miércoles, 27 de junio de 2007

Me encanta estos casos en los que la realidad parece ir paralela a la ficción. Desde aquí un pequeño homenaje a la literatura de misterios antárticos: tres genios de la pluma continúan una obra a lo largo de casi cien años.

Un gran número de gigantes y pálidos pájaros blancos volaban continuamente a través del velo, y su grito era el eterno ¡Tekeli-li!...
"La Narración de Arthur Gordon Pym", Edgar Allan Poe, 1838


En cuanto a los pingüinos, impasibles y pesados, no desaparecían cuando yo llegaba. A no ser por el aire estúpido que los caracteriza, se vería uno tentado a dirigirles la palabra, a condición de hablar en su lengua gritona y ensordecedora.
"La Esfinge de los Hielos", Julio Verne, 1897


...aquel bulto blanco pasó con su andar patoso bajo un arco lateral que quedaba a nuestra izquierda para reunirse con los dos congéneres que le habían llamado con sus voces roncas. Pues no era sino un pingüino, aunque gigante, de una especie desconocida mayor que la de los pingüinos conocidos y monstruoso por la combinación de su albinismo con la casi total carencia de ojos. (...) Una vez más llegó a nuestros oídos aquel silbido obsesivo y musical: ¡Tekeli-li! ¡Tekeli-li!
"En las Montañas de la Locura", H.P. Lovecraft, 1931





...dos nuevas especies halladas en el Departamento de Ica, al sur de Perú, que han supuesto toda una sorpresa para los especialistas: el gigantesco Icadyptes salasi, de 1,5 metros de altura, que vivió hace unos 36 millones de años; y el Perudyptes devriese, de unos 76 centímetros y una historia que se remonta 42 millones de años. (...) Los ancestros del 'Perudyptes' parecen haber habitado la Antártida, mientras que los del 'Icadyptes' podrían haberse originado cerca de Nueva Zelanda.
Pingüinos gigantes prehistóricos, El Mundo, 26-06-2007

2 comentarios:

  1. Cuantas cosas sabía HP Lovecraft realmente, poco a poco se iran descubriendo, XD.

    ResponderEliminar
  2. ¿Casualidad? ¿Coincidencia? ¿O ya es otra cosa?

    ResponderEliminar