viernes, 18 de diciembre de 2015

 

Es difícil hablar de forma imparcial de Star Wars, sobre todo por la carga de nostalgia que arrastra la saga galáctica. Han pasado casi cuarenta años desde el estreno la película original, una reinvención de las historias clásicas de caballeros y princesas que ha logrado extender su influencia por todos los aspectos de nuestra cultura popular. La Guerra de las Galaxias y sus continuaciones se han establecido de forma definitiva en el imaginario colectivo y han definido en gran medida cómo se hace cine en nuestros días.

(En esta reseña no hablaré de la trama del Episodio VII, sólo de las impresiones que me ha transmitido, así que es de esperar que esté libre de spoilers.)

Era complicado restaurar la credibilidad de Star Wars después de años siendo maltratada por su propio creador. Las continuas reediciones para exprimir la gallina de los huevos de oro, sumadas a las olvidables precuelas, habían dejado muy maltrecha su leyenda. Los aficionados pedían algo con un mínimo de dignidad, una historia que devolviese el aura de maravilla y aventura que destilaba la trilogía original. Era difícil imaginar que los encargados de hacerlo iban a ser Disney y J. J. Abrams, artífice del resurgimiento de Star Trek.


Si algo se puede asegurar al salir de ver El Despertar de la Fuerza es que todo está ahí. El universo, las naves, los protagonistas, los enemigos, todo ha vuelto a cobrar vida. Y lo que es más importante, esos elementos se entrelazan, como antaño, en una trama que nos arrastra y nos hace soñar, una historia de búsquedas y persecuciones, peleas y batallas espectaculares. Un viaje que realizaremos codo con codo con personajes que nos divertirán, nos emocionarán y sobre todo, nos importarán.

Nada es perfecto, desde luego. Beber de los clásicos -u homenajearlos- tiene sus ventajas y sus peligros. Era difícil que este Episodio VII, que intenta de alguna forma volver a los inicios, no se parezca a sus referentes. Habrá que esperar a las siguientes entregas para encontrar novedad y giros más originales. Me parece normal dar tiempo a esta trilogía que acaba de arrancar para forjar su propia personalidad.



Dejando eso de lado, puedo decir que la película se me hizo corta, lo cual siempre es buena señal. Dos horas y cuarto en las que disfrutamos conociendo a nuevos héroes, reencontrándonos con viejos amigos y descubriendo a qué retos tendrán que enfrentarse. También me dio la sensación de estar cuidada hasta el más pequeño detalle. Se nota que Abrams es otro fan más, que conoce el código y sabe lo que esperamos, pero además le aporta al conjunto su maestría de artesano del celuloide. Sin entrar en detalles, me gustaron especialmente el desarrollo de personajes, definidos con unas pocas pero significativas pinceladas, y la grandiosidad de algunos entornos en los que se mueven.

Como resumen y para no extenderme más, diré que salí del cine con una sonrisa. Y hoy por hoy eso ya es bastante. ¿Algo negativo? Lo larga que se va a hacer la espera hasta la siguiente.

¡Id a verla ya!

6 comentarios:

  1. A mi me pareció una película de notable alto incluso sin tener en cuenta el componente nostalgico. Me ha hecho sentir cosas que no revivía en un cine desde la Comunidad del Anillo... un PELICULÓN con mayusculas, donde todo encaja donde tiene que encajar.

    Y que te deja con el mono de star wars a niveles galacticos...

    ResponderEliminar
  2. A mi me pareció una película de notable alto incluso sin tener en cuenta el componente nostalgico. Me ha hecho sentir cosas que no revivía en un cine desde la Comunidad del Anillo... un PELICULÓN con mayusculas, donde todo encaja donde tiene que encajar.

    Y que te deja con el mono de star wars a niveles galacticos...

    ResponderEliminar
  3. Para mí es un 6. Creo que se vuelve a respirar el aroma del SW original y eso hay que celebrarlo pero también creo que JJ y Disney se han visto con un legado muy pesado.

    El exceso de guiños a las pelis originales para contentar a los fans ha hecho que la peli carezca de una historia profunda y sólida. Pasan demasiadas cosas en demasiado poco tiempo y, como digo, el exceso de guiños parece forzado y en algunos casos es cansino. En esta película hay material para otra trilogía por lo menos.

    Eso sí, los personajes me parecen bien llevados y son carismáticos y creo que todo lo que hace especial a SW está en la película y estará en las siguientes.

    Espero que se quiten los complejos para las próximas películas y cuando lo consigan creo que harán un gran trabajo. Necesitan poder desarrollar más la historia, el exceso de "eventos importantes" hace que no te acabes de meter demasiado en una subtrama antes de que salte a la siguiente. A mí no me ha causado el efecto Wow o dejarme pegado al asiento como sí lo hizo Star Trek, El Caballero Oscuro o El Señor de los Anillos. Pero creo que las siguientes lo conseguirán.

    ResponderEliminar
  4. Completamente de acuerdo con el post, yo tuve las mismas sensaciones. Un peliculón, y que está *todo lo bien* que puede estar algo con ese legado.

    ResponderEliminar
  5. A ver... Si, pero no.
    A esto de media película, se me fue cayendo el velo. Rei mola. Finn va a rastras de los aconcecimientos, sin tener muy claro que pinta ahí. Poe aparece... Poco (no entro en detalles por si spoileo algo), Phasma parece un cameo y Kylo Ren no está a la altura.

    Por lo demás, hay muchas cosas que parecen copypasteadas de la trilogía clásica.
    Sin embargo, el formato será una trilogía, así que, considerando esta peli como un "Hola, hemos vuelto. Se acabó la basura de midiclorianos y gente hablando sentada durante una hora de metraje, vamos a considerar esta peli como un borrón y cuenta nueva", lo acepto encantado.

    Aún así, quiero volverla a ver y sacar conclusiones en profundidad.

    ResponderEliminar
  6. Salí contento, pero mucho de lo bueno de esta secuela sale de lo decepcionante de las anteriores. El desarrollo de personajes no me parece muy bueno, en general, y mas teniendo 2h30m para hacerlo. De todos Rey es el unico que para mi aguanta el tipo, aunque solo eso. Por otra parte, bien por el fin de los midiclorianos y mal, pero que muy mal, la fuerza fast food. Abrams cumplió en lo visual, pero el guión me pareció muy malo. Pero quien hace ascos a un charco despues del desierto que hemos atravesado. A ver las siguiente.

    ResponderEliminar