martes, 18 de junio de 2013


La ciencia ficción, ya sea literaria, cinematográfica o televisiva, tiene infinidad de variantes. Abundan los futuros grises, deprimentes o directamente post-apocalípticos y en la mayoría la raza humana no queda nada bien. Dejando de lado el deterioro social, el encuentro de los seres humanos con los alienígenas suele ser violento y nuestros problemas de racismo y xenofobia, ya de por sí preocupantes a pie de calle, se multiplican cuando hablamos de relacionarnos con entes de fuera de nuestro mundo. No es tan extraño, ¿qué se puede esperar de nosotros en el espacio viendo cómo nos tratamos unos a otros?

Vista desde la perspectiva de alguien ajeno al fandom, Star Trek parece una curiosa combinación de aventura, descubrimiento, acción y humor, todo ello envuelto en uniformes coloristas y naves de formas caprichosas. Star Trek habla de exploración antes que de conquista, de diálogo en vez de combate, de pluralidad y de mantener la mente abierta. La Federación no despliega un ejército, manda embajadores, científicos, emisarios. En un juego de rol, el desafío es ponerse en la piel de un alférez de la Flota y evitar que las cosas pasen de misión de la ONU a Tropas del Espacio en unas cuantas tiradas de dados.

Encarnar un personaje de Star Trek es todo un reto y las últimas sesiones de nuestro grupo lo han demostrado con creces. Teníamos pendiente una aventura trekkie desde hacía tiempo y el inminente estreno de Into Darkness lo convirtió en algo casi obligatorio. Así que aparcamos la habitual campaña medieval fantástica y nos enfundamos en los trajes, confiando en saber adoptar también la actitud y el espíritu necesarios. Pero, ¿qué es realmente Star Trek?

Menos fantástica que Star Wars y más luminosa que Babylon 5, la saga creada por Gene Roddenberry apela siempre a lo mejor que hay en todos nosotros. Protagonistas con aire de boy scout, voluntariosos y de moral a prueba de bomba, recorren el universo manteniendo la paz y defendiendo a aquellos que no pueden hacerlo. Nos recuerdan que los héroes no lo son porque cuenten con poderes sobrenaturales o tecnología futurista, sino porque deciden hacer lo correcto en cualquier momento y lugar -a la vuelta de la esquina o a millones de años luz- por complicado que resulte.

Preparémonos, pronto estaremos listos para cruzar, una vez más, la última frontera.

8 comentarios:

  1. Ole tu polla ahí. Grandísima descripción de Star Trek.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo. Para mí lo que distingue a Star Trek de prácticamente todo el resto de series de ciencia-ficción es que en Star Trek hay una visión optimista del futuro de la raza humana, y eso es refrescante en estos tiempos.

    De hecho, espero que las nuevas películas mantengan este espíritu vivo. Los héroes de Star Trek lo son por sus convicciones, no por su capacidad marcial.

    ResponderEliminar
  3. Entonces, la película ya ha salido en español? Bieeeen.

    Yo considero que Star Trek es especial más que nada porque nos trae un poco de la ciencia ficción. Aprovechan unas buenas ideas, unos buenos personajes, y, ante todo, como toda vieja historia de ciencia ficción, se valen de los métodos futuristas de lso que disponen para enseñar nuevas críticas sociales e ideológicas aprovechándose de un formato que les permite libertad a la hora de interpretar la susodicha moraleja, e incluso, porque no, enseñarnos moralejas sobre nuestro futuro.

    Y, bueno, otra de las cosas que hace de Star Trek una saga mágica es el uso de la tecnología: se nos muestra como la tecnología no debe ser algo a temer, sino más bien un medio que nos puede facilitar la vida, una herramienta.

    ResponderEliminar
  4. Reconozco que en las dos sesiones que hemos jugado ha habido que tirar de fáser más de la cuenta... Tomo nota! Y eso que mi capítulo favorito es "Journey to Babel"...

    ResponderEliminar
  5. Bueno, la franquicia ha pasado por muchos puntos, de hecho, la federación da leña pordoquier, y sus naves de paz entran en guerra una y otra vez, haciendo gala de un gran refinamiento a la hora de destruir. Quizás el valor que permanece a lo largo y ancho de la franquicia, es que la utilización de la fuerza no es la primera opción (pero debes de ser fuerte...), y por otro lado, la directiva uno, viene a respetar el axioma de que para aprender has de tomar tus propias decisiones, en clara alusión al efecto de las colonizaciones a lo largo de la historia en la tierra. La federación, obviamente, y sus normas, son un EEUU idealizado y deseado.
    Pero, si tiramos de hemeroteca, ha habido hasta tortura... Como en el autentico EEUU.
    Para Alvaro: Creo que la situación en la partida no es asimilable a una historia completa de Star Trek, digamos que hemos empezado en medio de una escena de acción... y los Romulanos tampoco es que sean unos tipos dialogantes...XD

    ResponderEliminar
  6. ¿Usáis algún sistema en especial para la partida?

    ResponderEliminar
  7. Pablo, usamos Star Trek Engage!, el juego creado por Álvaro basado en D6. Por si te interesa, puedes descargarlo aquí:

    http://frankenrol.es/dadocornudo/?page_id=4&did=3

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Lo suponía, ;-): tengo el archivo desde el 2009, cuando lo publicaste.

    Me gusta el d6, pero no me acaba de cuadrar con Star Trek. Ni el d100 de la versión de la revista Líder, ni es del Fasa ni el CODA. Le he dado vueltas a una versión con el Gumshoe a lo Ashen Stars... pero es difícil extrapolar todo.

    En fin, a disfrutar de la partida!

    ResponderEliminar