taller de escritura

Haciendo que tu novela crezca: el método del copo de nieve



El "método del copo de nieve" es una técnica para organizar la escritura de nuestra novela de forma sistemática. Creado por el escritor Randy Ingermanson, consiste, a grandes rasgos, en hacer crecer nuestra historia desde la idea más sencilla hasta el completo desarrollo de escenas. Lo que empieza como una simple frase a modo de sinopsis se va desplegando y rellenando de detalles, de una frase a un párrafo, de un párrafo a varias páginas y de ahí a la lista de escenas principales y los personajes que intervienen en ellas. Al ir de menos a más de forma progresiva resulta un mecanismo especialmente útil si estás atascado, si te planteas la labor literaria como algo basado más en la planificación que en la inspiración o si es la primera vez que te pones a escribir y no sabes por dónde tirar.

Hace años era muy fan de los libros de escritura de guiones de Syd Field y en alguno de ellos ya comentaba alguna técnica parecida, aunque en su caso estaba más dirigida a preparar un borrador preliminar que poder presentar a los grandes estudios de cine. Su consejo era comenzar con una frase que sirviese como sinopsis y ya tuviese gancho, algo que la hiciese diferente y atractiva, pero también fácil de visualizar. La idea de Field era que si no podías resumir el concepto de tu película (en nuestro caso novela) de forma clara y concisa en una frase, difícilmente lograrías interesar a otros. Después se pasaba a un párrafo de cinco líneas, después a tres párrafos y por último a un tratamiento de diez páginas, que según él es lo que se suele mandar a los estudios, porque los productores no tienen ni tiempo ni ganas de leer nada más. En el fondo la esencia es la misma que en el copo de nieve: empezar con algo pequeño e ir ampliando de manera "fractal", como todas esas ramificaciones que se ven en la nieve al microscopio.

El método de Ingermanson es muy exhaustivo y el artículo que le dedica en su blog menciona diez pasos concretos a seguir, pero yo no me preocuparía mucho por ser estricto. Su mayor logro, a mi entender, es haber desmenuzado la tarea de escribir, convirtiéndola en algo lógico, sencillo y fácil de abordar, incluso cuando te ataca el pánico a la hoja en blanco. La clave es la misma que en aquel viejo consejo sobre cómo resolver problemas que parecen imposibles: dividiéndolos en trozos más pequeños con los que sí que puedas, para después ir atacándolos uno por uno.

Hay puntos a destacar en el "copo de nieve" y que sí que merece la pena tener muy presentes mientras escribimos. Por una parte, la atención a los personajes, con sus objetivos y motivaciones. Hallar sus "porqués" nos facilitará mucho las cosas, tanto a la hora de moverlos por las escenas como para encontrar su "voz" en los diálogos. Por otra, el conflicto, entendido como los obstáculos que surgen en la trama, los agentes internos o externos que se oponen y que al final son el motor, o como mínimo lo que genera interés en una historia que si no sería como todas las demás.

Finalmente, algo que hay que agradecer al autor es que dice expresamente que no hay que obsesionarse con hacerlo a la perfección, detallando a todos los protagonistas o creando una lista de escenas impecable a la primera. Siempre va a haber fallos, revisiones e ideas mejores que sustituyan a las primeras que se nos ocurrieron. Al fin y al cabo, todo lo anterior, y el método en sí, es solo una herramienta más para que podamos mantener la mente trabajando y los dedos sobre el teclado. Como autor, eres libre de cambiar o adaptar lo que necesites y lo que te funcione mejor.



Photo by Marc Newberry on Unsplash

6 comentarios:

  1. Pues si, a veces cuando te pones a leer un poco sobre películas míticas, por ejemplo Alien, crees que la hicieron así como está y lo cierto es que a O'Bannon y cía les hicieron trizas el guión (que a su vez había sido rehecho a partir de una idea de O'Bannon)y que a su vez fue alterado por Ridley para acomodarlo a la narrativa y a lo visual de la peli.
    La experiencia de Nanowrimo te enseña un poco de lo que dices, lanzarte desde una frase hasta concluir una protonovela, que luego con feliz o no tan feliz resultado se irá puliendo y agrandando.
    Gracias por la información y los enlaces

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que a veces ponerse a escribir (o a crear algo en general) asusta un poco por eso, porque vemos los productos finales y no el proceso, que siempre comienza con una idea muy sencilla en realidad.

      Eliminar
  2. Lo que mola de ir de menos a más es que siempre tienes algo hecho que puedes dar por cerrado en cierta medida, ya que ampliar por definición nunca tiene fin.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y los juegos de rol se prestan mucho a eso, las aventuras tienden a cobrar vida propia con subtramas y personajes secundarios con los que ir aumentando el mundo.

      Eliminar
  3. Muy buen articulo. Yo hacía algo parecido cuando escribia mis partidas de rol. Después de tener hecha la estructura iba añadiendo o cambiando detalles para hacerla más molona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado. A mí me pasa mucho también, sobre todo cuando retomo aventuras después de un tiempo, que siempre veo cosas donde mejorar o meter cosas nuevas que creo que van a gustar a los jugadores. Y a veces se van por ahí en vez de por la trama principal, jeje.

      Eliminar

| Designed by Colorlib