jueves, 16 de junio de 2011


        La vida es a menudo un campo de batalla interminable, un páramo desolado en el que nos encontramos, entre la niebla, bajo la lluvia, con barro hasta las rodillas, exhaustos pero luchando por seguir adelante. En ese fragor incesante y confuso nos cruzamos con otros, sombras tan perdidas como nosotros pero resistiendo, porque es lo único que saben -que sabemos- hacer.

2 comentarios:

  1. Realmente muy bien escrito, corto pero inspirador, muy conmovedor, la ultima vez que comente en este blog me trataron muy mal, sin embargo no puedo dejar felicitarlo señor JKeats por un parrafo tan bien logrado.

    ResponderEliminar