lunes, 10 de agosto de 2015

El año es el 3015 y sabemos cómo crear y adaptar vida para encontrar otras localizaciones en otros entornos planetarios. Nuestros ordenadores son biomoleculares, nuestras memorias son moleculares. Ya tenemos la habilidad de implantar electrónica en nuestros cerebros de forma directa. Nos comunicamos a través del pensamiento. 
La habilidad de crear sistemas sensoriales artificiales se ampliará por supuesto dentro de los próximos mil años para incluir implantes oculares, implantes en la espina dorsal, exoesqueletos, nanobots, que pueden recorrer tu cuerpo y detectar y corregir problemas genéticos. Esto será completamente normal, se hará de forma natural. 
Sin duda el hombre habrá desarrollado habilidades extrahumanas para que, si tienes que adaptarte a un ambiente que no soporta nuestra idea de vida biológica, puedas hacerlo. 
(…) 
La tecnología avanza, no se diferencia de la magia. Imagina que alguien del año 1015 aterrizara en el mundo de 2015. Quizá nosotros aterrizando en el mundo de 3015. Creo que no reconoceríamos esa realidad. No reconoceríamos ese mundo. Las formas y ambientes sociales de ese momento serían imposibles de imaginar.

- Vint Cerf, extracto de "La conectividad permanente, el siguiente paso de la evolución humana"

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada