viernes, 7 de octubre de 2005

Cuando empezaba en esto tuve la suerte de asistir casi por casualidad a unas jornadas que se celebraban en mi ciudad, organizadas por un grupo de jugadores con muchas ganas pero sin apoyo ni patrocinio de ningún tipo. No había medios asi que las actividades se redujeron a charlas introductorias y algunas partidas de iniciación. El ayuntamiento había cedido un local durante un fin de semana y con mucha buena voluntad nos apiñamos allí para nuestra primera experiencia en aquello de tirar dados. Luego vendría la creación del club de rol, casi puerta con puerta con mi casa, encontrar allí un grupo estable y hacer buenas amistades.

Más de una década más tarde, las cosas han cambiado bastante: ya no vivo en el mismo sitio (me mudé a La Coruña) y aunque al llegar aquí traté de encontrar clubes o actividades relacionadas con el rol, he tenido poco éxito. Hace años se celebraron unas jornadas y alguien ha dado (como mínimo una vez) un curso, partida o taller sobre el tema en la biblioteca de mi barrio, pero son cosas a las que es difícil seguir la pista y no tengo datos de si lo llevó a cabo alguna asociación en concreto o un aficionado por libre. Sé que hay una comunidad rolera activa porque me crucé con un número considerable de jugadores de Vampiro caracterizados para el "en vivo" de Santiago de Compostela. Lo que ocurre es que, como sus personajes, deben pasar escondidos la mayor parte del tiempo.

Hay que reconocer que es difícil intentar tener de nuevo un grupo fijo con el que jugar regularmente, sobre todo si la alternativa es llegar a uno ya establecido, en vez de crearlo de cero. Antes era tan sencillo como ponerse de acuerdo con unos amigos, buscar sitio en casa de alguno, leerse las reglas (un paso no indispensable), y adelante. En la situación actual, con trabajo y compromisos varios, es raro que haya gente disponible o con la que tengas confianza suficiente, (sobre todo en mi caso, como recién llegado) como para seguir la misma estrategia.

Evidentemente es menos trabajoso llegar a un sitio en el que ya haya partidas organizadas y pedir que te admitan en una que buscarte la vida por ahí, y creo que sería algo que no sólo yo sino mucha gente con ganas de empezar en el rol agradecería. Es aquí donde me he planteado la posibilidad de reproducir los pasos que llevaron a la creación de aquel club de mi ciudad: primero organizar unas jornadas, o a más pequeña escala, un taller de iniciación, y luego plantear la posibilidad de organizar a los interesados y buscar un local municipal en el que establecernos oficialmente. En el peor de los casos si no sale adelante como mínimo nos quedará el habernos conocido.

Lo que tengo claro es que una asociación de este tipo está mejor separada del maremagnum burocrático que asfixió a la nuestra en los últimos tiempos. Sin presidente, vocales, tesorero, bibliotecario, responsable de las llaves (ese era yo) y demás, porque si el objetivo último es pasarlo bien y no hay ánimo de lucro... todo lo anterior sobra. La prueba es que funcionamos durante meses sin nada de aquello y fue a raiz de asumir responsabilidades de creación de fanzines y eventos lúdicos, tratando de hacerlo de forma "profesional" lo que agrió nuestras relaciones. Asi que mantengamos el espíritu y olvidémonos de cosas que no tengan que ver con el juego.

Resumiendo... espero que haya noticias en breve sobre este tema y aunque en principio el radio de acción planteado es La Coruña, cualquiera de la zona que esté interesado que no dude en escribirme. Todo el mundo es bienvenido.

4 comentarios:

  1. Ánimo!!

    Siempre puedes buscar por los portales sobre rol en Internet para seguir la pista de jugadores en tu ciudad o bien utilizarlos de reclamo.

    Otra posibilidad, es preguntar por tiendas afines a los roleros cómo tiendas especializadas en comics por ejemplo, para que te den alguna pista sobre su paradero. (Así llegaron futuros socios a nuestra asociación).

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Gracias por los ánimos komanche, conocía varias tiendas aquí (a día de hoy han cerrado dos y sólo queda una, glups) pero me gusta la idea de encontrar gente que quiera empezar, o retomar la afición después de un tiempo, como es mi caso. Por eso quizá me atrae la idea de organizar unas charlas o algo similar.

    De todas formas dependiendo de como vayan las cosas probablemente siga tu consejo.

    ResponderEliminar
  3. Yo la verdad que estoy en la misma situación, después de 11 años jugando en el club que montamos de pequeños en mi barrio me mudo de provincia y por más que busqué no encontré más que clubs de rol que de clubs sólo tenían el nombre para encontrar local, ya que eran de lo más sectario, sólo pensando en jugar ellos solos puenteando a todo el que quiere entrar nuevo.

    Ahora me he vuelto a mudar, esta vez a un pueblo y no conozco a nadie que le interese mínimamente, así que no tengo ánimo para comenzar a montar algo yo solo.

    En fin, menos mal que queda el rol por foro...

    Saludos y suerte ;-)

    ResponderEliminar
  4. Mi experiencia (con tres cambios de ciudad entre medio y diferente fortuna a la hora de encontrar partidas) es que se juega mejor con amigos. Empiezas a jugar con tus amigos de clase/del barrio/de tu lugar de veraneo. Incluso cuando vas a las jornadas juegas con tus amigos/conocidos de internet, o con amigos de estos.
    Al llegar a una ciudad donde no conoces a nadie, es difícil encontrar jugadores, pero también "da pereza" acercarte a un grupo de juego con sus costumbres y sus rarezas, con los que no compartes ningún otro aspecto. En cambio, si hay lazos de algún otro tipo ya no importa tanto ponerte a decir cosas raras frente a una hoja de papel, la vergüenza disminuye, y mantienes trato fuera de la partida, lo que favorece el volver a quedar en otra ocasión para jugar.

    ResponderEliminar