jueves, 3 de mayo de 2007

En Venganza Tóxica ya hablaban de este cómic hace unos meses. Por esas fechas yo lo descubrí al buscar imágenes para ilustrar mi proyecto de rol en vivo Amanecer Rojo Zombi. Supongo que me arriesgo a la ira del Vengador Tóxico al criticar esta saga, pero no puedo evitarlo.

The Walking Dead es muy clásico en su planteamiento, que sigue la misma premisa que 28 Días Después: un hombre despierta en un hospital cuando todo ya ha pasado. Pero ese "todo" ha sido la imparable expansión de un virus o similar (porque la razón nunca se explica) que ha convertido a la mayoría de la población en zombis al más puro estilo de George A. Romero. A partir del momento del terrible descubrimiento, a Rick, el protagonista, sólo le importa volver a casa para encontrar a su familia.

La serie sigue los tópicos del género intentando acercarlos a la vida cotidiana y dando mucha importancia a la evolución psicológica de los personajes. Los diferentes tomos retratan los aspectos ya tratados por Romero, desde la pura supervivencia inicial (La Noche de los Muertos Vivientes) hasta el intento de asentarse o reconstruir una sociedad (El Amanecer de los Muertos, La Tierra de los Muertos).

Técnicamente está bien dibujada, de forma efectiva, sin alardes. Hay violencia explícita y gore en abundancia, pero eso era de esperar.

El arranque está muy logrado y en mi opinión es lo mejor que tiene The Walking Dead, seguramente debido a la sensación descubrimiento general: descubrimos personajes, situaciones y el mundo en el que tienen que moverse los protagonistas. Para los fans es como retomar a unos viejos amigos en nuevas aventuras. Como bien dice Toxie, en realidad los apasionados del tema devoramos cualquier cosa que tenga zombis.

Las cosas empiezan a torcerse cuando los arcos argumentales se estiran hasta extremos insospechados, o se sacan de la manga sin una intención clara (acentuado sobre todo en los últimos tomos). La trama parece dejar de tener una dirección más allá de la crónica de la vida diaria de los supervivientes, que se desenvuelve al más puro estilo del culebrón. Solo que aquí además de las discusiones interpersonales también se corre el riesgo de ser desmembrado y devorado.

Me di cuenta de que se había sobrepasado el límite cuando empecé a tener ganas de que se comiesen a alguno de los personajes. También eché de menos la determinación que mostraban otros al principio, empezando por el propio Rick, que no es ni de lejos el héroe monolítico que se podría esperar. He intentado disculpar los cambios de actitud o personalidad razonando que un grupo de personas en una situación extrema evolucionaría también de forma extrema, pero es una explicación que sigue sin convencerme. El desequilibrio mental y los estallidos emocionales parecen estar a la orden del día, hasta un punto excesivo para mi gusto.

Y mientras los protagonistas cambian a marchas forzadas, las situaciones se vuelven repetitivas sin apuntar a ninguna parte. El cómic peca de "reaccionismo", lo peor para un guión: no se decide hacer nada, todos reaccionan a lo que se encuentran en la carretera. Nadie tiene un plan, las cosas simplemente ocurren conducidas a través de un hilo común muy débil. Para mantener enganchado al lector, el final de cada número es un golpe de efecto que cuando ya llevas más de treinta a tus espaldas deja de funcionar.

Como conclusión diría que es un buen material para el fan de los zombis pero que puede dejarle pensando "¿y esto esto todo?".

5 comentarios:

  1. Sin duda alguna es un comic MUY recomendable.

    A mí me enganchó al principio como pocos comics lo han hecho pero tras el subidón inicial de los dos primeros tomos las situaciones se vuelven más cotidianas. Como si nos acostumbráramos al horror del mundo muerto. La sangre y el gore ya no impresionan tanto y las relaciones amorosas cobran (para mi gusto) demasiada importancia, casi me parecía estar viendo un reality de la tele: Gore Hermano (sexo, mentiras, zombies y nominaciones).

    ResponderEliminar
  2. ¡Uy lo que ha dicho! XD

    Lo curioso es que a mi este cómic me gusta precisamente por lo que le disgusta a nuestro cíbrido amigo. Son las relaciones personales y la emociones de los personajes las que hacen que me preocupe el horror que están viviendo.

    Es algo que también me ocurre con algunas series de TV. Cuando no hay un desarrolo "culebrero" rara vez me intereso tanto. CSI, por ejemplo, termina por aburrirme porque puedo ver los episodios sin orden y eso no afecta a una trama general. Pero Lost requiere verlos en orden para seguir la evolución de los personajes y preocuparse por ellos.

    Y, de algún modo, Kirkman sí ha hecho que me preocupe por sus personajes y que me entusiasme con sus relaciones.

    En cuanto a los tópicos, tratándose de zombies, ¡bénditos sean!

    Por otro lado, dada mi fascinación por el género zombie, reconoceré por mi parte una parcialidad que tal vez me ciege ante los defectos de esta obra. Sea como fuere, la considero un tótem del género.

    Y si bien agradezco y respeto tu opinión, querido cíbrido, que sepas que pienso comerme tu cerebro por tus palabras.

    Fdo: El ALCAUDÓN TÓXICO

    ResponderEliminar
  3. A mí me dejó de interesar en los eventos de la prisión. Vi a los personajes descolocados, arcos argumentales forzados y, en general, una bajada de la calidad de la serie.

    ResponderEliminar
  4. Cualquier buena historia gana muchos enteros si conseguimos involucrar sentimentalmente al lector. Imagináos The Matrix con una pareja de actores que realmente transmita... supera lo insuperable.

    Creo que Los Muertos Vivientes atrapa con su humanidad y refleja muy bien cómo el estrés y las situaciones límite van haciendo mella en los personajes. Peeero también creo que a partir del tercer tomo se abusa de las relaciones sentimentales en detrimento de otro tipo de relaciones humanas (familiares, amistad, apadrinamiento...).

    Quiero decir que vuelvo una página del cómic y me parece escuchar a Jorge Javier (de Aquí hay tomate) diciendo: ¡qué fuerte, qué fuerte, qué fuerte!
    ¡Fulanito se ha enrollado con menganita! Personalmente me saca de toda la angustia y la tensión de un comic de horror y me traslada a 90210 Sensación de Morir. XD

    He de reconocer que no recordaba bien el lapso temporal (pensaba que los personajes llevaban pululando por el mundo muerto tres o cuatro meses cuando en realidad ya se acercan al año) pero es que amoríos y zombies siguen sin combinar bien en mi cerebro.

    Dicho lo dicho, me repito. Me gusta. Es buena. La recomiendo. Pero ultimamente flojea un poco.

    Amigo tóxico, tus gustos culinarios me parecen exquisitos pero me temo que no puedo ayudarte en tu dieta ya que vendí mi cerebro al diablo robot por una conexión a internet (y me la dio con telefónica, ¡para que te fíes del diablo!).

    ResponderEliminar
  5. Yo estoy con el Vengador Toxico, aunque entiendo a John Keats. Los Muertos Vivientes parece un comic de zombis, aunque eso solo es superficial, el autentico interes del autor son las relaciones humanos y como se ven afectadas estas por el estes y la caida de los estamentos sociales. Yo no puedo negar que en su momento me decepcione, pero mas adelante simplemente disfrute de un buen comic sin cargarlo con mis ideas preconcebidas al respecto.

    ResponderEliminar