viernes, 25 de mayo de 2018


Era principios de los 90 y en el club de rol de mi barrio nos reuníamos cada fin de semana una veintena larga de chavales, de entre quince y dieciocho años. AD&D, Runequest y La Llamada de Cthulhu eran los juegos más populares. Vampiro: La Mascarada acababa de llegar a las tiendas y todavía no sabíamos lo que era Magic: The Gathering. Cuando empezamos éramos todo chicos, salvo una excepción. La única chica llegó casi en la inauguración, rellenó el pequeño cuestionario para saber qué ambientaciones le interesaban, y si sólo jugaba o también dirigía, y se unió a un grupo.

Nunca pensé en el rol como una actividad masculina, lo único que tenía claro es que era minoritaria. No me extrañaba ver a una chica allí, ni siquiera le dediqué dos segundos a pensarlo. Creía firmemente que una afición con tantas posibilidades debía ser compartida, así que cuanta más gente, mejor. Sin embargo los prejuicios calan antes de lo que uno cree y mis compañeros ya tenían otras ideas.

Ella era la “rara”, un término bastante irónico cuando cada uno de nosotros era un pequeño monstruito, más maniático y particular que el anterior. Con esa excusa comenzó una guerra solapada, encubierta como broma recurrente. Sus personajes se saboteaban y cosas como asesinar a sus mascotas o familiares (ella tenía predilección por las clases que llevaban animales) se convirtieron en algo habitual. Podría disculparlo diciendo que era la forma de jugar de unos críos o que todos pasamos por cosas similares, pero no era cierto. Éramos lo bastante maduros (o mínimamente maduros) como para interpretar personajes en aventuras complejas y dramáticas, los másters despóticos nos molestaban y exigíamos un respeto para nosotros y nuestros PJs. Por mi parte sabía que lo que hacían estaba mal, igual que lo sé ahora. Todos lo sabían. No hay excusa.

Pensándolo con frialdad, creo que nunca tuve dudas: tanto el hecho de considerarla rara, como el trato que se le daba, venía motivado porque era una chica. La mejor prueba era comparar el trato entre el resto de jugadores masculinos. Ni los que vinieron detrás ni ningún otro miembro del club tuvo que soportar las mismas pullas que ella. Podía haber alguna broma ocasional, pero nada sistemático. Nadie habría soportado que se le pusiese zancadillas constantemente o que se menospreciase a sus personajes. Algo así habría derivado en una discusión abierta, o si eras de los que preferían evitar el enfrentamiento, te habrías marchado, sin más. Para qué seguir en un lugar en el que te hacen sentir extraño y te dejan claro que no eres bien recibido.

Y esa es la conclusión final. Aquella chica dejó de venir, quizá por esos motivos, quizá por otros. Desde luego, los juegos de rol no fueron para ella sinónimo de diversión, al menos no como para el resto, y no creo que el recuerdo que le haya quedado sea igual de bueno. En el fondo deseo que encontrase, o montase por su cuenta, un grupo mejor y pudiese disfrutar de la afición como debe ser. Personalmente me arrepiento de haberme dado cuenta tan tarde de todo esto.

Sin embargo lo más triste de todo no es eso. Lo peor es abrir las redes sociales, veinticinco años después, y ver cómo a día de hoy siguen campando a sus anchas los mismos engendros adolescentes (y no tan adolescentes), machistas repartidores de carnets en sus respectivas aficiones o trabajos: videojuegos, rol, informática. Poniendo etiquetas y haciendo sentir incómodas o no bienvenidas a personas que sólo quieren dedicarse a lo mismo que ellos, lo que les gusta, sin que les molesten. No sé si es porque cuesta evolucionar o por otra explicación, la más simple: que una generación adoctrina a la siguiente y que si fuiste un crío inseguro y con prejuicios, vas a educar a críos inseguros y con prejuicios, más preocupados por señalar diferencias y usarlas como arma que por encontrar puntos en común.

Creo ya va siendo hora de superarlo, porque es lo correcto y para no sentir vergüenza de nosotros mismos dentro de un tiempo. Respeto, igualdad, tolerancia. Lo mismo que esperas para ti, para otros. No es tan difícil.


Este artículo está dedicado a Tatiana. Gracias por invitarme a un café.
Si te gusta el contenido de este blog, tú también puedes hacerlo:
Buy Me a Coffee at ko-fi.com

2 comentarios:

  1. En el nuestro tenemos a dos chicas y son como todos los demás. Además, no toleraríamos lo contrario.

    No obstante, entiendo que esa situación pueda darse con facilidad, quedan unos cuantos cavernícolas anancefálicos que piensan que el rol es un feudo de hombres. No me he topado nunca con ninguno, por suerte.

    ResponderEliminar
  2. Yo también me avergüenzo del trato que en su día dimos a algunas chicas que quisieron compartir la afición. Pero en nuestro caso sí puedo achacarlo al tema madurativo; teníamos catorce años, experiencia limitada, situaciones complicadas en algunos casos, y nos comportamos como auténticos idiotas. Lo deploro.

    ResponderEliminar