miércoles, 13 de julio de 2005

Es difícil definir este libro de John Wyndham. Es una novela de ciencia ficción, pero su trama combina lo mejor de las historias de invasiones alienígenas, catástrofes y por qué no, películas de zombis (aunque se publicase por primera vez en 1951). Lo que sí que se puede decir es que es una obra excepcional que ha influido en gran medida en los escritores posteriores del género. Inspiradas en ella se han realizado una película y una serie de televisión.

Como en "28 Días Después", un hombre despierta en un hospital para encontrarse con que todo a su alrededor ha cambiado. Quedó cegado por el ataque de un trífido, un tipo de planta de más de dos metros de alto que se cultiva por su aceite y tiene varias características peculiares, pero la más perturbadora de todas es que... camina. Las raices de los trífidos les impulsan lentamente hacia zonas donde encontrar comida, así que las granjas en las que se cultivan consisten en cercados en los que se les mantiene encerrados. Legiones de ellos se apiñan contra las vallas, como extraños prisioneros. Por si fuera poco, estos vegetales son carnívoros y cuentan con una especie de lengua o liana punzante venenosa que disparan cuando sienten la proximidad de una presa, que puede ser humana. Los operarios deben acercarse con trajes protectores y ni aun así la seguridad es completa.

Nuestro protagonista sufrió uno de esos ataques y lleva una venda en los ojos desde entonces. Lo que no sabe es que una lluvia luminosa cruzó el cielo nocturno hace unos días, y todo el que salió a la calle a verla ha quedado cegado permanentemente. Los supervivientes, aquellos que no miraron, son pocos y están dispersos, asi que no pueden hacer nada para evitar que la civilización se colapse. Para empeorar las cosas, los trífidos se han liberado y se extienden por el pais, y con su paso pausado pero inexorable, van cazando a toda criatura viviente que se cruza en su camino.

Original e inteligente, ésta no es sólo una novela de ciencia ficción o terror. Quizá por la época en la que está escrita intenta además hacer una crítica social. Es una parábola sobre la capacidad del espíritu humano de sobreponerse a situaciones extremas, cuando el ansia de supervivencia se enfrenta a las convicciones morales.

Sin duda un escenario perfecto para ambientar partidas post-apocalípticas con un tono diferente.

2 comentarios:

  1. La descripción del libro contenida en este sitio es inexacta. Los trífidos no son responsables de la ceguera a la que se ve sometida la humanidad, sino que la misma es el resultado de la contemplación de unas extrañas luces verdes que aparecen inesperadamente en el cielo. El protagonista conserva la visión por un hecho circunstancial, al igual que una minoría muy limitada de la población. En un mundo de ciegos, los trífidos constituyen un horror adicional. Es un libro excelente.

    ResponderEliminar
  2. He repasado la sinopsis que hice del libro y en mi opinión es correcta. En ningún momento digo que la ceguera de la humanidad la causasen los trífidos. Al contrario, la explicación es: "Lo que no sabe es que una lluvia luminosa cruzó el cielo nocturno hace unos días, y todo el que salió a la calle a verla ha quedado cegado permanentemente". Tercer párrafo.

    De todas formas, gracias por pasarte por aquí y dejar un comentario.

    ResponderEliminar