miércoles, 5 de octubre de 2005

Considerada una de las siete maravillas del mundo, la estatua de Zeus fue creada aproximadamente en el año 435 antes de Cristo por el famoso escultor Fidias para el templo del dios en Olimpia. A pesar de que sólo nos han llegado de ella reproducciones en monedas y referencias de los historiadores, sus rasgos son bien conocidos debido a que durante mucho tiempo fue la obra artística más espectacular del mundo antiguo.

De doce metros de alto y construida enteramente en oro y marfil, la imponente figura se aposentaba en un trono de maderas nobles adornado con piedras preciosas. En una mano portaba un báculo y en la otra una pequeña efigie de la diosa de la victoria, Niké. Los vencedores de los juegos o aquellos que deseaban su bendición venían a postrarse a sus pies o a hacerle ofrendas.

La historia de la estatua es turbulenta. La leyenda cuenta que Calígula supo de su existencia y mandó que se le cortara la cabeza para colocar en su lugar una reproducción la suya propia. Pero al llegar al templo los soldados romanos encargados de la tarea fueron recibidos por una estruendosa carcajada del dios y huyeron despavoridos, lo que obligó al supersticioso emperador a abandonar su propósito. Finalmente y tras pasar 800 años en el mismo lugar, este auténtico coloso fue retirado de su emplazamiento y trasladado a Constantinopla, capital del Imperio Bizantino. Allí se le pierde la pista, aunque se sospecha que pudo ser destruido en un fuego en el año 462 después de Cristo.

En el juego

Un enfoque original es situar la aventura en la época en la que Fidias trabajaba en esta obra maestra y hacer que los jugadores se sumerjan en las luchas internas de la ciudad olímpica. Como atletas, soldados o simples espectadores, los personajes podrán optar por ayudar al legendario artista, indagando en los motivos ocultos de sus enemigos, o aceptar sobornos de competidores para hacerle fracasar.

Ya en nuestros días, para cualquier arqueólogo encontrar la estatua de Zeus o alguna parte significativa, como la cabeza, sería un hecho histórico. La posibilidad de que siga entera en algún lugar es muy remota, pero una aventura para averiguar su paradero puede ser muy interesante y encajaría en cualquier juego ambientado en una época más o menos moderna, con o sin componentes sobrenaturales. Un punto de partida posible sería el hallazgo en una subasta de la estatuilla de Niké que el dios sujetaba en la palma de su mano, a raiz de lo cual se dispararían las sospechas de que más fragmentos pueden haber sobrevivido.

Hay alternativas argumentales clásicas, como que un antiguo culto griego mantenga la escultura en un templo subterráneo de Estambul. O más fantasiosas, en las que el dios haya sido convertido en fragmentos que dan la victoria a quien los posea y están repartidos entre grandes familias europeas desde hace años. Y llegando a lo "pulp", grandes piezas de la estatua pueden haber servido para dar vida a un autómata, "el Hombre de Marfil", que regala el saber o la venganza divina a quien se cruza en su camino. Se le cita en crónicas de la Edad Media y fue visto actuando como confidente durante el reinado del Rey Sol, entre otros episodios. En cualquier caso las partidas serían una búsqueda de la verdad salpicada de las conspiraciones, asesinatos e intrigas bajo la sombra del Señor del Olimpo.

2 comentarios:

  1. Les super mega agradesco...por fin despues de recorrerme toda la web encuentro lo que buscaba...bien...pero ¿es información buena?

    ResponderEliminar
  2. Gracias es lo que realmente buscaba .....sigan asi van muy bien.....chaup

    ResponderEliminar