lunes, 6 de junio de 2005

¿Quién era (o es) el Conde de St. Germain? Su vida está plagada de secretos, conspiraciones y aventuras. Artista, visionario, alquimista y sabio, estos y muchos otros títulos se le han dado a lo largo del tiempo. Si creemos la leyenda, el mismo Voltaire dijo de el que era "un hombre que lo sabe todo y que nunca muere".

Nadie conoce realmente su origen o cómo se llamaba, datos que él guardaba celosamente y acrecentaban su fama. Dos de las teorías comunmente aceptadas son que se trataba de uno de los hijos de Francis II Rákóczi, Príncipe de Transilvania en el exilio, o el hijo ilegítimo de la viuda de Carlos II de España. La primera es la más probable de las dos, ya que explicaría el extraño afecto que sentía por él Luis XV.

Su primera aparición documentada tuvo lugar en Londres en 1743, donde primero fue detenido acusado de espionaje y luego se ganó una gran reputación como violinista. De allí pasó a la corte de Francia, donde estuvo a punto de ser arrestado, en parte por actuar como emisario de Luis XV al margen de sus ministros y en parte por profetizar la revolución. Huyó a Inglaterra y desde allí viajó a Holanda. Fue en esa época cuando Casanova lo conoció, según cuenta en sus memorias. Dice de él que no probaba ni la comida ni la bebida, afirmando no necesitarlas para mantenerse, y que a pesar de su fantasiosa charla era un personaje intrigante.

El siguiente destino de St. Germain fue Rusia, donde se rumorea que partició en la revuelta que llevó al poder a Catalina La Grande. A partir de ese momento apareció en varias ciudades europeas con seudónimos diferentes, ofreciendo sus servicios como alquimista.

Gran orador, el Conde se divertía haciendo predicciones, como la de la Revolución Francesa a Maria Antonieta, o narrando sucesos ocurridos cientos de años atrás como si hubiese estado presente. Su eterno aspecto juvenil y los rumores de que poseía elixires mágicos le dieron rápidamente fama de inmortal.

Aparentemente murió en 1784, pero hay testigos que afirman haber hablado con él, o alguien muy similar, decenas e incluso cientos de años más tarde, en Francia, Italia, Egipto... . Hoy en día siguen apareciendo, de cuando en cuando, personajes que afirman ser el Conde de St. Germain.

Su figura ha sido adoptada por multitud de cultos esotéricos, que lo admiran como maestro, iluminado o entidad cuasi-divina. Se ha dicho de él que descubrió la piedra filosofal, que es un vampiro o que se ha reencarnado a lo largo de los siglos en diferentes personajes históricos. Quién fue realmente, de dónde venía y cómo adquirió su fama y sus conocimientos son cuestiones que siguen estando rodeadas de misterio.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada