30 sept. 2018


De vez en cuando, si tienes un blog sobre juegos de rol, alguien se te acerca para proponerte realizar una reseña de su juego. No es muy habitual, al menos en el caso de FrankenRol, pero el panorama español no es muy grande y al final todos nos conocemos. Siempre me ha parecido un detalle que cuenten conmigo para algo así, sobre todo porque es una gran responsabilidad. No se trata de hacer un comentario más o menos informal de una película o un libro, sino de dar una opinión imparcial y argumentada sobre el trabajo de otra persona, un colega de profesión, por decirlo así. No hay una distancia con la fuente, al contrario. En el rol "de aquí" lo normal es poder poner nombre y apellidos, a menudo incluso cara, al autor. Sabes quién es y puedes imaginarte el tiempo y el esfuerzo que ha invertido en el manual que te manda.

Si aceptas la propuesta de reseñarlo, pronto te encuentras en una encrucijada. Si el juego te gusta sin tapujos, no hay ningún problema. Redactas tus impresiones, alabas su redacción, su maquetación o los aspectos que más te hayan convencido y publicas. El problema surge cuando el juego no "te llega", no coincides con su estilo o directamente le ves carencias insalvables. ¿Qué haces en ese momento? ¿Firmas una crítica negativa? ¿Intentas destacar sus puntos fuertes para dejarla en "zona gris"? ¿Eres ambiguo y sacas algo que se acerque más a una nota de prensa, sin mojarte y haciendo sólo publicidad?

Me lo pidan o no, personalmente no me gusta hacer reseñas negativas, sobre todo sobre el rol nacional. Puede no convencerme un manual, pero por esa cercanía de la que hablaba antes, siempre me cuidaré bastante de sacarle los colores a otro autor. Todos estamos en el mismo barco, al fin y al cabo, y esto es una cuestión de opiniones. Lo bien o mal que esté un juego puede ser una cuestión subjetiva: la ambientación no tiene por qué ser mi preferida, la maquetación muy clásica o demasiado experimental, el sistema pecar de reglista o pasarse de narrativo. Todo a mis ojos, está claro. Salvo fallos evidentes y garrafales, no puedo decir que un juego sea "malo". Por otra parte a mí no me pagan por reseñar y no tengo ninguna obligación de sacar nada en FrankenRol, así que si puedo elegir, mis reseñas siempre serán en positivo. ¿A veces hay ganas de dar leña a quien se lo merece? Por supuesto, pero el tiempo es muy corto para meterse en peleas.

(Si lo pienso, creo que la última crítica dura que hice fue a Dungeon World. Se edita en español, pero es un juego firmado por gente de fuera, así que la distancia solventó cualquier dilema que pudiese tener).

La última alternativa, presentar algo impersonal, sin mojarme, al estilo de una nota de prensa, tampoco me convence. Me gusta aportar algo con mi blog, siempre lo he concebido como mi visión personal del mundo del rol y así deseo que continúe. Es mi forma de verlo, quizá haya otros que estén encantados de que sus webs o sus canales de Youtube sean un medio más para publicitar productos. Al hilo de esto, puede que a alguien le surja la pregunta ¿qué es lo que te mandan cuando te piden una reseña? ¿Alguien puede tener la tentación de "poner bien" un juego concreto a causa de los regalos con los que se acompaña? No es una cuestión tan descabellada, porque se hace constantemente en otros ámbitos (literatura juvenil y videojuegos, por mencionar dos casos cercanos). En el rol, por suerte, todo suele reducirse a unos PDFs, así que deberíamos estar bastante seguros de que los artículos que se publican por ahí son imparciales… ¿no? Quizá sea un pensamiento demasiado inocente por mi parte.

Como conclusión, sólo puedo decir que me tomo muy en serio la tarea de reseñar y siempre intento ser objetivo e imparcial. Los que me hayan seguido estos años ya se habrán dado cuenta de mi filosofía al respecto: no soy de los que hacen críticas demoledoras. Puede que parezca tomar la vía más sencilla y evitar la polémica. O simplemente reconocer lo que cuesta sacar algo ahí fuera y lo fácil que es meter la pata, en mayor o menor medida, o no agradar al público, por muchas horas que hayas metido en tu trabajo. En definitiva, como decía Antón Ego, lo nuevo necesita amigos.

6 comentarios:

  1. Primero de todo, me he enterado de que salía esta entrada gracias al canal de Frankenrol en Telegram, la verdad es que genial la idea, lo veo una alternativa a twitter muy interesante.

    Respecto al tema del artículo, uff, es un tema muy delicado. Mi tercera (o cuarta vía) es nombrar siempre al concluir aspectos destacables y aspectos que no me gustan y creo que deberían cambiarse (lo hago así en el trabajo).

    Sin duda, una crítica pública a un producto de un conocido, un colega o un amigo, me parecen una canallada innecesaria, pero ya en privado, siempre me gustaría conocer la sincera opinión de aquel al que valoro tanto como para pedirle unas palabras.

    Finalmente, aceptar las críticas es un ejercicio muy difícil, y aún más, conseguir no proyectar en el otro tus errores. Un tal generla Strudell, hacia el final de la II Guerra Mundial, cuando lo derrotaban siempre decía que los tanques enemigos no podían moverse así de rápido o acertar desde tan lejos... peor lo hacían.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por mencional el canal de Telegram, estamos empezando y me parece un buen medio para mantener a la gente informada de cuándo publico.

      Respecto a incluir aspectos positivos y negativos en la reseña, el problema es que siempre vas a decantarte hacia un lado, así que el problema sigue existiendo. Prefiero mencionar mi opinión en privado, si se me pide, antes que dar la sensación de que estoy despellejando la obra de alguien en público (soy consciente de que las críticas son duras de recibir y yo no soy un especialista en el tacto precisamente).

      El general Strudell parece un buen hombre, la guerra es dura y nos afecta a todos, hay que comprenderle.

      ¡Un saludo!

      Eliminar
  2. Coincido con todo lo que expresas en el artículo me parece muy sensato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sirio, es un tema delicado y me venía rondando la cabeza desde hace un par de semanas. Me alegro de haber podido explicarlo correctamente.

      Un saludo.

      Eliminar
  3. Buenos días,
    En otros medios como las reseñas de restaurantes, muchas veces cuando pasa como el caso que decís donde sería una crítica negativa, antes de publicarse se le envía al autor original, más siendo conocido para que la vea y sepa eso. Entonces luego se habla si publicarla o dejarla en la nada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa opción también existe en el caso de las reseñas de rol (al menos yo la he dado en más de una ocasión) y lo haría sin problema si se trata de una crítica que sólo tenga algunos puntos negativos. Entiendo que todo puede ser matizado.

      Si la reseña es mayormente negativa, no veo utilidad en publicarla en el blog, no va ayudar al juego (las reseñas al fin y al cabo se piden para darle visibilidad) y como decía más arriba, todo es cuestión de gustos. Prefiero pensar que el juego no es para mí y disculparme ante el autor.

      Un saludo.

      Eliminar