miércoles, 21 de julio de 2010


Estos días he estado investigando sobre monstruos, más concretamente sobre los más clásicos de los juegos de rol. Por una parte me interesaba hacer una lista representativa para el bestiario de La Tumba del Rey Ogro. Por otra, tenía curiosidad por saber cómo se habían elegido los de Microlite 20, sistema que utiliza Embelyon, y en qué consistían las "limitaciones por copyright" de las que tanto había oído hablar.

No tuve que ahondar demasiado, el SRD (System Reference Document) de d20 lo deja muy claro en sus preguntas más habituales:

P: ¿Por qué faltan algunos monstruos en esta página?
R: Los siguientes monstruos son considerados "Identidad de Producto" por Wizards of the Coast y por tanto no son parte del SRD:


Contemplador
Gauth
Carroñero Reptante
Bestia Desplazadora
Githyanki
Githzerai
Kuo-toa
Desuellamentes
Slaad
Masa Sombría
Yuan-ti

Resulta curioso descubrir que una colección de criaturas que resultan tan familiares al jugador habitual tienen ese "estatus" de propiedad intelectual, mientras que otras no. La masa sombría (mole sombría en los nuevos compendios de monstruos, si no me equivoco) era uno de mis recursos favoritos en las partidas de AD&D y todavía recuerdo la ilustración a tinta de su ficha, con el caparazón negro y ese aspecto de perverso escarabajo antropomorfo.

Hasta cierto punto tiene sentido que algunos monstruos tengan ese "sabor" especial y estén asociados a un juego en concreto: el contemplador es puro D&D, resulta difícil imaginarlo en otro universo, y lo mismo ocurre con la bestia desplazadora o los desuellamentes. No creo que haya otros villanos más característicos, supongo que es inevitable con esos rasgos cthuloideos que hacen parecer a los drow hermanitas de la caridad a su lado.

Una de las ausencias más sonadas de esta lista es el gnoll, otra creación de Gygax en sus primeros años y que por algún motivo no han querido reclamar.

En realidad estos temas no son algo que deba preocupar a nadie más que a los diseñadores de juegos, y sólo a los adeptos a la moda del retroclonado o a los que deseen que sus creaciones entren dentro del "universo Dungeons". Para el resto, en mi opinión el folclore y la mitología nos proporcionan material de sobra, y si queremos dar un paso más allá, podemos atrevernos a crear monstruos propios, diferentes y reconocibles, que a la larga contribuyan a darle personalidad a nuestra ambientación. Aunque esto último, claro, es lo más difícil.

Es una suerte que siempre podamos contar con los incansables orcos, goblins y kobolds... .

10 comentarios:

  1. Esque... Sin orcos... Un mundo sin orcos... Sin nuestras entrañables bolsitas de px de color verde, que ya molan tanto que muchos juegos los ofrecen como pj's (el wow por poner uno emblemático)...
    Sin orcos, que matarías para llegar a lvl 2? Los goblins no dan suficientes px, y los kobolds igual. ¿Qué matarías? Sería una lucha fratricida entre aventureros de lvl 1!!

    Había que hacer campaña de navidad, joder! Ningún niño sin reyes, y ningún pj sin orcos!

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. En este blog se publican criaturas muy majas y variadas que puede que te sirvan:
    http://rpg-creatures.blogspot.com/

    Personalmente, encuentro a los orcos muy cansinos ya.

    ResponderEliminar
  4. Me acabo de acordar que en la serie de tiras cómicas "The Order Of Stick" hay una ocasión en la que cuando los protagonistas están a punto de enfrentarse a un mindflayer que amenaza con sorberle los sesos a Roy, aparecen un par de abogados representando a Wizard of the Coast y se llevan al mindflayer alegando derechos de autoría ante los átónitos héroes (más adelante la rogue se disculpa con un beholder por no poder luchar contra él en la siguiente tira)

    ResponderEliminar
  5. yo desconocia esto, pero hay algo que no me cuadra, y es que no profundizan en ¿Que hace a estos monstruos exclusivos de ellos?

    ResponderEliminar
  6. El gnoll no está porque en la mitología hay varios bichos que se pueden considerar perros/hienas bípedos, como los cinocéfalos y los gules (y estirando la definición, hasta los mezclas bestia-hombre).

    De hecho, buscando en las distintas mitologías estoy seguro que se podrían encontrar correspondencias bastante buenas con esas criaturas con copyright. Por ejemplo, los yuan-ti son iguales que los Hombres-Serpiente de Lovecraft, así que deben tener algún origen común, supongo que mirando en la mitología preamericana o la hindú se encuentra algo.

    ResponderEliminar
  7. En la cultura de asia no existen las naga y otras criaturas mitad humano mitad serpiente. En cuanto a los Gnoll, se dice en africa que las brujas montan sobre hienas.

    Y en cuanto al Desuellamente, por su gran parecido con el Gran Cthullhu, no deberia Wotc pagar derechos por usar una imagen similar?

    ResponderEliminar
  8. Al leer el artículo yo también me he acordado del "mago de la costa" y sus "caballeros mágicos", ups, no, abogados...

    http://www.giantitp.com/comics/oots0032.html

    ResponderEliminar
  9. Técnicamente los "furries" o animales antropomórficos (como los de la isla del doctor Moureau) se consideran material de licencia abierta.. por tanto puedes crear cualquier hibrido humano-animal..

    (por ejemplo los rátidos de Scarrend Land de White Wolf o los nezumi de la leyenda de los cinco anillos no pueden ser considerados plagios de los skaven de warhammer).

    ResponderEliminar
  10. Me imagino que la clave para que un monstruo pueda ser declarado propiedad intelectual es que puedas demostrar que eres el autor tanto del nombre como del concepto, sin que existan referencias previas a algo similar.

    Los slaad, desuellamentes y yuan-ti remiten a otras criaturas, pero Lovecraft no está vivo para reclamar la autoría de los dos primeros y con la "serpiente" (que a mi me recuerda a una naga) simplemente le echan algo de morro.

    El que tiene el dinero y puede pagar los abogados... ya se sabe.

    Gracias a todos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar