viernes, 29 de junio de 2012

10 (y más) reglas para escribir ficción, de The Guardian

Inspirado por 10 Reglas Para Escribir, de Elmore Leonard, el periódico The Guardian recopiló las recomendaciones de una larga lista de escritores en dos artículos que todo aspirante a la profesión debería leer (1 y 2). Sería demasiado largo traducirlas todas así que he seleccionado la que más me ha gustado de cada uno de ellos:


Si suena como algo escrito, lo reescribo. - Elmore Leonard

Recorta (quizá debería decir RECORTA): sólo eliminando las palabras no esenciales se puede lograr que las esenciales cuenten. - Diana Athill

Mantén la atención del lector (funcionará mejor si puedes mantener la tuya). Pero no puedes saber quién será el lector, así que es como disparar a los peces con un tirachinas en la oscuridad. Lo que fascine a A aburrirá mortalmente a B. - Margaret Atwood

Cambia de opinión. Las buenas ideas a menudo son asesinadas por otras mejores. Estaba escribiendo una novela sobre una banda llamada The Partitions. Entonces decidí llamarlos The Commitments - Roddy Doyle

Relee, reescribe, relee, reescribe. Si sigue sin funcionar, tíralo a la papelera. Es una sensación agradable, y no quieres estar rodeado de los cadáveres de poemas e historias que lo tienen todo menos la vida que necesitan. - Helen Dunmore

Escribe todos los días. Crea el hábito de poner tus reflexiones en palabras y gradualmente se convertirá en un instinto. Ésta es la regla más importante de todas y naturalmente yo no la sigo. - Geoff Dyer

Diviértete. - Anne Enright

No leas reseñas sobre tu obra. - Richard Ford

La ficción que no sea una aventura personal del autor hacia lo estremecedor o lo desconocido no merece la pena ser escrita, a no ser por dinero. - Jonathan Franzen

No esperes a la inspiración. La disciplina es la clave. - Esther Freud

La regla principal de la escritura es que si te dedicas a ello con suficiente seguridad y confianza, se te permite hacer lo que te apetezca. (Eso pude ser una regla para la vida, además de para la escritura. Pero definitivamente es cierto para la escritura.) - Neil Gaiman

Estilo es el arte de quitarte de en medio, no de ponerte ahí. - David Hare

No planees escribir - escribe. Es escribiendo, no soñando sobre ello, como desarrollamos nuestro propio estilo. - PD James

Lee. Tanto como puedas. (...) Recordarás aquello que sea bueno, así que no necesitas tomar notas. - Al Kennedy

La descripción debe funcionar en su lugar. No puede ser simplemente ornamental. Normalmente funciona mejor si tiene un elemento humano; es más efectiva si viene de un punto de vista implicado, en vez del ojo de Dios. Si la descripción está adornada por el punto de vista del personaje que hace el descubrimiento, se convierte, de hecho, en parte de la definición de personaje y parte de la acción. - Hilary Mantel

Zanahoria y palo - haz que los protagonistas sean perseguidos (por una obsesión o un villano) y que persigan (una idea, un objeto, una persona, un misterio). - Michael Moorcook

Cuando estoy inmerso en una historia, viviéndola mientras la escribo, honestamente no sé lo que ocurrirá. Intento no dictarlo, ni jugar a ser Dios. - Michael Morpurgo

Recuerda que el sinsentido no existe. - Andrew Motion

Ten en mente a Oscar Wilde: 'Un poco de sinceridad algo peligroso, mucha es absolutamente fatal'. - Joyce Carol Oates

Escribe lentamente y a mano, sólo sobre cosas que te interesen. - Annie Proulx

Mi principal norma es decir no a cosas como esta, que me distraen de mi verdadero trabajo. - Philip Pullman

Aprende a ser autocrítico. - Ian Rankin

La vida del escritor es esencialmente un confinamiento solitario." - Will Self

Lo más parecido que tengo a una regla es un Post-It frente a mi escritorio que dice 'Faire et se taire' (Flaubert) que traduzco para mí misma como 'Cállate y sigue con ello'. - Helen Simpson

Intenta leer tu propio trabajo como lo haría un extraño, o mejor, como lo haría un enemigo. - Zadie Smith

Deja de sentir pena de ti mismo. - Colm Tóibín

Olvida el aburrido viejo dicho de 'escribe sobre lo que conoces'. En vez de eso, busca un área de experiencia todavía desconocida para ti pero accesible que te sirva para expandir tu conocimiento del mundo y escribe sobre ella. - Rose Tremain

El ritmo es crucial. Escribir bien no es suficiente. Los estudiantes de literatura pueden ser buenos produciendo una única página de prosa bien construida, lo que algunas veces les falta es la habilidad para llevar al lector en un viaje, con todos los cambios de terreno, velocidad y humor que un largo trayecto implica. - Sarah Waters

Sé ambicioso por el propio trabajo y no por la recompensa. - Jeanette Winterson

martes, 26 de junio de 2012

Taller de Escritura: La Víctima Perfecta, caso de estudio

La Víctima Perfecta es una película de terror de la Hammer estrenada en 2011. Escrita y dirigida por Antti Jokinen, tiene a Hilary Swank y Jeffrey Dean Morgan en los papeles principales y a Christopher Lee en un papel secundario bastante desaprovechado. Aunque está rodada de manera correcta, a nivel de guión tiene tantos agujeros y está tan mal construida que merece la pena utilizarla como material para ver qué se debe hacer y qué no en una historia del género. Analizaremos la trama punto por punto así que aquellos que no la hayan visto (adelanto que es pésima) es mejor que dejen de leer a partir de aquí.

La (desastrosa) trama
La historia arranca con varias secuencias de la doctora Juliet Devereau en su vida cotidiana. Es médico de urgencias, vive en un hotel, hace footing por el parque y en general la sensación que nos transmiten las imágenes es de aislamiento y de que sufre las secuelas de algún problema familiar o personal que le ha ocurrido no hace mucho. Sin que haya una sola línea de diálogo ya nos formamos una idea de cómo es ella y de que algo malo ocurre o ha ocurrido hace poco en su vida, lo cual es todo un logro. No hay conversaciones innecesarias y se nos da pie al desarrollo posterior. Hasta ese momento no hay ninguna queja con el oficio del director/guionista.

Juliet da el siguiente paso lógico, buscar un apartamento, cosa que en Nueva York es harto complicado. Después de algún intento infructuoso visita un edificio antiguo, en respuesta a una llamada de alguien que ha visto su anuncio. Allí conoce a Max, el casero, que está arreglando un apartamento espacioso que le ofrece a buen precio.

Todo parece perfecto y durante la mudanza Juliet conoce a August, el abuelo de Max (interpretado por Christopher Lee). Más adelante, Max le contará que antes trabajaban en el edificio a medias, tomaban las decisiones y hacían todo juntos, según sus propias palabras, pero desde su embolia ya no es así. En un paseo por el parque será ella la que se sincere hablándole de cómo nunca tuvo una verdadera familia. Con ello se forma una conexión emocional entre ambos, se les da profundidad y se conecta con el espectador. Los protagonistas tienen que importarnos o el desarrollo posterior perderá sentido ya que no temeremos por su suerte.


Hasta este punto la trama va en un dirección clara, se han presentado varios personajes principales y podemos sospechar que no todo es lo que parece. El apartamento parece demasiado bueno para ser verdad y el abuelo del casero tiene un aire poco tranquilizador. Por si fuera poco, durante la mudanza cruza una dura mirada con Max que sólo el espectador ve y que puede significar... ¿un aviso o una advertencia respecto a ella? ¿Le estará diciendo, no vuelvas a hacer lo mismo, no mates a ésta también? No lo sabemos de momento, pero es un detalle que aumenta la tensión.

Al poco tiempo nuestras sospechas se confirman: alguien espía a Juliet desde las sombras del apartamento y a través de agujeros estratégicamente colocados en las paredes. El primer candidato es el casero, que ha remodelado el piso hace poco y debe conocer cada rincón. Ella todavía no sospecha nada y el acosador no deja ninguna pista, permaneciendo en el anonimato. Es lógico, porque si ya conociésemos su identidad la historia perdería mucha fuerza.

Con los personajes bien establecidos, comienza una relación entre ambos que rápidamente va a más. Por algunas escenas anteriores hemos visto que hay alguien a quien Juliet no quiere coger el teléfono. También vemos a un hombre espiándoles desde el otro lado de la calle. Finalmente es ella misma la que le dice a Max que no puede olvidar a su ex-novio, sugiriendo que necesita algo más de tiempo. Este es el punto de inflexión en el que el guión se tuerce y parece escrito por una persona diferente.

En un flashback nos enteramos de que Max vio a Juliet en urgencias y la acosa desde entonces. Su llegada al apartamento no fue fortuita sino que lo preparó todo para que ella se quedase. Esta revelación no es mala por sí misma, pero sí el momento en el que llega, que no beneficia a la historia. Lo tradicional en el género es recapitular al final, junto con la "gran revelación" de la identidad del asesino, no en la mitad del desarrollo.

En primer lugar la identidad del hombre entre las sombras queda revelada: es Max, al que vemos destrozado por el rechazo de Juliet. Ese rechazo se confirma cuando ella recibe una llamada de su ex-novio Jack... ¡y decide quedar con él! Por tanto no sólo el guionista torpedea la historia en lo más básico, revelando la identidad de la amenaza, sino que tira por tierra todo lo que sabíamos de ambos protagonistas. Max no es el casero maduro, atractivo y seguro de sí mismo, sino obsesivo y pusilánime, tal y como se lo recuerda su propio abuelo. Juliet pasa de intentar rehacer su vida, viviendo en un piso por su cuenta y comenzando una nueva relación, a darle una nueva oportunidad a su ex-novio.

No sólo estos cambios rompen con todo el desarrollo anterior, sino que convierten a los protagonistas en dos individuos con los que es imposible empatizar. El espectador puede elegir ponerse del lado de ella, que vuelve con el hombre que la engañó y la hizo sufrir -según vimos en el arranque de la historia-, o de él, el manipulador que la espía sufriendo de celos infantiles. Para poner un clavo más en su ataud, Juliet pronuncia las palabras fatídicas: "Qué suerte tener un amigo como tú."

A partir de este punto el espectador intuye lo que va a ocurrir, Max pasea por el interior del apartamento, muerto de celos. Le vemos matar a su abuelo para "llevar su propia vida", según sus palabras. Opta por drogar a Juliet y hacer con ella lo que le apetece, como una especie de amante nocturno desquiciado. Ella sólo nota que le cuesta despertar, pero aun así decide instalar varias cámaras ocultas para saber qué pasa cuando se acuesta. Con todas las piezas sobre la mesa, sólo queda esperar el desenlace previsible en el que su engaño sea descubierto y se enfrente a Juliet. No hay ningún elemento de sorpresa así que para el espectador la tensión va cayendo a toda velocidad y ya sólo queda que el desenlace acelere un poco el ritmo.

Cuando la revelación se produce y Juliet ve a Max abusar de ella en las grabaciones de seguridad la situación degenera en una persecución bastante sosa por el apartamento y sus pasadizos ocultos. El final ni siquiera deja en el aire si el asesino vive o muere, otro recurso clásico del género de terror. Aquí le vemos muerto y bien muerto. Quizá el director se dio cuenta de lo bajo que había caído y no quería que hubiese posibilidad de una secuela.

Reescritura: Elementos clave y posibles alternativas
La Víctima Perfecta no tiene pretensiones de ser un hito del terror, ni siquiera de culto, pero con unos pocos cambios quizá sería una película más entretenida y con más ritmo. Para ello bastaría con recurrir a los ingredientes habituales del thriller-slasher:

  • Mantener la identidad del asesino en secreto y revelarla en el último momento, a ser posible con un giro inesperado, es lo más básico.
  • En caso de que no podamos o no queramos, porque la nuestra sea una historia más centrada en los crímenes que en la investigación, el asesino debe ser carismático. Los mejores títulos del cine de terror tienen asesinos con nombres y apellidos que provocan el pánico con su sola presencia.
  • Inspirar miedo en el espectador es una tarea laboriosa y uno de sus trucos es hacer, aunque suene crudo, que los crímenes sean sangrientos y retorcidos.

Hay varias maneras de incorporar estas ideas a La Víctima..., en primer lugar el espectador no debe saber que Max es la amenaza. Él es el sospechoso más probable, pero debemos dejarlo así, sin concretarlo ni mostrarle haciendo nada realmente "malo". Podemos mantener la identidad de la sombra que pasea por el apartamento en secreto o dejar que el espectador sepa que es Max, pero preparando una sorpresa al final que cambie nuestra impresión sobre él.

En segundo lugar, si queremos que sea terrorífico, hay que darle un trasfondo más tétrico e inquietante a la situación, quizá Juliet no sea la primera mujer que ocupa del apartamento, ¿qué pasó con las anteriores? ¿Por qué nunca vemos a más inquilinos? ¿Hay alguien realmente habitando el edificio? Juliet ha aceptado con facilidad que Max y August son los dueños ¿pero qué sabemos de ellos?

Por último, si hacemos un repaso a la película veremos que sólo hay dos muertes, la de August y el novio de Juliet. Una es muy aséptica y la otra ni siquiera aparece en pantalla. El asesino no tiene estilo ni firma, es tan convencional que no transmite una verdadera amenaza física. Podemos cambiarlo aprovechando alguno de los personajes secundarios, como la amiga de Juliet, introduciéndolos en la acción y haciendo que sufran un destino terrible.


Alternativa A: Cosas de Familia
En esta variante, la historia transcurre como ya sabemos, pero ellos no llegan a intimar, sólo mantienen una relación agradable que va yendo poco a poco a más. En un momento dado Juliet descubre que está siendo espiada por alguien, que resulta ser Max. El espectador ya le ha visto asesinar a su ex-novio y su mejor amiga Sidney, que se acercaron demasiado a la verdad. Cuando huye por los pasadizos primero da con sus cadáveres y luego con los restos de las anteriores inquilinas con las que él se obsesionó. Desesperada, llega al apartamento de al lado y pide ayuda a August que le promete sacarla de allí... pero en realidad la entrega a Max, diciéndole que "siempre se han dedicado a aquello juntos".


Alternativa B: El Invitado Inesperado
En este caso de nuevo la relación entre Juliet y Max va avanzando progresivamente, su ex-novio Jack intenta una reconciliación pero no surte efecto. El espectador sabe que alguien la vigila desde las sombras del apartamento. Ella misma siente una presencia extraña así que instala las webcams en su dormitorio y los pasillos. Su mejor amiga deja de acudir al trabajo sin previo aviso, lo cual la altera aún más. Al revisar las primeras grabaciones unos días más tardes descubre que Max la vigila mientras duerme y aterrorizada llama a su ex-novio. Cuando llega le muestra las imágenes pero al llegar a las últimas, las que no ha visto todavía, contempla cómo fue Jack -despechado y furioso por su rechazo- y no Max el que se coló un día en su apartamento y asesinó a su amiga, que llegaba sin previo aviso en ese mismo momento. Al saberse descubierto, el ex-novio ya totalmente psicótico intenta matarla pero Max se lo impide.

De las dos, la primera alternativa es la más siniestra (personalmente es la que más me gusta) y se le pueden dar más vueltas de tuerca. Por ejemplo, en su huida por los pasadizos del edificio, Juliet puede descubrir que ningún piso está habitado realmente y que las siluetas que vio a través de las ventanas eran maniquíes, colocados por el casero como parte de su gigantesca trampa para ella. Si consigue escapar matando a August e hiriendo a Max  con la pistola de clavos, la policía le dirá que nadie ocupa ese inmueble desde hace años. Al final de los títulos de crédito Max puede reaparecer en otra ciudad, alquilando un piso a otra chica indefensa. No hay que subestimar el poder de un buen cliché usado a tiempo.

jueves, 21 de junio de 2012

Ötzi, el Hombre de Hielo de los Alpes

En 1991 un par de turistas alemanes que ascendían a los Alpes italianos, muy cerca de la frontera entre Austria e Italia, se toparon a más de tres mil metros de altura con lo que creyeron eran los restos congelados en el hielo de un alpinista extraviado. El cadáver se encontraba en un risco, fuera de la ruta habitual por las montañas, lo que explicaría por qué no había sido localizado antes. La policía lo extrajo al día siguiente y lo llevó a la universidad más próxima, donde lo reconocieron como lo que realmente era: la momia de un ser humano que vivió en la zona miles de años atrás, conservada por las frías temperaturas.

El cuerpo de Ötzi, bautizado así por la región donde se halló, los Alpes de Ötztal, ha ofrecido una perspectiva única de la vida de los habitantes de Europa durante la Edad del Cobre, hace más de 5000 años. Su fecha de nacimiento se ha datado en el año 3300 AC aproximadamente, cuando todavía no se había desarrollado la escritura y  faltaban más de 700 años para que comenzase la construcción de la Grán Pirámide.

Según los estudios forenses, Ötzi rondaba los 45 años, aunque se le representa algo avejentado, medía 1.65 m, pesaba 50 kg y era originario de una zona de valles al norte de Bolzano. Sus piernas acusaban los efectos de largas caminatas, por lo que se especula que pudiese ser un pastor de alta montaña. Su pelo muestra trazas químicas que apuntan a que trabajó en la fundición del cobre, o al menos que estuvo relacionado con ella. En su piel se han encontrado tatuados al carbón grupos de puntos y rayas, en zonas en las que aparentemente habría sufrido de dolores articulares, lo cual sería una de las primeras muestras de acupuntura medicinal jamás registradas.

Entre los artefactos encontrados a su alrededor, los más significativos son:

  • Un hacha con cabeza de cobre.
  • Un cuchillo de pedernal.
  • Herramientas, incluyendo una para fabricar puntas de flecha.
  • Un arco largo, de casi 2 metros de alto, a medio montar.
  • Un carcaj con 14 flechas, de las cuales sólo 2 están terminadas.
  • Ropa de piel, incluyendo un gorro y un manto.
  • Botas de piel con forro de hierba, tal vez raquetas para la nieve.
  • Yesca y pirita para hacer fuego.
  • Hongos medicinales.
El hacha era todo un lujo para una época en la que las herramientas eran en su mayoría de piedra. El grado de pureza del cobre empleado y su acabado hacen pensar que se trataba de un trabajo especializado que no acabó en manos de Ötzi por azar. Poseer un objeto de ese tipo le identificaría como una persona de alto rango, quizá un jefe de clan o como mínimo alguien con prestigio entre los artesanos del lugar.

Durante años se pensó que Ötzi había muerto de frío, atrapado por una tempestad al intentar cruzar las montañas. Sin embargo en 2001 un investigador descubrió una punta de flecha alojada en su hombro, lo que apunta a un final más violento. Otros indicios se sumaron a ese para pintar un escenario mucho menos plácido para sus últimas horas: en sus manos había heridas defensivas y sangre de al menos cuatro personas en sus armas y sus ropas.

Con tan pocos datos, sólo se puede especular. Pudo tratarse de un intento de robo que se complicase. El hacha de cobre por sí misma habría sido tentadora para cualquiera. Sin embargo una persecución que termina a más de tres mil metros de altitud en los Alpes, no parece motivada por algo tan trivial. Si el hacha era un símbolo de estatus y Ötzi realmente una persona importante en su clan, quizá una enemistad entre tribus o una lucha de poder pudo derivar en una emboscada y la subsiguiente huida.

Tampoco sabemos si el hombre de los hielos iba solo. Se piensa que la sangre de su manto pudo ser en realidad de un compañero herido que él cargó hasta las montañas. De ser así ¿dónde está ese cuerpo? ¿Hubo tal vez más acompañantes que consiguieron cruzar el paso y ponerse a salvo?

Los restos en las armas de Ötzi nos hablan de un hombre experimentado, que acabó con dos enemigos como mínimo con su arco (la flecha fue recuperada dos veces) y que se defendió con su cuchillo en un combate cuerpo a cuerpo. Se llevó algunos tajos, sobre los que aplicó un emplasto curativo, pero salió victorioso. Al menos pudo escapar para combatir otro día.

El contenido de su estómago indica que comió carne de venado ocho horas antes de su muerte, es probable que cazado en un valle cercano. Sin embargo no se han hallado restos congelados de la misma en forma de raciones para el camino. Es difícil de creer que un viajero tan preparado como él no partiese con agua y comida suficientes para semejante travesía. Tampoco tuvo tiempo de terminar su impresionante arco largo nuevo -¿perdería el anterior en el combate?- ni de emplumar y fijar las puntas a todas las flechas que llevaba. Estaba reponiendo su equipo pero algo, la proximidad de sus perseguidores probablemente, le hizo dejarlo todo a medias y ponerse en marcha de nuevo.

Menos de 24 horas más tarde se escondía en un saliente rocoso, con su hacha y su cuchillo a mano. Había recibido un flechazo en la espalda y todo pintaba mal. La herida era mortal, perdía mucha sangre pero aun así aguantó horas a la intemperie, demostrando una resistencia fuera de lo común. No se sabe si fue la hemorragia o un traumatismo en la cabeza lo que acabó finalmente con su vida. Puede que se desplomase, exhausto, y se golpease contra una roca. Después de 5000 años sus cosas seguían a su lado, lo que parece descartar que sus enemigos llegasen hasta él, pero presenta nuevas incógnitas. ¿Realmente intentó el viaje en solitario, armado de forma precaria y sin provisiones?

Es posible que la historia sea otra y lo que faltaba en el lugar de su muerte sea tan revelador como lo que los arqueólogos hallaron. En su espalda sólo se encontró la punta de la flecha que le hirió, no el astil, que tampoco estaba en los alrededores. Alguien estuvo a su lado y se la quitó, alguien que no se llevó su hacha, por lo que podemos suponer que era un aliado. Si a Ötzi le acompañaban otros miembros de su clan, familiares o incursores en retirada, es lógico pensar que al sentirse herido de gravedad les entregase comida y armas suficientes para continuar, mientras él se quedaba atrás para no ser una carga. Se apostó junto a la pared rocosa, se envolvió en su capa y soportó la ventisca, listo para pelear contra cualquiera que se hubiese atrevido a seguirles. No hay otros cuerpos en la zona así que probablemente ese enfrentamiento nunca llegó y al cabo del tiempo el hombre de hielo, débil y viendo cumplida su última misión, se dormiría para no volver a despertar.

lunes, 18 de junio de 2012

Nueva temporada en la Sociedad del Dado Cornudo

Tras una larga temporada en dique seco debido a diversos compromisos del equipo, comenzamos una nueva etapa en la Sociedad del Dado Cornudo. Noticias, artículos sobre el proceso de desarrollo de los juegos, respuestas a preguntas que nos habéis enviado y material adicional para Embelyon, todo para insuflar nueva vida a nuestra pequeña logia de adoradores del rol.

Para empezar, un relato que se quedó fuera del manual de Baraka y que iremos publicando de manera episódica: Pelotón de Castigo 157-C.

El periodista Cheikh Li Ortega, reconvertido a la fuerza en soldado, tendrá que indagar sobre su pasado mientras lucha por sobrevivir en la superficie embarrada de un planeta distante.

Comenzamos el pasado viernes y hoy ve la luz la segunda entrega en nuestra dirección de siempre:


Esperamos que os guste. Más novedades, próximamente.

miércoles, 13 de junio de 2012

Diario de Diseño: Simplificando el combate

El sistema de combate es uno de los aspectos clave de un juego de rol, sobre todo si hablamos de aquellos con ambientaciones aventureras o de acción. Gran parte del tiempo en la mesa transcurre resolviendo enfrentamientos con las fuerzas del enemigo: ya sea en las arenas del Coliseo, en claustrofóbicos dungeons o en los pasillos infestados de aliens de la colonia de Acheron, los protagonistas plantan batalla. Si queremos transmitir el dinamismo de esas escenas, es necesaria una mecánica ágil y emocionante.

Algunas de las siguientes ideas entrarán a formar parte de uno o más juegos que estamos preparando en la Sociedad del Dado Cornudo.

Como diseñadores, nuestra primera intención puede ser simular la realidad de un asalto de combate de la manera más fiel posible. Pero ¿qué es realmente un asalto de combate? ¿Se puede reducir un duelo a espada a pura estadística? ¿A nivel de reglas, qué es lo que lo hace memorable y qué se puede obviar?

La resolución de combate clásica suele tener los siguientes pasos:

  • Tirada de Iniciativa. Determina quién actúa primero. Se puede ignorar si se decide que en todos los turnos vence automáticamente quien tiene una puntuación más alta de destreza o quien gane el primer round. A la larga puede resultar desequilibrante.

  • Tirada de Ataque. Se lanza el dado para saber si el atacante golpea con éxito. Se asume que hay una descripción previa de la maniobra, se aplican bonos o penalizadores, etc.

  • Tirada de Defensa (opcional). Depende del sistema ya que en D&D y derivados, por ejemplo, no hay una maniobra de bloqueo o esquiva propiamente dicha, se asume que dentro de la puntuación de Categoría de Armadura ya está incluido todo aquello que pueda hacer más difícil ser alcanzado (armadura, escudo, agilidad del defensor). Aunque esta tirada la realiza el contrario también habría que contarla como parte de la secuencia.

  • Tirada de Daño. El tipo y la cantidad de dados varía según el arma. El daño se puede aplicar directamente o descontarse primero la armadura, esto también depende del sistema.

  • Tirada de Localización (opcional). En algunos reglamentos el daño o los efectos de las heridas pueden cambiar según la zona del cuerpo alcanzada, en otros se descuenta de los puntos de vida generales y se omite este paso.


Nos encontramos por tanto con un mínimo de 3 tiradas de dados por asalto de combate y un máximo de 5. Si el personaje tiene varios ataques este número puede duplicarse o triplicarse. Imaginemos que el enemigo es medianamente competente y nos lleva cinco asaltos acabar con él. Eso significa entre 15 y 25 tiradas, con suerte, a multiplicar luego por el resto de enemigos. Una patrulla de 10 soldados orcos puede convertirse en una pesadilla de dados rodando sobre la mesa.

Algunas alternativas para reducir el número de tiradas son:

  • Asaltos Simultáneos: Los contendientes actúan al mismo tiempo, no hay Iniciativa. Las tiradas de ataque son enfrentadas y vence el que saque mayor puntuación. Este planteamiento simula lo que ocurre en la vida real, donde no se sigue un orden alternado sino que cruzan golpes, a veces encadenando varios tratando de superar la defensa del contrario. El jugador se ahorra una tirada y se gana un plus de emoción porque realmente hay un “duelo” entre dos al lanzar los dados, no se espera sin hacer nada mientras el otro trata de golpearte. Como desventaja, si el enemigo es muy poderoso el PJ puede sufrir varios ataques antes de que tenga la posibilidad de responder, lo cual puede resultar frustrante... e incluso letal.

    Para establecer el orden en combates con múltiples oponentes (dos o tres contra uno, por ejemplo) se usaría la puntuación de destreza o similar, de mayor a menor. El primer emparejamiento sería con el oponente más rápido y así sucesivamente. Esto da opción a los implicados de retrasar su "momento" para permitir que otro se encare primero, o si el más rápido es el que está en inferioridad, elegir quién será su primer contrincante.

  • Daño Fijo de las Armas: A todos nos entusiasma lanzar los dados para sacar la mayor puntuación de daño con nuestro espadón, pero de media no hay mucha diferencia con asignarle un valor fijo. Se pierde algo de emoción, pero se recupera rápidamente si se combina con la siguiente recomendación, el daño progresivo.

  • Daño Progresivo: Se trata de aprovechar la propia tirada de ataque para aumentar o reducir el daño infligido. La diferencia con el número objetivo o la tirada del defensor sería una medida de lo bueno que es el golpe. En el sistema D6 Adventure, por ejemplo, por cada 5 puntos que la tirada supera el número de dificultad se suma 1D6 al daño del arma. Si aplicamos la recomendación del punto anterior y usamos armas de daño fijo, en un caso similar con una tirada excepcional podrían sumarse unos puntos fijos (el doble del bono de Fuerza, por ejemplo) o aplicar un multiplicador x2, x3, etc a la base. Esto tiene una ventaja adicional, hacer interesantes de usar armas que normalmente quedan menospreciadas por su bajo índice de daño, como dagas y cuchillos.


Como se puede ver, hemos obviado la tiradas de localización de daño, que quedarían reservadas para los ataques apuntados o situaciones especiales, como explosiones. Quizá los más simulacionistas echen de menos tener puntuaciones de armadura diferentes para cada parte del cuerpo o registrar las heridas sufridas en el brazo izquierdo y la pierna derecha... Es comprensible, pero en general las pruebas de juego indican que supone un aumento de complejidad, ocupa tiempo y no redunda en una mayor diversión para el grupo.

Seguiremos comentando éste y otros temas en próximas entregas de nuestro Diario de Diseño.

lunes, 11 de junio de 2012

Viernes 13: La Saga (1980-2009)

Viernes 13 comenzó como una modesta película de terror que imitaba el exitoso modelo de Halloween de John Carpenter. A pesar de sus carencias resultó un éxito de público y taquilla tan grande que treinta años después la máscara de hockey de Jason, su protagonista, se ha convertido en uno de los iconos más reconocibles del cine y su esquema -chicos jóvenes que mueren de maneras cada vez más extravagantes a manos de un psychokiller- se ha repetido hasta la saciedad. Sin embargo las cosas no siempre fueron así...

Viernes 13 (1980)
En el campamento Crystal Lake, varios monitores caen víctimas de un misterioso asesino que busca venganza por un horrible suceso del pasado.
La primera entrega de la saga es quizá la más atípica. A pesar de ser el referente de todo el género slasher posterior no es muy explícita en cuanto a las muertes y juega al despiste en lo que respecta al asesino. Hay un intento real de componer una trama y desarrollar los personajes, quizá porque a pesar de ser puro entretenimiento de autocine todavía estaba concebida en torno a una historia "de verdad". Kevin Bacon aparece en uno de sus primeros papeles. Paradójicamente la máscara todavía no hace su aparición, algo que Wes Craven no duda en recordar en el arranque de Scream.

Viernes 13 Parte 2 (1981)
Cinco años después de la primera matanza un nuevo grupo de monitores acude a Crystal Lake para reabrir el campamento, ajenos a la amenaza que se esconde en el bosque.
Ésta es la primera película en la que Jason es protagonista, todavía sin su aspecto característico pero ya demostrando sus dotes como psicópata. El número de muertes sube, así como su originalidad. La filosofía de la saga de Viernes 13 a partir de cierto punto es ofrecer al público lo que quiere: todavía no ha llegado el momento en el que la casquería y el recuento de cadáveres sea lo único que importe, pero se avanza en esa dirección.


Viernes 13 Parte 3 (1982)
Jason, herido tras su último enfrentamiento, se esconde en un lago cercano, donde otro grupo de adolescentes espera pasar unas tranquilas vacaciones.
Continuación inmediata de la anterior (se sitúa un día después cronológicamente) no aporta demasiadas novedades. Más muertes y la primera aparición de la máscara de hockey, que a partir de aquí será la seña inseparable del protagonista. Como curiosidad, fue rodada con el 3D de la época y tiene algunos planos específicamente rodados para aprovecharlo, en particular el famoso ojo saliendo disparado hacia el espectador.

Viernes 13 Parte 4: Capítulo Final (1984)
En la morgue del hospital, Jason revive y acaba con médicos y enfermeras antes de regresar a Crystal Lake. Un misterioso autoestopista con un pasado misterioso, una familia que vive cerca del lago y un grupo de adolescentes se cruzarán en su camino.
Quizá lo más destacable de esta película, aparte del intento de finalizar la saga, sea la aparición de Corey Feldman, en una de sus primeras interpretaciones antes de Los Goonies. El personaje de Tommy Jarvis aparecería en las dos siguientes entregas, uno de los pocos que ha tenido un arco narrativo continuado, aunque bastante desigual. En cada ocasión sería encarnado por un actor diferente.


Viernes 13 Parte 5: Un Nuevo Comienzo (1985)
Traumatizado tras haber acabado con Jason, Tommy Jarvis es internado en un hogar para jóvenes con problemas. Cuando las muertes comienzan de nuevo, todas las sospechas recaen sobre él.
El estudio tardó menos de un año en resucitar la franquicia. Probablemente nunca se plantearon cerrar la saga, teniendo en cuenta lo baratas que resultaban las películas en comparación con los ingresos de taquilla. Como curiosidad, Corey Feldman rodó la breve escena del prólogo en los descansos de Los Goonies. Tras cuatro entregas se vuelve a jugar al despiste con la identidad del asesino. Para combatir el agotamiento del espectador, que ya había pagado por ver lo mismo en cuatro ocasiones, la trama es atípica y el tono es diferente a lo visto hasta entonces. No será recordada con cariño por nadie, ni siquiera los fans.

Viernes 13 Parte 6: Jason Vive (1986)
Tommy Jarvis sigue en tratamiento tras los sucesos de Crystal Lake. En un fallido intento de destruir definitivamente los restos de Jason y superar los hechos, el cadáver es alcanzado por un rayo y vuelve a la vida, listo para matar.
Esta película inaugura oficialmente el lado humorístico de la saga y la transformación de Jason de psicópata imparable (pero todavía humano) a criatura sobrenatural. El director sabe que los fans disfrutan con las muertes más bizarras y se las sirve en bandeja, acompañadas con un guión que no escatima en tópicos y que se ríe de sí mismo. Una de las más divertidas de ver, a pesar de su aspecto de "TV movie". Este es el punto de inflexión en el que los espectadores ya pueden ponerse sin tapujos del bando del asesino y corear cada ejecución. Es un acierto que la pareja protagonista tenga algo de trasfondo y se les cree una relación con la que se pueda empatizar, mientras a su alrededor amigos, familia y peatones casuales caen descuartizados.


Viernes 13 Parte 7: Sangre Nueva (1988)
Diez años atrás Tina Shephard provocó la muerte de su padre utilizando sus poderes telequinéticos. Ahora ha vuelto a su antigua casa junto a Crystal Lake para intentar sobreponerse a lo ocurrido, pero lo que despertará en el lago es algo muy diferente.
Si Jason fue resucitado en la anterior por el impacto de un rayo, no debería extrañarnos que en esta película haya poderes mentales, un giro poco aprovechado y que según los rumores surgió de un guión descartado de Freddy vs. Jason. Por lo demás sigue siendo una entrega clásica, con el grupo de jóvenes de fiesta en la casa de al lado cayendo como moscas mientras la protagonista intenta acabar con nuestro psychokiller preferido con la ayuda de lo sobrenatural.

Viernes 13 Parte 8: Jason Toma Manhattan (1989)
Un barco de recreo de camino a Nueva York arranca sin saberlo el cuerpo de Jason del fondo del lago. Los estudiantes que viajan en él sufrirán muertes horribles hasta que, ya en el puerto de destino, sean los ciudadanos de la Gran Manzana los que se enfrenten al hombre de la máscara.
Un título prometedor que por problemas de presupuesto se quedó en unos pocos minutos de Jason por las calles de Manhattan asesinando pandilleros. Casi toda la acción transcurre en el viaje hasta Nueva York, en el que al menos se aprovecha de forma correcta el entorno cerrado del barco y hay una buena ración de cadáveres. Visto lo visto, habría sido más apropiado llamarla "Jason De Vacaciones".


