martes, 19 de julio de 2011

Con motivo de la mini-campaña de Baraka que comenzamos hace poco escribí una introducción para el grupo, un breve texto que combina material original y extractos del manual. Creo puede servir de primera toma de contacto para todos aquellos que quieran conocer este universo de juego, nuestra próxima aventura editorial:

        En el estrecho callejón los neones parpadeaban en un bucle interminable, congelando la escena con fogonazos de luz blanca cada pocos segundos. Parecía imposible que la lluvia se colase hasta allí, eludiendo el laberinto de cristal, acero y plástico de los pisos superiores. Incluso el rumor de los taxis gravitatorios llegaba atenuado. Alguien había dejado un holoproyector encendido en uno de los cubículos y el sonido demasiado alto de una vieja grabación se distorsionaba en una cantinela martilleante. Empapado, sujetó el revolver con fuerza, reconfortado por la familiar vibración que le indicaba que el acelerador funcionaba a plena potencia. Tan solo quedaban dos proyectiles en el tambor, puntas de titanio con camisa de tungsteno, el mayor calibre que alguien podría disparar sin romperse el brazo. Pero quizá no fuese suficiente. (...)

Seguir leyendo en la Sociedad del Dado Cornudo >>

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada