viernes, 13 de junio de 2008

Lecciones para escribir historias de misterio, por P.D. James

Por casualidad he topado con una serie de recomendaciones que la gran autora de novelas de misterio P.D. James (también autora de "Hijos de los Hombres") da a aquellos que quieran dedicarse a su misma profesión. En general esta lista recuerda a consejos dados por otros escritores, pero no está de más repasarlos y ver en qué se pueden aplicar a nuestro trabajo como master:

1.- Centra tu misterio. Como es lógico teniendo en cuenta el género en el que escribe, el misterio, entendido como una trama con un secreto en su interior, es indispensable. El talento de los autores como Conan Doyle o Agatha Christie, por citar a los clásicos, es saber contárnoslas sin descubrirse en el proceso. Y la clave para lograrlo es saber lo que queremos decir y crear una estructura clara, en la que definamos el ritmo que queremos darle a la aparición de los personajes, las pistas, los momentos de acción, etc. Algunos autores (entre los que me incluyo) escriben esperando que la historia se vaya desenvolviendo y les diga cómo terminar. Esto hace más entretenida la labor pero no es la forma de obtener un resultado de calidad.

2.- Estudia la realidad. "Nada que le ocurra a un escritor se desperdicia", dice James. Igual que Da Vinci salía a la calle para practicar sus habilidades como retratista, un escritor observa lo que pasa a su alrededor, recoge situaciones, caras, actitudes y aprovecha lo que más le llama la atención para plasmarlo en su relato. Hacer que una buena historia sea creíble en escenario y protagonistas es tan difícil como inventar el misterio del que hablábamos antes. No es suficiente con saber cómo se puede matar a alguien que se encuentra totalmente aislado en una habitación ("El Misterio del Cuarto Amarillo" - Gaston Leroux), sino que debemos hacer que ese "alguien" importe al lector. Por poner un ejemplo más cercano, no es la enrevesada enfermedad y su diagnóstico lo que hace interesante un capítulo de House ¿verdad? Y con total seguridad, ese médico misántropo será una amalgama de personas reales que el autor de la serie conoció a lo largo de su vida.

3.- Crea personajes convincentes. Relacionado directamente con el punto anterior, se puede resumir en tres palabras: nada de estereotipos. En la fantasía épica, o en la fantasía en general, sufrimos mucho de este problema, quizá porque seguimos la senda marcada por maestros como Tolkien, que a su vez se basa en mitos comunes a muchos pueblos, y así parece que reutilizamos arquetipos creados hace cientos de años para héroes y villanos. Aparte de eso, podemos encontrarnos copiando consciente o inconscientemente, a Conan, Drácula o el clásico científico loco, por influencia del cine o los cómics. Recurrir a los clichés puede ser perfectamente válido si lo hacemos de manera inteligente, pero no porque escaseen las ideas.

4.- Investiga, investiga, investiga. Lo que diferencia un escenario creíble e interesante de otro de cartón piedra puede ser simplemente trabajo de biblioteca. Cuando somos capaces de responder a todas las preguntas sobre ambientación de nuestros jugadores sin titubear les estamos dando a entender que el mundo en el que viven su aventuras "es así", que no lo creamos al vuelo ni nos pillan por sorpresa con nada. Investigar proporciona esa seguridad y además puede dar pie a subtramas o aventuras completas: visitar un artículo de la Wikipedia y explorar sus enlaces es un truco que yo uso a menudo y con el que se llega a conocer cosas sorprendentes.

5.- Sigue la "regla del juego límpio". En las novelas de misterio, el lector debe tener datos suficientes para ser capaz de resolver el crimen igual que el protagonista. En los juegos de rol, la traducción sería que si estamos creando un mundo lógico, que funciona por medio de unas normas, no debemos saltárnoslas porque los jugadores se alejen de donde teníamos planeado que estuviesen. Cambiar la personalidad de un PNJ o añadir obstáculos que no existían para entorpecer "caminos no previstos" es algo que he visto hacer a algunos masters muy a menudo y no lo considero justo para el grupo. Dándole la vuelta, tampoco es justo librarles de los impedimentos sólo porque los personajes no logren avanzar. Una pequeña ayuda es aceptable, lo demás es hacer de "master mamá".

6.- ¡Lee! P.D. James recomienda leer buena literatura para mejorar nuestro estilo y ampliar el vocabulario. Saber qué palabra usar en el momento preciso puede mejorar mucho la calidad del resultado final. En los juegos de rol también se aprende de todo lo que se lee, sean novelas, módulos o suplementos de reglística. Yo no despreciaría nada, hay que estar abierto tanto a las mejores como a las peores publicaciones. Puede gustarme el trabajo de Monte Cook o puedo odiarlo, pero cualquiera de las dos cosas me enseña algo sobre lo que yo quiero hacer. Primero puedo averiguar por qué está tan bien considerado, luego qué es lo que no me gusta de su obra y finalmente cómo mejorarlo. Puede sonar pretencioso, pero todos intentamos hacer el mejor trabajo posible, ¿no?

7.- ...y escribe. Aunque ella nunca ha sufrido de bloqueo del escritor, es una excepción. Probablemente nosotros no tendremos tanta suerte y un día nos asaltará el terror a la página en blanco. La mejor manera de seguir inspirado es mantenerse activo, y si la aventura o campaña en la que estamos deja de interesarnos, tenemos opciones como crear subtramas o aventuras one-shot con las que distraer la mente, sean para jugar inmediatamente o como ejercicio para no estancarnos. Cambiar de juego o que otra persona haga de master son otras de las alternativas a las que nosotros podemos recurrir y un escritor no.

8.- Sigue una rutina. Casi todos los escritores coinciden en que tener un horario y obligarse a cumplirlo es lo mejor para que el cerebro se ponga en marcha automáticamente y nunca perdamos la fluidez. Otros recomiendan tener un lugar específico en la casa, usar una música determinada, una máquina de escribir, un cuaderno concreto, etc. Se trata en el fondo de organizar un ritual que inconscientemente invoque a las musas y nos haga más fácil llenar un par de páginas diarias. Sobre todo no debemos ver la escritura como una obligación sino como una vocación, nuestra vocación, en la que queremos emplear nuestro tiempo.

9 comentarios:

  1. Buen artículo Roberto, mis saludos una vez más.

    ResponderEliminar
  2. Interesantes Tips..que deberian tomarse en cuenta para armar una buena Historia.Excelente.

    ResponderEliminar
  3. Holasss. Muy bueno el artículo.

    Acabo de estrenar un blog llamado NUESTRA PROPIA HISTORIA
    me gustria mucho que te pasaras y me comentaras, aca te paso el link.

    http://nuestrapropiahistoria.blogspot.com/

    Muchas gracias!!!

    ResponderEliminar
  4. Interesante, trataré de ponerlo en práctica

    ResponderEliminar
  5. Magníficos consejos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. hola....
    muy buenos consejos
    espero sigas escribiendo
    gracias por el espacio.

    ResponderEliminar
  7. Descartes6/10/11 3:08

    Que tal llego un poco tarde? Soy escritor desde los 12 años. desde hoy los seguiré.

    ResponderEliminar
  8. Excelente artículo y bárbaros consejos.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  9. Fantástico artículo, viene de maravilla para los escritores novatos de catorce años como yo.
    Gracias y suerte.

    ResponderEliminar