viernes, 22 de julio de 2016


Rescato un artículo de hace ¡diez años! que cobra nueva actualidad. Es interesante ver cómo han evolucionado las cosas, cómo algunas propuestas y tecnologías han quedado obsoletas y otras han sido ampliadas o mejoradas.


Con el auge de los dispositivos móviles, sean teléfonos, PDAs, consolas o GPSs ha aparecido un nuevo tipo de juego, denominado "location based" o basado en la posición del sujeto, que lleva a un nuevo nivel el concepto de "en vivo".

A grandes rasgos, un juego "location based" consistiría, por ejemplo, en un juego de rol en el que la posición del protagonista en el mundo simulado vendría determinada por la posición del jugador en el mundo real. La escena más o menos sería así: saldríamos de casa hacia la parada del autobús, y al llegar allí encenderíamos nuestra consola o PDA. Al abrir el juego, descubriríamos la imagen del mundo ficticio "superpuesto" al que estemos realmente. Cada paso que demos en una u otra dirección nos acercaría a diferentes tesoros, monstruos, objetivos e incluso otros jugadores que estén en ese momento en las cercanías. Todo gracias a la magia del GPS (y similares).

La primera noticia que tuve de este tipo de juegos fue a través de un articulo en Wired en el que comentaban cómo en Japón y luego en Europa se habían hecho populares ciertas "cazas del tesoro" vía móvil, que no eran estrictamente RPGs pero compartían algunos elementos. Los jugadores paseaban tranquilamente por calles y plazas, echando un vistazo de vez en cuando a sus teléfonos, hasta que descubrían algún objeto sobre el mapa virtual que mostraban sus terminales. Entonces dejaban lo que estuviesen haciendo y seguían la señal. El jugador o equipo que llegase antes añadía el tesoro a su colección.

A nivel de juegos de rol, las posibilidades de los "location based" son muy interesantes. Empezando por la posibilidad de llevar una hoja de personaje "virtual" siempre encima, y "activa", que es lo más importante. Mientras el GPS, 3G o GPRS esté activado, podremos visualizar en que parte del mundo de juego estamos y movernos para explorar los lugares que indiquen nuestros objetivos... u otros cualquiera que pensemos que oculten algún secreto. Interactuar con otros jugadores que se crucen en nuestro camino (al estilo de lo que ya hace actualmente la Nintendo DS), comprar y vender objetos que recolectemos en "tiendas" virtuales situadas en puntos de reunión preestablecidos, convertir nuestra casa en un refugio defendido, con PNJs cumpliendo funciones rutinarias, quedar entre varios amigos para recorrer un territorio especialmente peligroso... el abanico es muy amplio.

La necesidad de moverse, sea de la forma que sea, añade un nuevo desafío y responde una pregunta habitual sobre los sistemas de realidad virtual: ¿cómo representar el movimiento en 3D de un jugador inmóvil, sin recurrir a los cursores o al típico joystick? La solución es la más directa, obligándole a que se mueva realmente. Puede parecer una limitación (evidentemente no se puede llegar a todas partes), pero ¿a quién no le gustaría sacar su móvil, conectarse y ver a qué parte del mundo de juego paralelo le han llevado sus pasos?


Google Maps puede ser una manera rápida y sencilla de implementar un "mundo paralelo" de este tipo. Por un lado está la posibilidad de marcar lugares a través de las coordenadas que le suministremos (que suministraría el GPS), además de incluir "fichas" informativas en puntos concretos. Localizaciones, PNJs, monstruos, artefactos mágicos... todo lo que queramos que encuentre el jugador, porque las posibilidades son infinitas. En vez del mapa de nuestra ciudad, el zoom y la visualización se podría hacer desde un mapa realista (si lo que queremos es un juego de rol sobre las legiones romanas en el siglo I, por ejemplo) o un mapa pixelado al estilo Final Fantasy de SNES (para juegos de esa temática).

Como proyecto es muy interesante, aunque choca con varios problemas: el primero que el porcentaje de jugadores con un GPS encima es muy reducido, al menos en Europa. En años próximos esto puede cambiar. Otra alternativa sería recurrir a la localización a través de los móviles con tecnología 3G, algo que ya se hace hoy en día para ofrecer servicios como hoteles cercanos, etc. Una solución "low-tech" sería usar una interfaz tipo Google Maps, online, pero sin GPS... aunque entonces estaríamos hablando de otro tipo de juego más convencional.

Salvando las dificultades técnicas, crear el mapeado y hacerlo interesante, con localizaciones y eventos en muchos lugares, es laborioso. Si nos quedamos en una ciudad ya estamos hablando de miles de calles y a medida que el número de jugadores crece, los requerimientos de horizontes nuevos que investigar y tramas que resolver se volverían aún mayores. No se trata de saturar con contenido, y que en cada portal haya un encuentro aleatorio, pero como mínimo cada barrio tiene que contener media docena de posiciones que merezca la pena visitar, renovadas con el tiempo.

Una apuesta ambiciosa para quien decidiese desarrollarla, no cabe duda.

Y ya sabemos lo que ha pasado, teléfonos con GPS por defecto, conexiones de alta velocidad, Ingress, Pokemon GO... así que ¿para cuándo un Dungeons & Dragons GO o un Final Fantasy GO?

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada