lunes, 26 de septiembre de 2005

Inspirada en la leyenda del judío errante y el juego Iron Kingdoms de Privateer Press, la Armadura Errante es una mezcla de engendro mecánico creado para la batalla y criatura mitológica. No está asociada a ninguna ambientación en particular y puede utilizarse en cualquier campaña de fantasía como encuentro aleatorio o motivo para una aventura.

Aunque los detalles de la historia varían según la fuente que se consulte, en la tradición cristiana el "judío errante" se llamaba Catafilo o Cartaphilus y era el portero de Poncio Pilatos, que viendo como llevaban a Jesucristo después de ser juzgado, se impacientó y le empujó echándole del Pretorio. En ese momento recibió una maldición: vagaría como inmortal por toda la eternidad sufriendo penalidades hasta que llegase el fin de los tiempos, momento en el cual podría descansar y morir. A lo largo de toda la historia europea, este personaje ha sido visto en multitud de ocasiones, llegando a prestar testimonio de su situación y sus vivencias, para volver a desaparecer luego.

Como una adaptación del mito al entorno fantástico de ingenios impulsados por vapor, la Armadura Errante es un humanoide mecánico que contiene el espíritu atado de alguien que recibió el mismo tipo de maleficio: vagar constantemente, en un cuerpo aparentemente indestructible pero siempre en agonía. Los soldados rumorearán su presencia por campos de batalla devastados, inclinando la balanza hacia un bando u otro sin razón aparente. No le afectarán las armas mundanas, e incluso cuando parezca haber sido aniquilado reaparecerá en otro lugar para continuar su misión. Erizado de pinchos y fuertemente armado, es una visión terrible para cualquiera que se cruce en su camino. A veces ayudará y otras será una pesadilla. Solo aquellos con el valor suficiente como para seguirle podrán conocer sus secretos... si es que no perecen intentándolo.

Su aspecto puede variar pero no será el de una armadura de combate corriente. De lejos parecerá una especie de maquinaria oxidada de diseño antiguo, con parches, remaches y estandartes raídos surgiendo de su espalda. Fijadas al pecho llevará cinco monedas de cobre, parte de su historia oculta. Al acercarse con tremendos chirridos y aullidos quedarán al descubierto sus fauces por las que brota metal incandescente y sus ojos llenos de furia. Su equipamiento variará dependiendo de lo que haya tenido a mano, pero siempre portará armas tremendamente destructivas. Un contrincante terrorífico casi para cualquiera.

La imagen que acompaña a este artículo pertenece a Stephen Schirle, un excepcional ilustrador cuya página oficial recomiendo visitar.

1 comentarios:

  1. Gran idea esta de la armadura errante, creo que adaptandola un poco quedaria muy bien en 7º Mar; sobreto todo por el juego que puede dar con las armaduras de Drachneisen. Muy interesante...

    ResponderEliminar