martes, 14 de diciembre de 2010

Cuando hablamos de investigación paranormal es difícil salirse de los cánones marcados por Constantine, Expediente X o La Llamada de Cthulhu. Un panorama con cierto regusto añejo en el que predominan las casas siniestras, carreteras secundarias mal iluminadas, bibliotecas arcanas con tomos polvorientos o sótanos donde se arrastra lo innombrable. Al igual que en otros géneros, el horror sobrenatural se ha quedado anclado en una época en la que se siente cómodo, quizá las décadas de los 80 o 90 (si obviamos nuestros queridos años 20), cuando todo era más sencillo, la información no nos desbordaba y todavía era posible quedarse incomunicado. Un mundo avanzado... pero no tanto.

Es comprensible que nos resistamos a la modernización. Aplicar la tecnología y los recursos de hoy en día al estudio de esos "fenómenos" tan tradicionales parece abrir la puerta a la autoparodia, o como mínimo robarle parte de su mística y encanto. No son sólo los visores térmicos o las cámaras manejadas por control remoto, ¿dónde se ha visto un investigador que lleve el Necronomicón escaneado en su ebook? ¿O que haga un seguimiento de sus progresos en su twitter?

En una época en la que la información es casi universal y nada permanece secreto, hay que replantearse cómo se difundiría el conocimiento de esas "cosas que acechan en las sombras". Internet, los mp3, el escaneo de libros, el intercambio de archivos, los blogs... podemos retroceder en el tiempo y dejar a nuestros jugadores con un teléfono móvil que se quede sin cobertura en el momento más oportuno o dar el paso y permitirles que entren en el siglo XXI, con sus ventajas y peligros.

En primer lugar, cualquiera que posea un manuscrito arcano con información útil puede escanearlo y convertirlo a formato digital. Hay razones prácticas, como evitar que el libro se deshaga en las manos, si es muy antiguo, o poder cargar ese y todos los que el investigador posea en un portátil (incluso en un móvil), ahorrando así peso y espacio. Una vez hecho esto, tampoco será necesario buscar los grimorios en secciones secretas de la biblioteca vaticana. Existirán webs especializadas en recopilarlos, habrá un intercambio de archivos para "iniciados", servidores a los que acceder por medio de una IP proporcionada en confianza por otros investigadores... .

Llegados a este punto habría que plantearse si es el objeto físico el que posee capacidades mágicas o es suficiente con la información que éste contiene. ¿El ritual de invocación funcionará de igual forma con unas fotocopias a color o será necesario poseer el tratado medieval original encuadernado en piel humana para canalizar de manera adecuada la energía? Una solución es graduar el poder de los conjuros dependiendo de lo "real" que sea nuestro material: las palabras pueden verse tan bien en una foto como en el pergamino, pero éste último siempre tendrá una "huella mística" mucho más poderosa, por la historia que arrastra consigo.

Con toda esta información circulando surgirán problemas nuevos. Nadie garantiza que los archivos que uno descargue no estén manipulados, por descuido, malicia o con intenciones mortales. Los seguidores de sectas y logias tendrán sus propios expertos recopilando datos o adulterando los que no consideren apropiados para los investigadores o el público en general. Si una receta para fabricar explosivos caseros sacada de internet puede volarte las manos, las instrucciones para dibujar un círculo mágico encontradas en un servidor dudoso puede tener consecuencias aún más serias, si los protagonistas intentan contener con él a una horda de demonios y resulta ser falso.

De todas formas, ambas opciones no son excluyentes: además de la "biblioteca global" de la red siempre habrá que hacer trabajo de campo para localizar libros perdidos, porque como se ha demostrado hace poco con el nuevo manuscrito de Da Vinci, todavía siguen existiendo páginas originales aguardando a que alguien las saque de nuevo a la luz.

Continuando con las posibilidades multimedia, también los conjuros pueden llevarse grabados en mp3, sea como recordatorio, para practicar nuestra pronunciación del idioma atlante o para pulsar "Play" en el momento adecuado y tirar de nuestro as en la manga. Éste es un tema complejo y que enlaza con algo que ya planteábamos antes, ya que quizá sin la intervención de la voz humana los hechizos no tengan ningún efecto, o sólo se ejecuten los menos complejos o poderosos. En la película La Llave del Mal (2005) hay un buen ejemplo del uso de un conjuro grabado en un disco de vinilo. También en "Sobrenatural" los Winchester usan una cinta para realizar un exorcismo. Los conjuros en mp3 podrían enviarse a vía email igual que los libros escaneados, o ser colgados en internet para quien los necesite. Una salvaguarda ante su uso por gente inexperta serían las condiciones propias de cada uno: una cosa es disponer de la grabación de una poderosa letanía, y otra muy distinta contar con los ingredientes o símbolos que la complementan.

El mayor peligro con el que podemos encontrarnos es que a raíz de esta globalización sea imposible mantener el secreto sobre las criaturas, los fenómenos extraños, la hechicería o los dioses primigenios que habitan en las esquinas más recónditas del nuestro mundo. ¿Qué pasaría si todo ese material cayese en malas manos? O simplemente en manos de personas que lo usasen sin tomar las precauciones adecuadas. Por mucho cuidado que pongamos en ello, al final alguien cometerá un error. O peor, se irá de la lengua. De entre todos los investigadores conectados a internet es difícil no imaginar a alguno ansioso por conseguir fama y reconocimiento que cuente en su página personal a lo que se dedica con pelos y señales, o twittee los progresos de su último caso. Sus palabras serían consideradas los desvaríos de un loco hasta que alguien decidiese comprobarlas y se diese de bruces con la siniestra realidad.

Por una parte, esta especie de "tirar de la manta" global supondría un peligro y un golpe tremendo, pero a la vez plantearía un escenario muy diferente al que conocemos, quizá una revolución. Un mundo en el que todos supiesen que monstruos, fantasmas y demonios caminan entre nosotros podría caer en el pánico o adoptar una curiosa forma de convivencia, como en Hechizo Letal (1991). El ciudadano de a pie podría aprender los conjuros cotidianos para mantenerse a salvo y llevar amuletos para protegerse de los ataques de lo sobrenatural. En ese sentido se ganaría en seguridad. En casos más extremos el choque con la "realidad paralela" podría degenerar en fervor religioso descontrolado, caza de brujas (literal) y violencia. Todas las variantes darían lugar a ambientaciones o mundos de juego interesantes.

10 comentarios:

  1. Me ha gustado el articulo,hay un dble juego con eso de lo oculto y la sociedad de la información. Creo que lo sobrenatural si existiese aun con la globalizacion podria estar oculta a simple vista. Recuerdo un capitulo de la 1era temporada de Buffy la Cazavampiro donde comienzan a scanear los libros de la bilbioteca de sunnydale y escanean los Giles, en uno de ellos habia un demonio encerrado, que fue escaneo, paso a la internet y la uso para reclutar seguidores y hacerse con un cuerpo cibernetico, pero al ser información era vulnerable como lo es la información.

    Yo creo que la magia y la tecnologia no tienen por que ser enemigas. Creo que lo unico que no podria emular con la información serian los objetos magicos.

    en fin, excelente reflexión

    ResponderEliminar
  2. Personalmente estoy muy interesado en este tema y creo que es a lo que vamos en nuestro mundo real, me explico.

    Pensad por un momento en lo que está ocurriendo; la ciencia es prácticamente una religión en nuestra sociedad, es por ello que nos suena como mágico cosas como: nano o bio máquinas que reparan nuestro cuerpo, las teorías existentes sobre multiversos, vida no basada en el carbono, teletransportación de las partículas, la realidad holográfica de nuestro cerebro, etc.

    La aplicación lógica de todo esto es la de una Sinergia entre "lo oculto" y la tecnología, no viéndolo como dos polos opuestos sino como complementarios. Los ejemplos de antes un ocultista los explicaría de otra forma, el éter, planos, conjuros, etc

    Tampoco creo que debamos caer en el error de justificar lo místico: Ejemplos de esto que digo en la saga Star Wars con los midiclorianos, o la explicación pseudo-científica que se da en Blade a los vampiros.

    Me quedo mucho por decir, pero un comentario es un comentario ;)

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno! Es un gran post.
    El tema es complejo, parece que la tecnología/ciencia, están en contradicción con la magia, pero tenemos grandes ejemplos en los que se mezclan con éxito, algunos ya los has dicho, pero no podemos olvidarnos de Frankestein, o Hellboy, o The Ring, en cualquier caso, creo que de cara al juego, la magia debe de ser algo restringido, escaso, oculto, fuera del alcance de los profanos (al menos para su fabricación y control), como el emule nos enseñó, bajar mil millones de canciones no tiene tanta gracia como parecía cuando aun copiábamos casetes en una doble pletina.

    ResponderEliminar
  4. Felicidades, como siempre, un artículo genial.
    Sobre el hecho de buscar la información en la red yo me imagino a los iniciados como a los terroristas de hoy en día, que también tienen sus webs. Así que probablemene hubiera un equipo policial (si aun existe estado)o de investigación paranormal con su división de búsqueda de esas webs. Y vamos si un investigador de los nuestros escribe en el google del futuro tres palabras clave igual pone en marcha un protocolo de asalto a su casa... Así que finalmente... habría que volver a los libros ...

    ResponderEliminar
  5. Dentro de poco saldrá un juego con alguna ambientación de este estilo, y si no es dentro de poco saldrá más tarde.

    ResponderEliminar
  6. Me gusta mucho el tema, pero creo que lo has abordado demasiado desde el punto "la tecnologia mata el misticismo".

    Por ejemplo ¿De verdad por tener una comunidad global e internet todo el "mundo de las sombras" (por llamarlo de algun modo) saldra a la luz? ¿De verdad nos creemos que con internet y los nuevos medios NO hay secretos de los gordos en el mundo? Realmente a mi me parece todo lo contrario.

    Ademas esta el hecho de la cantidad. Si resulta que a tu hermana le ataca un vampiro y buscas en google "vampiro" te puedes tirar toda la vida revisando paginas, enlaces y foros sin encontrar nada.

    ¿De verdad si hay un libro de ocultismo sera escaneado? La mayor parte de los incunables del mundo siguen sin escanearse por una sencilla razon, se necesita todo un equipo de profesionales y una millonada para ello (y ni hay muchos de esos equipos ni financiacion en el mundo). Ademas no todos son escaneables.

    Y como con eso podemos seguir ad nauseam. Si, la tecnologia soluciona muchos de los problemas antiguos, pero tambien tiene los suyos propios.

    Aunque no sea estrictamente hablando sobre lo oculto no puedo si no recomendar Fringe sobre este tema en particular.

    ResponderEliminar
  7. Bueno, no tienes que irte muy lejos para encontrar una ambientación que recoja lo dicho en este magnifico artículo.

    "Los Esoterrorístas" va exáctamente de eso, y sinceramente es un juego genial

    ResponderEliminar
  8. Se me viene a la mente "The Ring". Si antes un fantasma tenía que maldecir a una víctima inocente en su casa embrujada, ahora puede hacerlo comodamente a traves de un móvil o de cualquier medio audiovisual. El anime Hell Girl es el ejemplo perfecto de un fantasma-demonio de la venganza ofreciendo sus servicios por internet.
    En cuanto a "la Gran Verdad revelada", no olvidemos que más que vivir en la era de la información vivimos en la era de la desinformación: cada afirmación tiene a alguien que la refuta ¿Llegó Neil Amstrong a la Luna o fue un montaje? ¿La caída de las Torres gemelas fue un atentado terrorista o un vil acto de las agencia gubernamentales americanas para justificar acciones impopulares en Oriente Medio y recortar derechos y libertades en nombre de la seguridad nacional? Imaginaos el escenario si los temas a tratar son hombres lobo y brujas que vuelan.

    ResponderEliminar
  9. Excelente artículo, lo que mas me gusta es que deja abierta tantas posibilidades, este combo de paranormal y tecnologías de la información da para tanto ;)

    Recordemos aquella idea de que la magia es "el lenguaje de la creación" "el lenguaje de los pájaros" Imagina un grupo de Internet que comprendiese ese lenguaje, que diese existencia a una inteligencia artificial...

    ResponderEliminar
  10. La verdad es que es un gran artículo que nos hace reflexionar y eso hoy en día no lo vemos en la tele ni en las pelis, por eso las series se están comeindo el mundo por qu epueden explicar las cosas con más detenimiento.
    Volviendo al artículo creo que como muchos decís no está reñido lo paranormal con lo oculto, todas esas series que habeis mencionado y sin olvidar Expediente X, saldría a la luz lo más leve que se le daría una explicación científica y nadie más investigaría, como pasa en muchas series y pelis americanas, como decía uno de vosotros la ciencia actual es como la religión del medievo, lo que ella dice va a misa y seguimos sin conocer tantas cosas....ese meteorito que pasó a escasos kilómetros de la Tierra y no se vió hasta que hubo pasado no hace muchos meses...todo es labor de ambientación y de limitar lo verdaderamente sobrenatural o se vuelve natural.

    ResponderEliminar