31 dic. 2019

31.12.19
2

En unas fechas tan señaladas, nada mejor que algo de terror para animar las aburridas veladas familiares. Inspirada en el clásico villancico navideño, esta aventura da un sentido nuevo a su inocente letra… al menos en apariencia. Os recuerdo que Horrorama es un juego de rol que se puede descargar gratuitamente desde esta misma web. Que lo disfrutéis.


Horrorama - El juego de rol para los fans del slasher y el terror (ZIP, 5.9 MB)
Hojas de Personaje (ZIP, 350 kB)


SANTA CLAUS IS COMING TO TOWN

La Navidad ha llegado a Spring Falls y las calles están llenas de luces y música. Ha pasado un año desde el desafortunado accidente de Rory Callahan y todo el mundo parece haberlo superado y olvidado. Vestido con el traje de Santa Claus que usaba en su trabajo en el centro comercial, se precipitó al río tras tropezar mientras volvía a su casa en Nochebuena. No hubo testigos, solo el saco con regalos que quedó junto a la barandilla del puente dio alguna pista de lo sucedido. A pesar de que se dragaron parte de la presa y el pantano, su cuerpo nunca fue encontrado. Al funeral en su memoria acudieron la mayoría de sus compañeros de clase, pero cuando las velas se apagaron y el tiempo pasó, su recuerdo se desvaneció con rapidez.

You better watch out   
You better not cry   
Better not pout   
I'm telling you why   
Santa Claus is coming to town   
He's making a list   
And checking it twice;   
Gonna find out Who's naughty and nice   
Santa Claus is coming to town   
He sees you when you're sleeping   
He knows when you're awake   
He knows if you've been bad or good   
So be good for goodness sake!   
O! You better watch out!   
You better not cry   
Better not pout   
I'm telling you why   
Santa Claus is coming to town   
Santa Claus is coming to town
-
Será mejor que tengas cuidado
Será mejor que no llores
Mejor que no hagas pucheros
Te diré por qué
Santa Claus viene a la ciudad
Está haciendo una lista
Y comprobándola dos veces
Descubrirá quién ha sido travieso y quién no
Santa Claus viene a la ciudad
Te ve mientras duermes
Sabe cuándo estás despierto
Sabe si has sido bueno o malo
¡Así que pórtate bien, por amor de Dios!
¡Oh! ¡Será mejor que tengas cuidado!
Será mejor que no llores
Mejor que no hagas pucheros
Santa Claus viene a la ciudad
Santa Claus viene a la ciudad

LA VERDADERA HISTORIA

Lo que solo unos pocos saben es que la muerte de Rory no fue accidental. Mientras regresaba caminando por su ruta de siempre, se topó con varios chicos de su instituto conduciendo a gran velocidad por la carretera. Se dedicaban a su pasatiempo preferido: beber cerveza, arrancar señales de tráfico y golpear buzones con bates de béisbol. Cuando las luces de los faros le iluminaron, se dieron cuenta de que había un testigo de sus andanzas. No les apetecía que se fuese de la lengua y les metiese en problemas con el sheriff, así que decidieron asustarle.

Haciendo chirriar las ruedas, aceleraron y persiguieron a Rory, que corrió tan rápido como pudo, tratando de llegar al otro lado del puente. Los gritos de los pasajeros del asiento de atrás para que le dejasen en paz no sirvieron de nada. Únicamente querían meterle el miedo en el cuerpo… pero al llegar a su altura, el bate de béisbol golpeó al chico con más fuerza de la que esperaban, haciéndole girar sobre sí mismo y caer por encima de la barandilla. Cuando salieron del coche para mirar, le vieron agitando los brazos antes de desaparecer en las aguas negras. Asustados por si les culpaban de aquello, arrancaron y se marcharon sin avisar a nadie para que le socorriese.

Lo que el conductor y su copiloto nunca contaron a sus amigos fue que visitar aquella carretera no fue casualidad. Fue el alcalde del pueblo, Richard Masterson, quien les dijo dónde podían encontrar a Rory, y les pagó cien dólares a cada uno para que le asustasen. Masterson había descubierto que el chico estaba interesado en su hija Sarah Jean y quería darle una lección por atreverse a poner los ojos sobre ella. No imaginaba que las cosas se les irían de las manos y le tirarían por el puente. Sin embargo la noticia de su desaparición no le quitó demasiado el sueño.

UN AÑO DESPUÉS...
Troy McIntire regresaba a su casa en Nochebuena con un pack de seis cervezas bajo el brazo. Odiaba aquellas fechas, en especial porque le recordaban aquel incidente del puente, hacía un año. Él no había tenido la culpa, ese chaval vestido de Santa tendría que haberse metido en sus asuntos. Todo el mundo sabía que los que se mezclaban con la hija del alcalde acababan mal. Es cierto que él le había golpeado con el bate, pero… ¿cómo iba a saber que esa barandilla estaba floja?

En ese momento un “ho ho ho” acompañado por una campanilla y una extraña música navideña sonaron a lo lejos. Miró alrededor y apretó el paso. Su barrio era solitario y mal iluminado, de casas baratas de una sola planta. Allí la Navidad se celebraba sin luces ni Santa Claus en las calles.

Al doblar la esquina, chocó de frente con una barriga hinchada, envuelta en un sucio traje rojo. El olor a cieno y descomposición le provocaron una arcada. Alzó la vista hacia la barba sucia y llena de musgo. No tuvo tiempo para preocuparse, porque un intenso dolor le hizo mirar hacia abajo, donde el filo de un machete oxidado se enterraba en su abdomen. “Has sido un niño muy malo, Troy”, dijo una voz gorgoteante.

NIÑOS BUENOS Y NIÑOS MALOS
Los protagonistas elegirán a quiénes interpretan (dos o tres fichas cada uno, como mínimo, porque van a caer con rapidez), pueden ser una mezcla de personajes del pueblo o recién llegados, periodistas de la gran ciudad que han venido a investigar el caso por su aniversario, el sheriff —que nunca se ha creído la versión del accidente, menos aún ahora que Troy McIntire ha desaparecido—, la directora del instituto, el bibliotecario local… Puede que incluso algunos de los que viajaban en el coche aquella noche. La única excepción es Jeoffrey Thombs, el conductor, y el único que sabe ahora del trato con el alcalde (el máster debería retrasar su muerte para que los jugadores puedan localizarle e interrogarle). Algunos merecerán morir más que otros, pero todos estarán en peligro. El máster debe recordar que en Horrorama es habitual perder personajes de formas horribles y no tener reparo en dejar un buen rastro de cadáveres.

ACABANDO CON LA MALDICIÓN
No hay una forma fácil de detener a Santa Claus. Aunque sea derrotado es muy posible que regrese de la muerte y siga matando, primero a los implicados directamente en su asesinato, después a los miembros de sus familias, uno por uno, y por supuesto, a cualquiera que se interponga en su camino. Los cuerpos se encontrarán sentados en los sofás de sus casas, colgados como macabros adornos de la fachada o envueltos como regalos al pie de los árboles, todos con un signo común: estarán decapitados y a su lado estará escrita con sangre la palabra “travieso”. Todo acabará la mañana de Navidad… pero resistir hasta entonces no garantiza la salvación: al año siguiente, Santa regresará para continuar donde lo dejó.

Es fácil deducir que es Rory quien está detrás de todo. Pueden suponer que es alguien que conoce el secreto y está haciendo justicia, pero cada vez quedarán más claros los aspectos sobrenaturales del caso. Si los protagonistas interrogan a suficientes personas pueden descubrir sus sentimientos por Sarah Jean, y obtendrán una pista más si registran su antigua taquilla en el centro comercial, ya que esconde una carta de amor que nunca llegó a enviar. La destinataria sólo está identificada por la inicial S en el sobre. Si descubren quién es y se la hacen llegar, Santa Claus desaparecerá… ¿para siempre?

AMENAZAS
Santa Claus (Rory Callahan, fallecido): Con la barba sucia y los ojos amarillentos, la piel grisácea, hinchado y con olor a putrefacción, tiene el aspecto de haber pasado sumergido en un pantano mucho tiempo. Vestido con un ajado traje rojo, siempre húmedo y cubierto de musgo, perseguirá a todos los que él considere “malos” dejando un rastro de pisadas cenagosas. Arrastra una bolsa roja llena con varias cabezas decapitadas. Usará cualquier método a su alcance para acabar con sus víctimas, con preferencia por las armas de filo y las muertes sangrientas y truculentas.
FIS 7 MEN 3 PER 1, Drama 3
Ataques: Cuchillo (Herida Leve), Machete (Herida Seria)
Especial: +1 a Drama por cada víctima. +1 a Drama por cada muerte especialmente gore o creativa. Puede sacrificar un punto de Drama para regresar de la muerte o aparecer en un lugar inesperado. Las armas normales sólo le hacen heridas de tipo Rasguño, salvo si está en contacto con el agua.


Photo by Filip Mroz on Unsplash

2 comentarios:

  1. Otro comentario que se me borró. Felicidades por el módulo Horrorama navideño... pero he de reconocer que lo mejor es lo de la letra. Me he muerto de risa, en el contexto de este módulo es verdaderamente terrorífica. Te juro que jamás la podré volver a ver como un simpático "jingle" XD Genial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te guste, Navidad siempre es una época perfecta para el terror...

      Eliminar