelos sueltos. Al menos quedan bien integradas, porque representan a soldados con armadura muy en la línea de los de la película Aliens.

En los foros se comenta que la segunda edición, que es la que yo poseo, es bastante más simple que la primera, lo que invita a modificarlas y hacer eso que tanto me gusta, crear reglas "de la casa" que hagan el juego más entretenido. Para empezar harían falta nuevas armas y algunas tropas adicionales por ambos bandos. De todas formas una de las grandes virtudes de Space Hulk es la rapidez con la que se juega y que sus planteamientos estratégicos son muy simples, por lo que cualquier cambio tendría que seguir esa línea.

Tampoco estaría mal hacer una conversión total y olvidarnos del universo de "Warhammer 40.000". El escenario y las miniaturas podrían servir para representar desde ovnis caídos en la Tierra que hay que explorar, al estilo de la saga X-Com, o la propia película "Aliens" que ya hemos mencionado, añadiendo una madre alien, reglas para los rifles con lanzagranadas, etc. Cuando termine de escribir "Patrulla Alfa" me lo plantearé, y como siempre, las sugerencias son bienvenidas.

0 comentarios:

Publicar un comentario