jueves, 14 de abril de 2005

Si tengo que definir "ciencia ficción" o "space opera" esta novela me viene sin duda a la memoria. Su estructura no puede ser más clásica: un variado grupo de personajes (un sacerdote, un poeta, un soldado, un profesor, una detective, un templario y un político) cuentan sus historias personales mientras realizan un peregrinaje que puede decidir el futuro del imperio interestelar en el que habitan.

A partir de ahí cada narración en la que se divide "Hyperion" es una pequeña ventana a mundos y maneras de vivir diferentes, y también a estilos narrativos totalmente opuestos, desde el documental al bélico pasando por la serie negra, el romántico, el ciberpunk... . El universo que se describe es tan rico y sus habitantes tan diferentes que pasar una página puede suponer conocer un nuevo planeta, una nueva y sorprendente forma de tecnología o todo tipo de conspiraciones y secretos. Recuerdo que lo leí de un tirón y me quedé con ganas de más.

La segunda parte se titula "La Caída de Hyperion" y es el complemento perfecto. Aporta una perspectiva nueva y diferente a lo que ya conocemos, y además supone el cierre de todas las líneas argumentales, algo que parecía imposible. La saga continúa con otros títulos pero tras la conclusión presentada en el segundo uno tiene la sensación de que no hace falta nada más.

Mi primer proyecto de juego de rol completo surgió a partir de esta novela y suponía adaptar toda la ambientación y crear un sistema para ella. Sólo llegué a dirigir una partida de prueba pero me dejó muy buen sabor de boca, y es algo que tengo anotado en la lista de cosas para hacer en el futuro. Buscando en internet he descubierto que otros fans han tenido la misma idea. No me extraña, porque historias así se encuentran pocas veces.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada