jueves, 19 de noviembre de 2015

A menudo suelo recomendar programas para dibujar los mapas de nuestros juegos de rol. Lo cierto es que a día de hoy aplicaciones como Dundjinni o Campaign Cartographer proporcionan unos resultados espectaculares y de calidad prácticamente profesional. Sin embargo hay momentos en los que la solución artesanal, la que empieza con lápiz y papel, es la mejor: más rápida, más sencilla o simplemente más satisfactoria.

El siguiente ejemplo pertenece a los borradores de Motel Moonlight. La primera imagen corresponde al boceto a lápiz. Las pruebas para realizar los túneles en "estilo Dyson" no me convencieron, así que opté por representar las paredes de manera más sobria.


Otra opción habría sido dibujar el mapa directamente con tableta gráfica. En Linux la herramienta ideal para ello es MyPaint, que incluye pinceles de estilo rotulador que ofrecen resultados muy interesantes. Sin embargo hace falta práctica para que el trazo sea natural así que opté por dibujar, escanear y rotular a la manera tradicional.


El siguiente paso fue convertir el dibujo a formato vectorial, un proceso casi automático con Inkscape. Luego importé la imagen en GIMP, donde corregí los errores, cambié el tono para simular el de la tinta de bolígrafo y la situé sobre una servilleta para que diese la impresión de ser el plano dibujado por un superviviente. A falta de incluir la leyenda, estoy bastante satisfecho con el resultado.

 

2 comentarios:

  1. La verdad es que se pueden hacer cosas increibles con el software, pero si no le das un toque analógico, siempre parece menos "bueno".
    Gracias por el material que aportas.
    ¿se sabe para cuando el parto?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La maquetación me está llevando esta vez más tiempo de lo previsto, pero confío en publicarlo el mes que viene.

      Eliminar