domingo, 4 de septiembre de 2005

No se puede decir que sea una película original, al menos en cuanto al argumento se refiere. Basada en la serie de libros del escritor ruso Sergey Lukyanenko, "Night Watch" narra la confrontación entre las fuerzas de la luz y de la oscuridad, representadas por la Guardia Nocturna y la Guardia Diurna. Otros tópicos como el del Elegido que no sabe que lo es o el antihéroe atormentado también están presentes en una trama que si brilla por algo es por los detalles, más que por el fondo.

La misma historia se puede contar de formas muy diferentes y por suerte el director apostó por jugar a la innovación visual, explicando pocas cosas pero mostrando muchas. De esta forma durante la hora y media escasa que dura la cinta las sorpresas se suceden y uno trata de averiguar constantemente qué está viendo y qué significa. Si en algunos momentos parece que se dejan conceptos en el aire (la Penumbra, por ejemplo) o se pasa página demasiado rápido se puede achacar a la necesidad de condensar en tan pocos minutos un libro bastante extenso. Quizá media hora más de metraje y un guión que diese algunas respuestas habrían mejorado el resultado final.

Lo sobrenatural, encarnado por personajes místicos (los "Otros"), poderes, leyendas y profecías, se presenta aprovechando las posibilidades de los efectos especiales actuales pero sin abusar de ellos. Hay una verdadera voluntad de que la "magia" no se coma la narración y eso se agradece, a pesar de que esté presente continuamente. Las peleas son algo confusas y rodadas de forma efectista y entrecortada (para ahorrar en coreografía, supongo) y en algunos momentos se roza la cutrez del una pelicula para videoclub, pero son momentos aislados que pueden olvidarse con facilidad.

Respecto a cómo la acogerá el público, los fans del género fantástico, en especial jugadores de Vampiro, Mago o similares la disfrutarán más porque hay un cierto aire de familiaridad en todo lo que se cuenta. A un espectador sin ningún conocimiento previo le será mucho más difícil acostumbrarse a la avalancha de situaciones extrañas.

Por último, es importante acudir al cine sabiendo que se trata de la primera parte de una trilogía, asi que si uno se queda con ganas de más (por decirlo de forma optimista) es natural.

2 comentarios:

  1. Uf, a mí me pareció un bodrio infumable, al nivel de grandes clásicos modernos como Mensajero del Infierno (pero sin el caché que añade encabezar el reparto con Chuck Norris, claro).

    No se la recomiendo ni a mi peor enemigo; y no, no estoy de acuerdo a que les vaya a gustar a los fans del WoD.

    ResponderEliminar
  2. Pues a mi si que me gusto, por lo menos esta libre de la sobrecantidad increible y fantabulosa de efectos especiales a los que nos venimos acostumbrando con otros bodrios de Hollywood vease "Underworld".

    ResponderEliminar