Viernes 13 Parte 9: Jason Va Al Infierno (1993)
El FBI tiende una emboscada a Jason y lo hace volar en pedazos. Sus restos son enviados a la morgue, pero el espíritu maligno que habita en su interior no descansa y poseerá un cuerpo tras otro hasta que complete su venganza.
Una de las peores entregas de Viernes 13, empezando por su aspecto de subproducto de videoclub, los efectos especiales  baratos y el guión, lleno de demonios, criaturas y conceptos nuevos que no terminan de encajar unos con otros (¿de dónde sale lo de la línea de sangre de los Voorhees? ¿Y la daga mágica?). Pretendía enlazar directamente con Freddy vs. Jason pero por problemas de desarrollo Jason X sería estrenada antes.

Jason X (2002)
En el año 2455, la Tierra es inhabitable debido a la contaminación y ha sido abandonada. Una nave de exploración llega al planeta y encuentra un laboratorio subterráneo que alberga el cuerpo criogenizado de Jason, conservado por el Gobierno para investigar sus capacidades regenerativas. Sin advertir el peligro que corren, los astronautas suben los restos y los de una superviviente a bordo.
Jason en el futuro, ¿hace falta decir algo más? Los protagonistas no debían conocer Alien y los peligros de recoger cosas por ahí, por lo que parece. Naves espaciales, androides, nanotecnología y una tripulación de adolescentes -y otros no tanto- que caerán de forma inevitable bajo el cuchillo del asesino de la máscara de hockey, ahora cibernético y mejorado. Hay quien la verá por afán de completismo, por reirse de lo ridículo del planteamiento o los decorados... como curiosidad, David Cronenberg hace una aparición de esas de "pasaba por aquí".


Freddy vs. Jason (2003)
Los habitantes de Elm Street hace tiempo que olvidaron a Freddy, que sin su miedo ya no puede manifestarse en sus pesadillas como antes. Para volver a llevar el terror al corazón de Springwood, Krueger traza un plan: enviará a Jason, que ahora está atrapado en el Infierno, al mundo real. Sin embargo el asesino de Crystal Lake demostrará ser más difícil de controlar de lo que parece.
Si Frankenstein, Drácula y el Hombre Lobo se enfrentaron unas cuantas veces, dos grandes del género slasher tenían que emularles. Este crossover es un viejo proyecto que estuvo parado durante muchos años, pero que sólo era cuestión de tiempo que viese la luz. Parece mentira pero la trama tiene cierto sentido y no es de las peores de la lista, ni mucho menos. Los esfuerzos combinados por llevar a la pantalla a estos monstruos se tradujeron en enfrentamientos épicos con inocentes víctimas de por medio.

Viernes 13 (2009)
Tras la desaparición de varios campistas, Clay Miller recorre la zona pegando carteles y buscando información sobre su hermana. Al llegar a Crystal Lake se cruzará con un grupo de estudiantes que van a pasar el fin de semana en una casa junto al lago. Pronto todos se verán enfrentados a un asesino psicópata que no tolera que nadie se interne en su territorio...
Un remake como tantos otros a los que ya nos hemos acostumbrado. La película es fiel al origen de Jason, tomando elementos de las primeras entregas de la saga y condensándolos en pocos minutos, evitando los aspectos sobrenaturales o demasiado exagerados. Después de tantos años de recurrir al humor fácil o la casquería, es todo un logro que la trama mantenga cierta tensión y que consiga personajes con un mínimo de desarrollo. Para que nos importe un poco lo que les pase, para bien o para mal. Como plus, el protagonista es Jared Padalecki, el Sam Winchester de Sobrenatural.


Han sido catalogadas como sangrientas, simplonas o moralistas, se ha dicho de ellas que glorifican la violencia y la convierten en puro espectáculo. Se ha llegado a afirmar que con el tiempo imágenes de este tipo son las que provocan que el espectador pierda la capacidad de empatizar y asista sin inmutarse a todo tipo de horrores. Es difícil saber si estamos ante un efecto de las películas o simplemente un síntoma de nuestro tiempo, lo único cierto es que Viernes 13 ha sido un éxito durante treinta años y es probable que lo siga siendo. Tras haber recaudado más de 500 millones de dólares en todo el mundo con la misma fórmula que parece no cansarnos nunca, es sólo cuestión de tiempo que alguien desentierre una vez más la máscara y el machete.



miércoles, 6 de junio de 2012

Ray Bradbury (1920-2012)


"Hay peores crímenes que quemar libros. Uno de ellos es no leerlos." 

"No trato de describir el futuro. Trato de prevenirlo."

"Siempre ha habido una minoría con miedo a algo y una gran mayoría con miedo de la oscuridad, con miedo del futuro, con miedo del pasado, con miedo del presente, con miedo de ellos mismos y de las sombras de ellos mismos."
- Ray Bradbury 

lunes, 4 de junio de 2012

Frase del Día: Maldito Willow

 Ese terrible momento en el que te das cuenta de que tu master ha escrito una campaña al nivel de El Señor de los Anillos... y tu interpretación está al nivel de Willow.