miércoles, 1 de abril de 2015


...y a cualquier otro gobernante que considere a los libros como una amenaza: entiendo que vean a la gente con cerebros formados en la lectura como un peligro. Sin duda prefieren una audiencia que vea y oiga lo justo, que hable menos todavía y ejerza su derecho a voto de manera automática cada cuatro años. O mejor aún, que no lo hagan en absoluto, sino que se limiten a ir a sus trabajos, permanecer en sus casas y pagar sus impuestos cuando les toque. No hay mayor sueño para un político que un mar infinito de conciencias embotadas.

Las páginas de los libros, por suerte, encierran un virus imparable. Su infección crea personas con criterio y capacidad de decidir, que ponen en duda las cosas y no se tragan las mentiras sin rechistar. No me extraña que les den miedo.

Fuente de la noticia original: Missouri Governor Nixon is Putting Libraries in Peril

1 comentarios:

  1. Por desgracia prohibir las bibliotecas públicas o lo que sea que quiera hacer el gobernador, es la puntilla, ¿cuanta gente va a una biblioteca pública hoy en día?¿escolares en actividades lúdicas con canta juegos?... El peligro de verdad es el no pensar, y no interesarte en saber para pensar, y no saber discutir para poner en riesgo tus convicciones y pensar... El gobernador solo es la pustula, el hedor inquietante, pero el mal está dentro, trabajndo día a día, sin descanso... y nos gusta.

    ResponderEliminar