domingo, 27 de septiembre de 2009

¿Qué es ciencia ficción?



Los primeros intentos en un género diferente siempre suponen muchos dilemas para un escritor. Sobre todo uno: ¿estoy realmente escribiendo en el nuevo género o simplemente disfrazando el antiguo, que es donde me siento más cómodo? En la ciencia ficción la duda habitual es si de verdad contamos historias de un posible futuro, o son sólo relatos de fantasía con sables de luz y naves espaciales en vez de espadas mágicas y dragones, al estilo de La Guerra de las Galaxias.

Habría que preguntarse qué es ciencia ficción, en primer lugar. La RAE resuelve la definición con una escueta frase:

ciencia ficción.
1. f. Género de obras literarias o cinematográficas, cuyo contenido se basa en hipotéticos logros científicos y técnicos del futuro.

No resulta de mucha ayuda. La wikipedia concreta un poco más:

En general se considera ciencia ficción a los cuentos o historias que versan sobre el impacto que producen los avances científicos, tecnológicos, sociales o culturales, presentes o futuros, sobre la sociedad o los individuos.

Quizá ahí tengamos la clave. Si una de las piezas de nuestro relato es futurista y necesita serlo para que toda la trama funcione, es cuando podemos hablar de ciencia ficción. Los avances tecnológicos no son una mera excusa para hacer aparecer robots brillantes o pistolas láser, sino el motor y la esencia de lo que hablamos. No hay ninguna manera (fácil) de trasladar Blade Runner a nuestra época, o a la medieval fantástica, y sustituir a los replicantes por otra cosa y que transmita el mismo mensaje, por ejemplo.

De todas formas es imposible trazar una línea y separar inequívocamente las obras a un lado y otro. Serenity puede ser un western espacial y ser perfectamente válido como sci-fi, muchos relatos del género son herederos directos de la serie negra de Dashiel Hammet, igual que la propia Blade Runner, y tanto 1984 como Un Mundo Feliz son más reflexiones sobre el ser humano que sobre el futuro en sí.

Personalmente, creo que la mejor ciencia ficción tiene que aspirar a lo mismo que la mejor fantasía: trasladarnos a mundos muy alejados del nuestro y contarnos historias que se salgan de la rutina, nos emocionen, diviertan y sorprendan. La diferencia está en la forma de lograrlo: ninguna de las dos vertientes tiene límites, pero mientras que en la fantasía es la magia y la imaginación la que nos permite saltárnoslos, en la ciencia ficción es la tecnología, lo racional y la lógica. Puede parecer menos poderosa, pero a la larga cuenta con una ventaja, que es la sensación de posibilidad. Toda novela de ciencia ficción es una promesa de futuro, por muy distante que sea.

Mantener vivo ese "y si...", esa puerta abierta a lo que vendrá, es lo que un autor debe intentar. ¿Y si mañana descubrimos ruinas alienígenas en Titán? ¿Y si la sonda Voyager es recogida por una nave extraterrestre mas allá de nuestro sistema solar? A nivel más sencillo, se puede jugar con un único aspecto ¿y si dentro de 10 años los robots se vuelven electrodomésticos de uso común?

Intentar encontrar respuestas verosímiles a los elementos de nuestro futuro -robots, naves espaciales, alienígenas- es nuestro mejor recurso para ofrecerle un mínimo de profundidad al lector. Arthur C. Clarke decía que cualquier tecnología suficientemente avanzada es indistinguible de la magia, y eso es de lo que debemos huir. Si preferimos optar por tecnología cuasi-mágica para ahorrarnos una mínima explicación, es mejor que nos quedemos con los dragones y las bolas de fuego. No se trata de ser científicos, sólo de documentarnos y convertir lo que ahora son meros proyectos o teorías en fuentes de inspiración. El público no quiere detalles, pero a la larga quiere algo más que escenarios de cartón y tecnojerga.

Puede que con el tiempo la realidad se coma todas nuestras predicciones, a fin de cuentas todavía no hay coches voladores ni robots asistentes, y en el 2020 parece que no llevaremos brazos cibernéticos, pero la responsabilidad del autor no es adivinar el futuro, sino proporcionar material para soñar con él. Por algo Clarke también decía que "La única manera de descubrir los límites de lo posible es aventurarse hacia lo imposible."

8 comentarios:

  1. Excelente articulo.

    Una discusión "clásica" entre frikis al surgir el tema de la space opera tratada de una forma sencilla y transparente.

    Serenity mola ;)

    ResponderEliminar
  2. Entiendo el planteamiento, pero no puedo dejar de estar en desacuerdo sobre la tecnojerga y la superciencia. Siendo dos temas que como aliciente si uno se pasa pueden enmierdarlo todo, no podemos olvidar star trek o el genero de superheroes (que cuenta con un monton de ciencia ficcion corriendo por sus venas) como buenos ejemplos de obras de cifi que huyen bastante del enfoque duro o verosimil... pero que molan!

    ResponderEliminar
  3. Estoy de acuerdo en lo que comentas de que "Si preferimos optar por tecnología cuasi-mágica para ahorrarnos una mínima explicación, es mejor que nos quedemos con los dragones y las bolas de fuego". Pienso que para que un libro o película sea catalogado como Ciencia Ficción y no como mera Fantasía ambientada enun futuro lejano o en ununiverso paralelo con otras leyes físicas es, justamente, hacer creible los avances científicos y logros tecnológicos. Utilizar teorías científicas no demostradas o lo que ahora son meros proyectos para configurar un mundo definido. Coincido en que el propósito de obras maestras como 1984, Un Mundo Feliz, Farenheith 450, ¿Sueñan los robots con ovejas eléctricas?, etc. es hablar de problemas y sentimientos humanos. Hacer que el lector reflexione sobre dilemas éticos, morales, técnicos, políticos y sociales. Los situan en el futuro como podían haberlos situado en otro mundo.
    De hecho, la traducción correcta de "Science fiction" es Ficción Científica, lo cual refuerza la teoría del autor del blog y mi planteamiento. La entrada de la Wikipedia en inglés va por esa línea también.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Mmmm, no sé, es un buen artículo, pero creo que es una definición demasiado limitada del género. Es posible que en su origen, la definición y el nombre se correspondieran con lo que explicas, pero el término ha evolucionado a mi entender y engloba más cosas. Es más la tecnología casi mágica aparece en obras consideradas ciencia ficción pura, como podría ser el viaje alucinógeno de 2001 que a pesar de poder darle una explicación es algo más allá, igual que su llegada. Igual en Contact, Carl Sagan incluso recurre a físicos experimentales para dar base a su obra pero luego la tecnología extraterrestre es...magia.

    Me parece adecuado el plantear un desarrollo lógico, sobre todo cuando tratmos de un futuro humano, pero creo que hay buena ciencia ficción que se desmarca de esa definición.

    ResponderEliminar
  5. Yo no estoy convencido del todo de que la c-f sea un género como tal; antes diría que es una especie de "metagénero" que lo puede englobar todo. Uno puede hacer horror, género negro, comedia, drama, lo que sea, en clave de c-f; en ese sentido la c-f nunca es pura. Es más, al igual que Asimov, creo (en mis momentos más optimistas) que es posible encontrar un ejemplo de cada género dentro de la c-f que sea tan bueno o mejor que cualquier obra "pura" que encontremos.

    Al final se trata de una excusa, tiene que ver con las "historias fundamentales" de Borges: cuando se trata del descubrimiento (por ejemplo), ¿qué importe que se trate de América que de Marte? Lo que ocurre es que en c-f hay mayor libertad para presentar situaciones, ya que podemos extrapolar nuestra realidad a una realidad nueva para seguir explorando las verdades que nos preocupen.

    En este sentido el género no es diferente a la fantasía, simplemente recurre a otros convencionalismos, aunque creo que es más flexible. Y que, por la razón que sea, ha tenido la suerte de tener autores mucho mejores que lo han puesto en mejor lugar.

    ResponderEliminar
  6. La definición clásica de Asimov era "La ciencia ficción es la literatura que habla del presente desde el futuro", aunque yo me quedo con la de Damon Knight: Ciencia ficción es lo que señalo y digo "Esto es ciencia ficción". El género ha cambiado mucho y, como ocurre con todos los géneros, llega un momento en el que el concepto se reduce a una simple catalogación.
    Saludos de un escritor de CF :)

    ResponderEliminar
  7. a la definición se deberían añadir aquellas obras en las que la tecnología no juega un papel importante (o ninguno en absoluto) pero se basan en ucronías o distopías.

    por eso obras como "Farenheit 450" o "El hombre en el castillo" se consideran también ciencia ficción (y de la buena =)

    ResponderEliminar
  8. Bueno, si son tan frikis, por qué este articulo y sus comentarios se dan referencias sólo a lo anglosajon. Qué pasa con la ciencia-ficción hecha en nuestros paises. Algo tiene que existir. Deberián buscar más información. Tienen una sobredosis de Asimov!

    ResponderEliminar