martes, 27 de junio de 2006

Tan importante como el material "textual" en un juego, profesional o amateur, son las ilustraciones y los gráficos. De nada (o casi nada) sirve desarrollar la ambientación más original o tener el mejor reglamento si lo presentamos en una maquetación sosa, sin gracia o que tiene que leerse como un bloque del principio al final, sin mapas, sin separadores, fondos o pies. Sólo los seguidores más acérrimos o aquellos que devoran sin cesar novedades, sean del tipo que sean, aguantarán algo así.

Hay que tener en cuenta que un juego muchas veces se vende antes por la imagen que por el contenido, como ocurrió con Anima Beyond Fantasy. Su marketing se apoyaba en gran medida en el trabajo de artistas excepcionales (muy inspirados en la estética del manga), mostrado a través de una web técnica y visualmente impecable. Ya no se trata de si el juego es bueno o no, sino de atraer miradas. Eso dará luego la oportunidad de que mucha gente se decida a probarlo y a la larga se venda, claro.

Para una editorial, ilustrar significa invertir. Para un diseñador amateur, supone investigar en comunidades de artistas y/o hacer contactos. Si no se quiere o no se puede pagar a alguien por hacer diseños originales para las 150 o más páginas que tenemos de borrador ¿qué opciones quedan? "Tomar prestadas" ilustraciones puede ser viable en un primer momento, pero se nota y se pierde aspecto de profesionalidad. El mundillo de aficionados es tan grande y se mueve tanto que siempre se acabará localizando la fuente de lo que muestras. No tiene por qué ser un problema, ni siquiera legal: a fin de cuentas si no se hace con ánimo de lucro, es difícil meterse en un lío. Como mucho se recibirá una carta pidiendo que se deje de usar el material de tal o cual dibujante.

Los trabajos originales siempre son más interesantes y por suerte todos contamos con alguien en nuestro círculo de conocidos (aunque parezca mentira) que ilustra por afición. No es tan extraño, teniendo en cuenta que nosotros mismos escribimos por afición. Si no es así siempre podemos explorar comunidades como DeviantArt en busca de alguien con nuestras mismas aficiones al que pueda interesar colaborar en el manual.

Yo tengo la suerte de tener a artistas muy buenos entre mis amistades a los que poder convencer (eufemismo para engañar o chantajear). Por un lado DoSiS (alias darkbecky), fotógrafa y diseñadora excepcional que ya realiza trabajos en este campo. Es de agradecer poder escribir sabiendo que lo que imaginas se va a plasmar de una forma tan impactante en papel. Recomiendo a todos su galería. Más reciente es el descubrimiento de Yaguete, que también dibuja, con un estilo diferente pero también de calidad sobresaliente. Reconozco que al ver entre sus creaciones la imagen que acompaña estas líneas lo primero que pensé es lo bien que quedaría en el Final FaceOff.

En definitiva, si queremos dar un aspecto profesional a lo que hacemos debemos buscar a alguien que ilustre o diseñe al nivel que a nosotros nos gustaría ver en un manual. Y evidentemente al nivel que teóricamente tiene lo que nosotros escribimos (otra cosa de la que se podría hablar mucho), porque ambas cosas van relacionadas. No hay que cortarse a la hora de preguntar, pedir permiso o solicitar colaboraciones. La cantidad de gente dispuesta a comprometerse con iniciativas amateurs de este tipo puede llegar a sorprendernos.

(Las dos primeras imágenes pertenecen a DoSiS, las tercera a Yaguete)

2 comentarios:

  1. Has visto la intro de warhammer... juaaaass se me ha caido la baba
    http://llamamelola.com/2006/06/24/intro-de-warhammer-mark-of-chaos%e2%84%a2/

    ResponderEliminar
  2. Anda ¿Conoces a Becky? Dale saludos de parte de artemis2 cuando la veas ;-)

    Y si, desde luego es una artistaza ;)

    ResponderEliminar