fantasíahistoria alternativaHorrorama

Aventura: Bring me the Disco King (V)


EL DUQUE PÁLIDO
El Duque Pálido lleva dominando la escena musical y artística de Nueva Nueva York desde hace más de treinta años. Aquellos que recuerdan su llegada dicen que no ha envejecido ni un solo día, a pesar de su intensa actividad social y sus radicales cambios de aspecto y estilo. Alto, bien parecido, de rasgos angulosos y con una sonrisa de tiburón, da la impresión de ser un lánguido aristócrata inglés que ha decidido convertir su vida en una larga exploración del hedonismo. Su última residencia es un estudio de Manhattan donde almacena cuadros, esculturas y fotografías, y ensaya con su grupo de rock. Los sucesivos círculos de protección mágica alrededor del lugar son tan fuertes que provocarán dolor de cabeza a cualquiera que se acerque por primera vez. Aunque el propio Duque no parece estar preocupado por su seguridad, siempre tendrá a su alrededor personas (y criaturas) dispuestas a interponerse ante cualquiera que suponga una amenaza. Si lo hacen voluntariamente o por condicionamientos sobrenaturales, es un misterio.

Nadie puede prever con qué nuevo look sorprenderá el Duque en su siguiente aparición pública, ni cuales serán sus intereses, ya que varían de un día para otro. Tampoco se conocen sus verdaderos poderes, ya que los diferentes relatos sobre él a lo largo de los años describen magia negra, telepatía e incluso cambios de forma. Las únicas constantes son su amor por la música, su dedicación a controlar cada aspecto de la presencia de los seres sobrenaturales en la costa este, y su amistad con Saint John, su mano derecha.

Nota para el Máster: El Duque Pálido está basado en David Bowie, evidentemente, y esa debería ser la referencia en cuanto a su aspecto y comportamiento. Ya sea como elegante gentleman o rockero glam, transmite un aura de misterio y maquiavélico carisma. Para el público en general es un excéntrico espíritu creativo y todavía no se han percatado de su peculiar longevidad. Si es interrogado directamente negará cualquier implicación en conspiraciones o actos delictivos.

SAINT JOHN Y LA SECTA STARCHILD
El hombre de confianza del Duque Blanco y quien evita que se manche las manos es Saint John, al que casi se podría considerar su oscura sombra. Con el pelo largo hasta los hombros, a diferencia de él viste siempre con los mismos vaqueros negros y chaqueta de cuero del mismo color. Su rasgo distintivo son las gafas de espejo de estilo aviador, que solo se quita cuando utiliza sus poderes de control mental. Su presencia en Nueva Nueva York es mucho más reciente, solo los últimos diez años, pero se ha ganado con rapidez la fama de salvaje e imprevisible.

Su proyecto personal es Starchild, una granja comunal escondida en el parque estatal de Harriman, a 50 km al norte de la ciudad. Aunque oficialmente se publicita como un "retiro de meditación y encuentro con la naturaleza" para un selecto grupo de elegidos, los rumores dicen que se trata de una secta... o algo peor. La realidad es que Saint John lleva allí a aquellos que el Duque considera que tienen potencial, hombres y mujeres, pero en especial niños, que hayan demostrado poderes fuera de lo habitual.

Si en el caso anterior la inspiración era Bowie, en este la imagen sería un Jim Morrison siniestro y perturbador, que disfruta jugando con la mente de sus víctimas y acallando a todo el que suponga un obstáculo para el Duque.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

| Designed by Colorlib