viernes, 20 de mayo de 2005

Lo único bueno que saqué de esa hamburguesa cinematográfica que es Van Helsing fue recordar un personaje que hacía tiempo que había olvidado: Solomon Kane, el justiciero y puritano cazador de brujas, salido de la pluma de Robert E. Howard.

Aunque Howard es más conocido por su personaje Conan, las aventuras de Kane también ocuparon centenares de páginas de la revista "Weird Tales". Armado con sus pistolas de chispa, su estoque y su daga, este aventurero del siglo XVI se dedicó a recorrer todo el mundo combatiendo a las fuerzas del Mal. Suele criticarse su personalidad sombría y taciturna, pero no es extraño ese carácter para un héroe oscuro en una misión de Dios.

¿Se inspiraron los guionistas de la película en Solomon Kane para crear a Van Helsing? Es difícil decirlo, pero lo que es evidente es que el personaje interpretado por Hugh Jackman no tiene nada que ver con el Abraham de mismo apellido que se nos presenta en Drácula. Fuesen cuales fuesen sus fuentes, las aprovecharon fatal.

Kane es un gran recurso para usar en una partida de La Llamada de Cthulhu, como salvador de los jugadores en una situación desesperada o como oponente que busca dar caza a lo mismo que ellos, ya sea el lider de una secta o una criatura escondida. La época no importa demasiado, porque siempre es posible adaptarlo, sustituyendo las pistolas de pólvora por revólveres y el mosquete por un rifle. Eso sí, sin perder ni su espada ni su sombrero característicos, si no ya no sería lo mismo.

Por cierto que el autor de la genial ilustracion que acompaña a este texto es Gary Gianni. En su página web tiene ejemplos de su trabajo para otros personajes de Robert E. Howard como Conan o Bran Mak Morn.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada