jueves, 27 de abril de 2006

Al empezar esta reseña me he dado cuenta de que la novela de Neal Stephenson comparte algo con el archiconocido best-seller de Dan Brown: ese "código" misterioso que en una es totalmente inventado y en otra es histórico. Enigma, la máquina, es uno de esos elementos de la Historia que estarán siempre rodeados de leyenda, superando a cualquier ficción. Visto esto, ¿hay alguna coincidencia más con "El Código Da Vinci"? La respuesta es... depende.

"Criptonomicón", o al menos su primera entrega, me ha parecido tener la misma vocación de superventas, no sé si intencionalmente o no. Se apoya en un ámbito "oscuro" o poco popular de la realidad, el de la informática, la criptografía y la tecnología en general, igual que Dan Brown usa como excusa la religión. Si echamos la vista atrás, "Fortaleza Digital" es la apuesta de Brown en ese terreno. Por suerte lo que hace Stephenson lo hace bien y consigue tener rasgos de originalidad. Esto queda patente tanto en el estilo como en la estructura: la narración toca todos los géneros posibles, desde el bélico al humor (la vida de uno de los protagonistas en una perdida isla británica es para partirse de risa), y está fragmentada, saltando desde la II Guerra Mundial al presente, alternando entre los miembros de una misma familia, amigos y conocidos.

Las críticas que se le pueden hacer son varias, en primer lugar que los hechos históricos o pseudo-históricos son más interesantes y se narran a un ritmo más vivo que la parafernalia supuestamente hacker que se presenta en la época moderna. Las maniobras empresariales o político-tecnológicas no pueden competir con las misiones secretas de los soldados en Europa y el Pacífico, llenas de apuntes de matemáticas (amenas, vaya sorpresa) y criptografía. Quizá en las siguientes novelas sea diferente, así que tendré que esperar para hacer un juicio completo, pero me da la impresión de que donde Stephenson se documenta o "apoya" en sucesos reales (Alan Turing, Bletchley Park y las misiones derivadas, todo maquillado) consigue más fuerza narrativa. Donde tiene que crear de cero se va por las ramas, haciendo que prácticamente no ocurra nada, rellenando con jerga técnica que por suerte es real y no inventada como la de Star Trek. Aunque viendo el resultado, no sabría decir qué es mejor.

La primera conclusión que se puede sacar es que lo que uno lee en la publicidad de la portada y contraportada de los libros no es nada fiable. No creo que "Criptonomicón" sea "la novela de culto de los hackers" o su autor "el Hemingway de los hackers". Que se puedan reconocer términos concretos los routers, las firmas digitales, sistemas operativos (¿Finux?) no cambia el fondo de todo: que estamos ante un techno-thriller, mejor o peor escrito, pero con sus excusas habituales. A ese nivel usa la informática como Robin Cook usa la medicina en sus novelas, es decir, un bonito telón de fondo que probablemente a alguien que sepa del tema (médico en ese caso, informático en el otro) no le dirá mucho.

Si hay que reconocerle un mérito es el de lograr hacer amena la trama, hasta el punto de que a pesar de sus altibajos no te planteas dejar de leer. Como mínimo para saber en qué queda todo el escenario que el autor va montando a lo largo de más de 500 páginas, y esperando que cumpla las expectativas. Asi que supongo que me quedan un par de reseñas más por hacer, las de los siguientes volúmenes.

2 comentarios:

  1. No paro de leer reseñas del jodido libro. Si al final tendré que comprarmelo :/

    ResponderEliminar
  2. Los siguientes dos libros tambien estan muy bien. Comienza a ser mas interesante la historia en el presente, y aunque en algunos casos pierde algo de credibilidad (el hackeo de uno de los pc's a traves de la pared (no digo como) suena a fantasia) eso no los hace menos interesantes.

    ResponderEliminar