miércoles, 2 de marzo de 2011


La maquetación es todo un arte, una disciplina que bien usada marca la diferencia entre lo profesional y lo amateur. Un capítulo maquetado correctamente puede hacerse ligero y agradable a la vista, mientras que el mismo texto volcado de forma descuidada se convertirá en un plomo insufrible. No hablamos sólo de incluir ilustraciones o fondos que vayan con la ambientación, sino de elegir correctamente la fuente para los títulos, dividir en columnas, poner márgenes, darle "aire" a los párrafos para que el lector disfrute tanto del contenido como de la forma.

Desde hace algún tiempo me ronda la idea de revisar y remaquetar varias de las ayudas de juego que tengo colgadas en el blog, en concreto El Cementerio de Highgate (PDF) y Sobreviviendo en un Mundo Zombi (PDF). Cuando las publiqué, hace años, no me paré a pensar demasiado en la estética. Creo recordar que simplemente las exporté a PDF con una opción de OpenOffice y ahí acabó todo el trabajo de edición. Supongo que en aquella época consideraba que el texto era lo bastante interesante como para poder funcionar y atraer al lector sin necesidad de adornos. Gran error.

Como parte de este proyecto de "lavado de cara", que en cierta forma es un paso más hacia el control total del proceso de creación de juegos, quiero compartir algunos apuntes y conclusiones a los que he llegado al ver trabajar a profesionales del medio.

En primer lugar la maquetación a dos columnas, que yo descarté quizá por influencia de la "fiebre blog", es casi un estándar en el rol. El texto a una columna no se utiliza porque el efecto que provoca es el de la típica página de procesador de texto, que remite a trabajo universitario, borrador, algo hecho en casa, pero no para ser publicado. Hay ejemplos que rebaten esta idea, como Agon, pero son excepciones. Agon no es estrictamente de columna única, pero se acerca bastante, y también es de los pocos juegos que se atreven con el formato apaisado. A nivel práctico, las dos columnas (lineas más cortas, párrafos más compactos) son preferibles porque después de un rato las líneas largas se hacen incómodas de leer, un efecto que es fácil de comprobar incluso en las propias páginas web, donde pocas estiran el texto hasta la pantalla completa. Hay que tener en cuenta que no hablamos de una novela, los manuales suelen estar impresos en A4 o similar y si el ojo tarda en llegar al final el cansancio acumulado puede acabar haciendo desistir incluso al lector más motivado. La doble columna permite además mayor naturalidad (a nivel de diseño) en la inserción de títulos en subsecciones o de los clásicos cuadros de texto con aclaraciones y ejemplos de las reglas. El único inconveniente son las tablas, en las que se suele recuperar la columna única para aprovechar toda la anchura de la página y hacerlas más legibles.

La elección de tipografía es otro punto clave. Personalmente prefiero las fuentes claras y de fácil lectura que sirvan para transmitir el contenido sin interponerse. Puede que hayas encontrado una gótica que va perfectamente con tu nuevo juego victoriano, pero aplicarla a todo es suicida, visualmente hablando. Reservémosla para los encabezados. El cuerpo de texto no debería ser un alarde de diseño, para eso tenemos los títulos de capítulos y los subtítulos de las secciones. Respecto al tamaño, aunque nos pasemos en el número de páginas hay que huir de la tentación de reducir el tipo de letra, ya que nada asustará tanto al lector como columnas de texto diminuto y apiñado. Tampoco hay que presuponer que un formato de página menor es sinónimo de una fuente pequeña, el objetivo del manual es ser leído, entendido y consultado, hagámoslo fácil.

A veces para ganar espacio basta con reorganizar el contenido y dejar para futuras expansiones aquellos capítulos que no sean indispensables. Puede parecer sacrílego para el autor que concibe su primer juego como un todo indivisible, pero estamos en la era digital, la de los manuales pequeños y suplementos cortos publicados con frecuencia, más que en la de los mastodontes de 500 páginas.

Ya que antes mencionamos el tamaño de página, conviene hacer un alto y comentar algo más sobre ese aspecto. Aunque como hemos dicho el A4 o similares son lo más común, cada vez se ven más manuales editados en versiones "de bolsillo", por llamarlas de alguna forma. Spirit of the Century se publicó en "digest", por usar la terminología estadounidense. Formatos como el comic book resultan más manejables y abaratan costes tanto si imprimimos por nuestra cuenta como si optamos por servicios de impresión bajo demanda (Lulu, Bubok). Para manuales de pocas páginas en tapa blanda es una alternativa interesante.

En la próxima entrega hablaremos de la importancia de los fondos, bordes, imágenes y decoración en general.

13 comentarios:

  1. Lo del estilo comic book es un gran opción (para esos PDFs algo "olvidados" que tienes por ahí también lo sería). Eso sí, de publicar en Internet algo en ese formato, creo que sería importante definir si es un archivo para leer o para imprimir, porque en este segundo caso habría que preveer que a la hora de montarlo cada hoja de papel tiene cuatro páginas que, lógicamente, no estarían en su orden de lectura.

    Por cierto, espero con mucho interés la posible entrada en la que hables de lo de las imágenes de fondos y demás. Creo que últimamente se abusa muchísimo (en general, ojo, sin acusar a nadie...) de ese tipo de efectos.

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado el artículo y espero con ganas el siguiente, ando ahora metido con el tema de la maquetación y es un quebradero de cabeza contínuo. La verdad es que me quito el sombrero ante los maquetadores, a los cual muchas veces no se les da la importancia ni el mérito adecuado.

    Lo dicho, aquí estaré esperando. ^^

    ResponderEliminar
  3. Muy interesante. Me uno a los que esperan la segunda parte.

    ResponderEliminar
  4. Como maquetador profesional, me parece muy loable el articulo, sobre todo porque a mi personalmente me apasiona y porque se ven autenticas barbaridades y destrozos en la autoedición.

    Espero con interes la segunda parte.

    ResponderEliminar
  5. Me ha gustado bastante.
    Añadiría que la doble columna ayuda a la inserción de imágenes sin desvirtuar el texto.

    ¿Cuál crees que es el tamaño ideal de la fuente? La gente se queja un poco de la letra del forgotten d20 de wizard, por ejemplo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Tiene pinta de ir a ser una serie de artículos muy útil para cualquiera que pretenda autoeditarse.

    Como dato, si sirve de utilidad a alguien, se supone que el largo de una línea debe rondar entre las 6 y las 10 palabras. Menos se hace incómodo por obligar a saltar contínuamente de línea y más resulta pesado.

    Difiero en la poca importancia que das a la letra del texto plano. Tiene que ser legible, sí, pero eso no quita que podamos escoger una u otra para adaptarla mejor a nuestra maquetación. No todo es times y arial, hay miles de tipografías adecuadas para ese fin y puede marcar una gran diferencia.

    ResponderEliminar
  7. La verdad es que ahora que por primera vez estoy pasando una de mis aventuras al ordenador para poder imprimirla y encuadernarla para que quede bien, no me había planteado esto que explicas aquí y tienes toda la razón del mundo.
    Un gran artículo y una serie que hay que seguir para hacer las cosas como mínimo bien!!

    ResponderEliminar
  8. Pues otro más que se une la espera, también estoy empezando con la maquetación y me ha resultado muy interesante. Muchas gracias por el apunte del tamaño de las línea, Calabria, coincido contigo enel gran número de fuentes que existen para probar.

    ResponderEliminar
  9. Luis, lo que comentas sobre las versiones para leer o para imprimir es cierto, se puede crear una específica para facilitar el proceso de montar las páginas. Sin embargo con un PDF paginado de forma normal y la opción de impresión de "booklet" del Acrobat se puede conseguir el mismo efecto (aunque requiere más trabajo por parte del usuario).

    Beliagal, me alegro de que te guste el artículo, este trabajo es pura artesanía y con Embelyon me he convencido del todo de su importancia.

    wachinayn, gracias, espero poder colgar también algunos ejemplos con los resultados.

    Adrian, el auténtico experto del tema en la Sociedad del Dado Cornudo es Álvaro. Mi punto de vista es el del autor que intenta realizar el proceso de edición por sí mismo, de principio a fin, y espero que también resulte interesante. :)

    Itaqua, hay más de un manual de D&D por ahí con la fuente diminuta, cansa horrores leerlos. Un tipo 10 es razonable, en mi opinión.

    Calabria, gracias por el dato de la longitud de línea. Como tú dices hay muchas tipografías que no son ni times ni arial y quedan muy bien, sólo hay que encontrar las adecuadas. El riesgo es elegir una tipo que en una o dos frases parece que queda bien... y luego darnos cuenta de que para párrafos completos es demasiado recargada, o marea la vista después de un tiempo de lectura. Por eso mi consejo siempre es simplificar y optar por la legibilidad, luego con la experiencia se pueden probar cosas nuevas.

    Haco, gracias por tus palabras. Veo que somos muchos los que estamos maquetando nuestros escritos, espero que al final podamos compararlos.

    Reckila, gracias, a principio de semana, la segunda entrega.

    Muchas gracias a todos de nuevo por vuestros comentarios.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Pues yo estoy en contra de la doble columna y os lo explico.

    La doble columna es genial para un manual impreso, sin embargo, para leer en pdf en una pantalla de ordenador es un horror. Tienes que estar continuamente subiendo y bajando la misma página, porque normalmente se usa un formato tipo A4 Vertical.

    El problema se agrava aún más con las pantallas actuales de 16:9, puesto que muestran aun menos de alto y mucho más ancho.

    Yo, a la hora de leer en pantalla, prefiero una única columna, aunque representen el doble de páginas.

    Otra opción es la que he visto en el juego que comentas, Agon, así no me importa tener 2 columnas, puesto que a pantalla completa y ajustado al ancho se ven las 2 columnas enteras.

    Creo que lo mejor es tener 2 versiones, una para poder leerla directamente en el ordenador y otra para imprimir o mandar a imprenta.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Buenas,

    Me parece muy interesante el tema, sobre todo para los que nos da un poco de miedo meternos en el mundo de la maquetación.

    En vuestra opinión, ¿qué herramientas podemos encontrar por ahí para maquetar?, me refiero a programas, plantillas, editores de texto...

    Un saludo,
    Mercks.

    ResponderEliminar
  12. Una cosa que hay que comentar sobre el formato de booklet a una columna (estilo ICONS) es de los más adecuados para leer en un tablet/ereader.

    Lo digo porque cada vez hay más gente que los usa, tanto para leer rol como para llevarlo a las partidas...

    ResponderEliminar
  13. Tengo que decir que me gusta como maquetas. Yo estoy empezando en este mundillo y admito, que es verdaderamente dificil hacerlo bien. Leyendo tus parrafos me he dado cuenta de muchos de mis errores y de la importancia de darle "aire" a la pagina, evitando ladrillazos.
    Seguiré leyendo, un saludo.

    ResponderEliminar