miércoles, 6 de mayo de 2015


Blake Snyder posee el dudoso honor de ser el autor del guión de ¡Alto! O mi madre dispara. Si hacemos caso de su biografía, lo vendió en su día por 500.000 dólares, así que al menos para él la película fue un éxito. Al margen de lo anterior, Snyder también era (falleció en 2009) uno de los guionistas más reconocidos de Hollywood, profesor de seminarios sobre la materia con varios libros a sus espaldas. El que hoy nos ocupa es su obra más conocida y éxito de ventas en Amazon.

Salva al gato es un título que sigue la estela de los manuales Syd Field y está dirigido a aquellos guionistas que buscan adaptarse a la fórmula imperante en Hollywood. De forma amena y con abundantes ejemplos, Snyder salta a lo largo de sus 250 páginas por los temas clave a la hora de enfrentarse a la escritura para la gran pantalla. Al final la conclusión que podemos extraer es que Salva al gato es un resumen de lo mejor y lo peor del cine de hoy.

En la parte positiva nos encontramos con consejos muy válidos sobre definir el tema, dar entidad al personaje y orientar el desarrollo de la trama. También hay trucos útiles (a menudo con nombres desternillantes) para reconocer y corregir los puntos flacos de nuestra obra. Todo ello tratado con un enfoque práctico y el número justo de tecnicismos. Son estos capítulos los que hacen que el libro merezca la pena y pueda convertirse en un material de referencia recomendable.

Por desgracia el libro también tiene un lado oscuro, las secciones dedicadas a estructura y planificación de escenas, la infame hoja de tiempos y el tablero de trabajo. Snyder reconoce que lo que le interesa es escribir películas que funcionen bien en taquilla (mejor Miss Agente Especial que Memento, según él) por tanto es lógico que lo que nos ofrezca sea una fórmula a seguir, a ser posible página a página y minuto a minuto. Hay un lugar para cada giro argumental y cada cambio de ritmo, y mejor no salirse de ahí. Esta filosofía, quizá una versión exagerada de la que hace años defendía Field, en El libro del guión, podría parecernos muy limitada y reñida con la libertad narrativa. Sin embargo, si echamos un vistazo a la cartelera de las últimas décadas, comprobaremos que es una forma de pensar muy extendida.

Es tentador culpar a Blake Snyder y su gato de la avalancha de películas (y series) clónicas a la que nos enfrentamos, con sus tramas predecibles, sus personajes de cartón y sus crisis que ocurren siempre en el mismo minuto. Sin embargo él sólo nos ofrece las herramientas, es decisión de cada uno usarlas de forma creativa o no. Lo realmente preocupante es que la industria se haya convencido a sí misma de que las cosas sólo se pueden contar de una manera y haya que plegarse a ello para poder comer.

En cualquier caso, a pesar de todo sigue siendo una lectura interesante para cualquier que se dedique a esto.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada