lunes, 11 de septiembre de 2006

Se conoce como MKULTRA a los experimentos de control mental que la CIA llevó a cabo en los años 60, utilizando principalmente drogas, muchas veces probadas en sujetos que desconocían sus efectos o que simplemente no sabían que estaban siendo tratados. Algunas de las ramificaciones de este proyecto secreto fueron el intento de desarrollar un método eficaz de lavado de cerebro e implantación de recuerdos, además del desarrollo de una "droga de la verdad". Películas como "El Mensajero del Miedo" (The Manchurian Candidate) o "Conspiración" (Conspiracy Theory) han usado a MKULTRA o sus derivados como fuente de inspiración.

El proyecto comenzó a raiz de las noticias del uso de técnicas de lavado de cerebro en prisioneros norteamericanos durante la Guerra de Corea, además de las sospechas de que los comunistas estaban realizando avances en el uso de drogas para "reprogramar" a sujetos y someterlos bajo su voluntad. Con la amenaza roja siempre presente, la CIA comenzó su propio programa de pruebas, de una forma burda y bastante aleatoria. Torpeza, improvisación y falta de rigor científico fueron las señas de identidad de MKULTRA. En muchos casos acompañados incluso de sadismo y visos de tortura: técnicas psicológicas destructivas, cámaras de privación sensorial, camisas de fuerza y potentes psicotrópicos se combinaban para intentar "romper" la voluntad de los conejillos de indias humanos.

Aunque se utilizaron diversas drogas, la que ha pasado a la historia asociada a estos tests es el LSD. Se administraron dosis a cientos de personas, con o sin su consentimiento, en entornos controlados o libres, siguiendo las dosis recomendadas o superándolas muchas veces. Los efectos eran tan impredecibles (incluyendo alguna acusación de muerte durante estas "terapias") que se abandonó su uso. Hay referencias al uso de aparatos electrónicos y electroshocks con las mismas intenciones.

No hay constancia de que MKULTRA tuviese éxito, pero su legado en la cultura popular ha sido grande. El temor a que agentes "durmientes" del enemigo (o puede que del propio país) con el cerebro lavado se activasen y matasen a blancos designados, como el Presidente o políticos influyentes, ha dado mucho material a la literatura y el cine. El libro asociado a esa activación, "El Guardián entre el Centeno", que supuestamente recibirías como señal para entrar en acción, sigue teniendo una aureola mítica, además de su innegable valor literario (Lee Harvey Oswald tenía uno, Mark Chapman, el asesino de John Lennon y John Hinkley, el hombre que disparó a Reagan, lo llevaban con ellos cuando cometieron sus crímenes). Mel Gibson en su papel de paranoico/no paranoico de "Conspiración" habla de cómo siente la necesidad de coleccionarlo, sin haberlo leído nunca.

En el juego
Como material para una partida o campaña, MKULTRA tiene varios enfoques, que se podrían dividír en "externo" e "interno", el de los que sufren la conspiración y el de los que la ejecutan. En el enfoque externo los personajes pueden ser tanto personas corrientes (soldados, estudiantes) que corren el riesgo de sufrir un lavado de cerebro y deben tratar de evitarlo escapando, o de periodistas o científicos que descubren la conspiración e intentan sacarla a la luz, reuniendo pruebas y jugándose la vida. En el enfoque interno, los jugadores pueden ser agentes del gobierno que reciben el encargo de perseguir a sujetos del estudio huidos, intentar que la información no salga a la luz o que "durmientes" del enemigo no sean activados, por cualquier medio. Con esas premisas pueden surgir algunas historias:


  • Corre Mientras Puedas: Uno de los protagonistas se despierta en una camilla, siendo preparado para una extraña operación. Sin memoria, debe huir del complejo hospitalario en el que se encuentra y averiguar qué es lo que está ocurriendo. En su camino puede topar con médicos, guardias u otros pacientes que le ayuden en su búsqueda (el resto de jugadores). Puede que finalmente descubra la verdad... o que no hay nada que descubrir y realmente es un enfermo mental camino de neurocirugía.

  • La Persistencia de la Memoria: Varios familiares de soldados fallecidos en la Guerra del Golfo se reunen para organizar protestas antigubernamentales. Poco a poco descubren que cada vez son menos en esas reuniones, sin razón aparente. Al tratar de ponerse en contacto con los ausentes, se encuentran con que ninguno de ellos recuerda a sus familiares muertos. Borrados de la mente colectiva, sólo ellos se aferran al pasado y piden justicia... pero si no lo evitan, quizá ellos mismos sean los siguientes en recibir nuevos recuerdos.

  • El Hombre que Mató al Presidente: Una mañana cualquiera cinco personas que no se conocen de nada descubren que se les busca por un asesinato que no recuerdan haber cometido. Las imágenes de televisión muestran sus caras, los hechos y a su víctima: el Presidente de los Estados Unidos. Con toda la policía, el Servicio Secreto y el FBI detrás, deberán unir fuerzas para descubrir si las imágenes están trucadas o realmente han hecho lo que parece. Desconfiando de todo el mundo, porque puede que uno de ellos todavía tenga grabada la orden de matar al resto.

1 comentarios:

  1. Para este tipo de partidas aconsejo el suplemento GURPS Illuminati (http://www.rpg.net/news+reviews/reviews/rev_1104.html). No conozco nada mejor para ayudarte a introducir el sabor conspiratorio en las partidas.

    ResponderEliminar