martes, 7 de febrero de 2012



- Paul, ¿cómo va el rodaje de esa peli tuya de época? Ya sabes, los tres nosequé...
- ¿Los Tres Mosqueteros? Sinceramente, ese tal Dumas no tenía ni idea, unos tíos con espadas a caballo de aquí para allá, un tostón. Verás, le hemos metido unos barcos voladores y unos ninjas... ¡esto va a quedar niquelado!

Cuando en el trailer un barco sobrevoló el palacio de Versalles, me pregunté qué se habría fumado Paul W.S. Anderson. Después de ver la película puedo asegurar una cosa: era algo fuerte y eliminó cualquier ápice de vergüenza que pudiese quedarle.

Como siempre, aviso a aquellos que no la hayan visto que habrá spoilers.

Para empezar, ¿a quién se le ocurre darle un proyecto así al tío que nos ha castigado todos estos años con su horrible saga de Resident Evil? Me imagino la situación como una apuesta entre ejecutivos de Hollywood "a que no hay narices de darle la pasta a Anderson y decirle que haga los mosqueteros". O un juego entre productores borrachos, algo del estilo "saca el nombre de un director de esta pila y un guión de esta otra". A ver qué resulta. Y lo que resulta es un despropósito total, una locura que reúne la mayor colección de momentos absurdos por minuto de los últimos años. Primera escena: un ninja subacuático surge de los canales de Venecia y se carga a media docena de guardias con sus ballestas múltiples. Cuando se quita la capucha descubrimos que es ¡Athos! Nosotros no lo sabíamos, pero al parecer los mosqueteros del rey recibían entrenamiento como buzos de combate.

No tardan en hacerle compañía Aramis y Porthos, con apariciones que harían envidiar a Ezio Auditore da Firenze y La Masa, respectivamente. Lo peor de todo es que no son malos actores para esos papeles, Ray Stevenson desde luego está muy cómodo en el suyo y es fácil imaginar una película "seria" con los tres. Incluso Christoph Waltz como Richelieu colaría, total, ya hemos visto a Charlton Heston en el mismo papel. Madds Mikkelsen da el físico de villano Rochefort, porque tampoco se estira mucho más que para aparecer y poner cara de malo.

La que está fuera de lugar, más perdida que un pulpo en un garaje, es Milla Jovovich como... Milady de Winter. La pobre chica parece que no ha llevado un vestido de época en su vida y la mitad del tiempo se mueve como un camionero, mientras que la otra mitad se limita a sacar chepa. Por suerte el director se lo pone fácil y le hace repetir los numeritos de Resident Evil, pasillo con trampas por aquí, pasillo con trampas por allá, pelea por un lado, patada voladora por otro y descuelgue a lo Misión Imposible para finalizar.

D'Artagnan y Constance son otro caso aparte, dos pánfilos recién salidos del High School Musical o similar. A él le iría bien peinar un poco el pelucón y rebajar la chulería, a ella recibir unas clases para caminar erguida y recordar que la cara de asco de actriz resabiada no encaja precisamente para una doncella inocente de la Francia del siglo XVII.

El argumento merecería un análisis al detalle, porque no tiene ni pies ni cabeza. Orlando Bloom como el Duque de Buckingham drag hace una visita a Francia con un barco volador y luego vuelve por donde ha venido. Se ve que sólo estaba haciéndole el rodaje. Richelieu monta un complot de risa para conseguir que Inglaterra declare la guerra a Francia, cuando está claro que el Duque no necesita muchas excusas para empezarla por sí mismo. El rey de Francia echa un vistazo a la máquina voladora del inglés y pide una. En teoría los famosos planos de Da Vinci de la primera escena deberían ser indispensables (porque si no, para qué tanto lío al principio), pero los artesanos franceses fabrican a ojímetro un galeón con un globo pegado y oye, les queda mejor que el original. Debe ser todo cuestión de convicción, "hagamos un barco volador", "no se puede", "pero si lo ha dicho Da Vinci". Entonces si, claro.

Un asalto a la Torre de Londres que se resuelve en dos minutos, una batalla naval en la que las balas de cañón ¿rebotan contra el casco? ¿Será que un saboteador les ha cambiado las de metal por sandías? No hay problema, que para eso tenemos el lanzallamas, o mejor, que dos tíos con dagas se lancen contra el globo enemigo, a nadie se le ocurrió ese pequeño punto débil.

Llega el clímax final y Rochefort muere en lo alto de una catedral, en una escena plagiada de otro sitio, como todo en esta peli. Total, que consiguen recuperar un collar que a nadie le importa para un baile que ni llega a celebrarse, cosas de la crisis.

Lo peor de todo: ¡se da a entender que habrá segunda parte! Ya que estamos, ¡para la próxima robots gigantes, por favor!

10 comentarios:

  1. JO DER

    No la había visto pero... WHAT?

    ResponderEliminar
  2. A mí después de esta reseña me han quedado ganas de ver la película. Aunque sólo sea para ver de primera mano tantos desmanes :-)

    ResponderEliminar
  3. Ojo, que ya poniéndonos sinceros, hay pocas personas que tengan las mismas ganas que yo de aventuras bizarras con espadazos de ropera, señoritas en corpiño y steampunk vario... Pero que no, que no, que no me parece lo mismo narrar cosas ligeras que contar cosas estúpidas, se pongan como se pongan...

    En resumidas cuentas, no tuve valor de acercarme a "esto"... Ahora confirmo que hice bien...

    ResponderEliminar
  4. Lo que no entiendo es por qué se empeñan en seguir haciendo estas cosas. Quiero decir, ya que van a perpetrar semejante película, que le den un título original y dejen de usar la obra de Dumas como papel higiénico.

    Ya hemos visto la versión cine de Hong Kong, ahora la versión steampunk... Coño, que situen estas cosas en mundos de fantasía, o ucronías, o algo. Pero no. Siempre dale que te pego con Dumas.

    ResponderEliminar
  5. Ese tío tiene que decirnos qué mierda se mete :D

    ResponderEliminar
  6. La verdad me encantaría tener mucho dinero para poder hacer lo mismo con sus mitos y libros de cabecera y cultura americana. Lo hicieron con Troya, con Furia de Titanes, etc, etc y encima las nuevas generaciones creeran que es así por que lo han visto en el cine y no lo aburrido q expliquen los profes o los libros tochacos....

    ResponderEliminar
  7. Vale, pues después de leer tu critica.... me fui lanzado a por la pelicula, XDDD

    A ver, yo tengo un problema. Por un lado, cuando intentan hacer una pelicula seria, quiero que sea seria y creible, por ejemplo Roma. Pero cuando desde el primer momento, es una desbarrada sin sentido, a mi si me gusta que sea un sinsentido palomitero, con barcos voladores, etc. Que es una adaptación, nada más, hay que intentar verlo asi, xDD, no creo que ningún chaval de la ESO se lo crea. Y si lo hay, pues demuestra que tampoco iba a estudiar mucha historia.

    Troya por ejemplo, si intentaba ser seria, y ahi fallaba. Esta versión es una tonteria enorme, donde incluso copian a star trek II con lo de meterse en la nebula y ponerse encima del enemigo, XDDD. Lo reconozco, me hace gracia.

    Ah, un solo detalle. No termine de verla, que una cosa es que sean divertida, y otra que haya cosas mejores que ver, XDDD, pero lo de las balas de cañon de poco calibre, rebotando con la madera de un buque de mayor tamaño, si es real... debe ser casi lo unico, XDDDDD

    ResponderEliminar
  8. A mi me ha dolido que te metas con Charlton... para mi estaba muy digno de Cardenal.

    La peli... pues... yo que se... me da pereza pensar en ella.

    Al menos ha servido para que me ría con tu crítica.

    ResponderEliminar
  9. Yo lo pasé bien con ésta película. Ya hay varias adaptaciones más o menos dignas al cine, y una "aberración" como está no me parece mal. Palomitas para todos.

    Y sí, por favor, robots gigantes para la secuela (que debería estar basada en "Veinte años después"). :)

    ResponderEliminar