viernes, 9 de marzo de 2007

Hubo un tiempo en el que un amigo del instituto se lanzó a abrir su propia tienda de juegos de rol, lo que tuvo algunos curiosos efectos colaterales. Uno de ellos fue que al club nos llegaban mazos de todo tipo de juegos de cartas, desde Magic al primer juego de Cthulhu (que creo que se llamaba Mythos), pasando por Kult, NetRunner o Babylon 5. De aquello me quedó un gusto por ese tipo de juegos pero también una aversión... más que nada por el daño que hacían a mi bolsillo y la sensación de que el que más paga es el que mas posibilidades de ganar tiene.

Hace poco quedé con unos amigos y entre los diferentes juegos que trajeron para probar estaba el de cartas de Juego de Tronos (y el Anachronism, y uno sobre hadas, y...). En resumen, que tras una breve explicación de las reglas hicimos una partida que me gustó mucho.

Juego de Tronos, en su versión de cartas coleccionables, es un juego muy variado y muy dinámico. Hasta cierto punto es imprevisible, porque aunque las condiciones de victoria son como en cualquier otro juego (conseguir cierto número de puntos de poder, en este caso), las táctica para lograrlo no pasan únicamente por el enfrentamiento directo. Como descubrí en esa primera partida, se puede estar al final de la clasificacion de poder y darle un vuelco con una táctica agresiva, en un único turno.

Por una parte tenemos las clásicas cartas que dan recursos o provocan efectos, pero ese no es el centro de la trama. Lo verdaderamente importante son los personajes (que supongo seguirán fielmente lo visto en las novelas) y las cartas de planes, que se eligen cada turno y nos dan tanto medios para "reclutar" nuevos personajes como para provocar situaciones especiales. Las cartas tienen un valor de fuerza y símbolos que indican si pueden participar en enfrentamientos militares, de intriga o de poder. Esto unido a la marcada personalidad de cada casa, que condiciona la orientación de su baraja (hacia el subterfugio, la guerra o la obtención de puntos de poder por maniobras "políticas", por ejemplo) hacen muy interesantes los turnos.

Cada jugador tiene que pensar que plan poner en marcha, cómo neutralizar a los personajes del contrario y en que enfrentamientos es más débil, para superarle por ahí. Una vuelta de tuerca más es la opción de hacerlo "multijugador". Es decir, en vez del clásico uno contra uno, nosotros éramos tres, lo que llevaba a situaciones como tener que pensar "ataco a X para que luego Y lo encuentre en una posición más vulnerable en su turno".

Juego de Tronos me pareció bien pensado, dinámico y con muchas posibilidades. Su estructura es muy sencilla pero permite planear tácticas complejas que revolucionan partidas que parecen ya establecidas. Su única pega, que sea coleccionable (aunque a eso no nos obliga nadie) y que por eso mismo algunas cartas parezcan desequilibrar las casas. O mejor dicho, a los jugadores. Estoy a la espera de la próxima partida.

La ilustración que acompaña este artículo pertenece a John Moriarty.

2 comentarios:

  1. El problema quizá del juego es que muy poca gente juega, y para jugar tienes que haberte leído los libros para que te llame la atención. Debe de ser difícil encontrar sitios donde lo vendan y gente contra la que juegar.

    ResponderEliminar
  2. Yo acabo de comprar el juego y realmente es muy bueno.
    Cierto que si has leido los libros el juego gana muchos enteros ya que los personajes son los mismos de las novelas y tienen unos dibujos muy logrados que te meten en la atmosfera del Juego de Tronos completamente. Pero si no los has leido (ya estás tardando...), en una partida se puede aprender a jugar rápidamente y ya te tendrás que aprender las cartas (como en cualquier otro juego).

    Al ser coleccion cerrada (no sé si es el nombre correcto) todo el mundo que compre el juego tendrá las mismas cartas, con lo que optener más copias de la misma carta se hará más o menos complicado unicamente por la ley de oferta y demanda.Todavia no he visto los mazos de expansión que venden para completar el juego básico, pero prometen nuevas cartas con cada pack y algunas del básico que se repetirán.

    Y en cuanto a la acción en sí es muy completa con tres tipos de retos que hacer por turno, títulos que elegir (sólo en partidas de más de 2 jugadores, que enriquecen ENORMEMENTE el juego) y tramas con las que jugar cada turno. Gran parte del exito o fracaso en el juego dependerá de ellas, por lo que la composición de este mazo tendrá mucha importancia en niveles avanzados.

    En mi opinión, le doy un 9 en espera de lo que ofrezcan las ampliaciones. Muy buen juego ;)

    ResponderEliminar