miércoles, 10 de agosto de 2011

El Reformatorio de Mansfield, Ohio


Construido entre 1886 y 1910, el Reformatorio de Mansfield fue concebido como un lugar en el que los jóvenes delincuentes pudiesen dejar de lado su pasado y dar el primer paso hacia una nueva vida. A su cierre en 1990, casi 100 años después, la enorme y siniestra mole había sido testigo de brutalidad, motines, torturas y muerte. Más de doscientos fallecidos entre reclusos y guardianes, una estela de violencia que impregnó sus muros hasta tal punto que muchos consideran este lugar como uno de los de mayor actividad fantasmal de los Estados Unidos.

Lo primero que llama la atención de la prisión es su arquitectura, una combinación de estilo gótico victoriano, romanesco y Reina Ana que le dan su característico perfil de "castillo germano". Muros grisáceos y tejados oscuros, torres, troneras... el interior no es menos espectacular: la galería de celdas principal se alza hasta una altura de seis pisos. Hay infinidad de corredores, un laberinto de habitaciones, escaleras de caracol, verjas, cubículos. Una hilera de ellos en el sótano, de tan solo un par de metros, eran conocidos como "el Agujero" y se usaban como celdas de castigo. Los presos podían hacinarse allí durante semanas enteras, durmiendo en el suelo, sin ver la luz del sol y recibiendo una única ración de pan y agua cada 3 días.

Debido a su imponente aspecto no es extraño que el Reformatorio haya sido elegido como escenario para varias películas, la más conocida, Cadena Perpetua. En su estado actual, con el óxido corroyendo los barrotes y la pintura desprendiéndose de las paredes probablemente sólo sea apto como escenario para películas de terror.

En el aspecto sobrenatural, en las antiguas habitaciones del superintendente Arthur Lewis Glattke, al cargo desde 1935 a 1959, puede sentirse todavía tanto su presencia como la de su esposa, Helen. En concreto se dice que se percibe el olor a rosas de su perfume y el susurro de una conversación. Ambos fallecieron en el recinto, ella en 1950 tras un disparo accidental, él de un ataque al corazón en su despacho, años más tarde.

Los visitantes suelen sentirse incómodos en otras estancias, como la enfermería, el sótano (donde al parecer un niño de 14 años fue golpeado hasta la muerte), la biblioteca (que alberga el espectro errante de una enfermera asesinada) o la capilla (escenario de supuestas torturas). Del cementerio hay poca información ya que está cerrado al público, 215 lápidas en hileras señalan el lugar de descanso de aquellos cuyo cadáver nunca fue reclamado.

La sociedad que se encarga de la restauración del edificio organiza visitas guiadas para los aficionados a los fantasmas. Durante la noche las luces se apagan y los asistentes pueden dedicarse a su búsqueda privada de presencias extrañas. Sin duda un lugar en el que nadie querría perderse.

Enlaces de interés:
Reformatorio de Mansfield en Flickr
Mansfield Reformatory Preservation Society
Ohio State Reformatory (Wikipedia)


Mansfield Reformatory
Autor: danielle2cook4u
Autor: DEQ

4 comentarios:

  1. Un artículo muy interesante. Seguro que me será de ayuda en el futuro.

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante tu artículo. No sabía que existía este lugar. No me extraña que haya sido usado en alguna película porque parece construido exprofeso para ello. Desde luego, sugiere ideas para partidas de diversos géneros.

    Salud!

    ResponderEliminar
  3. Será debidamente usado para La Llamada de Cthulhu esto.... muy buen blog che!!

    ResponderEliminar