lunes, 1 de noviembre de 2004

Guerra Zombi

Se estrena "Resident Evil 2: Apocalipsis" y eso me trae a la cabeza una de las discusiones típicas de mi club de rol: ¿qué harías tú en una invasión zombi? ¿Cómo sobrevivirías? ¿Qué armas llevarías? Es un tema interesante, hay juegos enteros y suplementos dedicados al tema, como "All Flesh Must Be Eaten" o "GURPS: Zombietown USA".

Después de ver "Amanecer de los muertos" y "28 días después" hay que aclarar que la invasión zombi sería siempre del tipo "clásico", de los que se mueven lentamente y quieren comerse tu cerebro, nada de muertos vivientes rabiosos corredores de los cien metros lisos. Sobre todo para mantener intactas las dos normas básicas de una película de zombis: aunque no se escondan, hay demasiados para matarlos a todos... y por mucho que corras, ellos poco a poco acabarán alcanzándote.

En América es fácil imaginar el armamento de un posible "cazador de zombis": rifle de precisión, escopeta, M16 para barrerlos del mapa y un afilado machete. Al menos así lo pinta George Romero. Esta filosofía tiene varias pegas, en primer lugar que excepto el rifle de francotirador (para dispararles en la cabeza) y la escopeta (para un daño masivo a corta distancia) el resto no tiene mucho sentido. Un M16 dispara munición demasiado ligera como para detener a un zombi. Como mucho lo dejará tirado en el suelo, donde seguirá arrastrándose hacia tí. Por otro lado el machete probablemente se quedaría atascado al primer golpe asestado en una dura cabeza.

Solución: optar por armamento contundente. Un buen bate de beisbol, a ser posible de aluminio para prevenir roturas inoportunas, una escopeta y un rifle de caza deberían ser suficientes. El bate puede partir un cráneo con facilidad y no es susceptible de quedarse "atrapado". Si se quiere añadir algo para combates cerrados, una pistola o un revolver sería lo adecuado. Aquí hay dos filosofías, o capacidad de cargador o potencia de fuego. Si se usa una pistola corriente, se disponen normalmente de entre diez y quince disparos, pero habrá que confiar en que el calibre ligero haga tanto daño en la cabeza (siempre en la cabeza) como pararlos. La otra opción es un revolver pesado, de calibres .357 o .44, que sin duda causará estragos... pero sólo con seis balas.

Todo esto para defendernos, como equipo ideal. ¿Dónde encontrarlo? Si el lugar de la invasión es EE.UU, como todo el mundo ha visto en las películas hasta los supermercados están hasta los topes de armas y municiones. Y si estás en Texas, más. En un escenario convencional, habría que dar gracias si se puede obtener una escopeta de caza y una pata de mesa que nos haga las veces de garrote.

Por lo tanto, sólo quedará hacer una recomendación: correr, correr y correr. ¿Hacia dónde? Una isla, una base militar, una casa en las montañas... cualquier lugar donde no haya zombis. Difícil, si tenemos en cuenta que ellos no descansan, no comen, no duermen, no les afecta nada y tienen todo el tiempo del mundo para llegar a nosotros. Pero nadie dijo que esto fuese a ser fácil, por algo en inglés llaman al género "survival horror".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada