viernes, 18 de diciembre de 2009



Gracias a una reseña en Pulpo Micción he descubierto Lady Blackbird, uno de los mejores juegos de rol publicados este año, al menos en su categoría: la de aquellos que dan más importancia a la aventura antes que a las reglas, rápidos, directos, pero no por ello menos divertidos y emocionantes. Un one-shot que tiene posibilidades para convertirse en mucho más.

Lady Blackbird nos propone zambullirnos en una ambientación de lo más steampunk y adoptar el papel de protagonistas en una trama con detalles a medio camino entre Stardust, Falkenstein y un drama de Shakespeare.

Lady Blackbird huye de su matrimonio concertado en busca de su verdadero amor, un rey pirata al que conoció tiempo atrás. Cuando la nave que ha alquilado es apresada por un crucero imperial, ella, su guardaespaldas y la tripulación de contrabandistas tendrán que usar todas sus artimañas para lograr escapar y continuar su viaje.

Este juego tiene muchos aspectos que lo hacen destacar sobre el resto, y si tuviese que describirlo con una sola frase, diría que es una pequeña obra de arte, construida de forma funcional y a la vez elegante. Por un lado está su extensión, tan solo 15 páginas en las que nos encontramos además de la historia, un mapa de la región donde transcurre la acción, la ficha del Buho, la nave contrabandista de los protagonistas, hojas de personaje ya preparadas e incluso una sección de consejos de dirección para el master.

El sistema está resumido en las propias fichas y requiere poca explicación: se tiran dados d6, cualquier resultado por encima de 4 suma un éxito y si superamos el número de dificultad que ponga el master logramos realizar la tarea que nos proponíamos. Las habilidades de nuestro personaje pueden proporcionarnos dados extra, y además podemos usar una reserva de 7 que se "refresca" bajo determinadas condiciones. Lo mejor es que tanto el sistema de habilidades como el del "claves" y experiencia están pensados para fomentar la interpretación y que los personajes interactúen entre ellos.

Me ha gustado especialmente la manera en la que se describe a los protagonistas, no hay números, sino rasgos que definen al mismo tiempo lo que saben hacer y su historia presente y pasada. Por poner un ejemplo, Cyrus Vance, capitán del Buho, posee los rasgos Ex-soldado imperial, Contrabandista, Superviviente y Guerrero. El rasgo Ex-soldado imperial le proporciona a su vez lo que en otros sistemas serían las habilidades y aquí se denominan "tags", etiquetas: Tácticas, Mando, Soldados, Rango, Conexiones, Mapas, Naves de Guerra Imperiales. Lo mismo ocurre con el resto de rasgos. Esto no sólo nos remite a su trasfondo sino que le da al jugador toda una serie de referencias de interpretación.

Se pueden poner pegas a este juego, sin duda. Para muchos será excesivamente escueto, las reglas proponen que sean los jugadores los que respondan a parte de las preguntas sobre el mundo, lo que tampoco será del gusto de aquellos masters que quieran tenerlo todo bajo control. Estrictamente estamos hablando de un "story game" más que de un juego de rol. Los que busquen exactitud tendrán que mirar en otra parte ya que en Lady Blackbird no hay datos sobre armas o armaduras, ni siquiera puntos de vida. Sin embargo este planteamiento seguro que encantará a los fans de Castillo de Falkenstein.

Además... no hay sistema de creación de personajes. Sin embargo viendo las fichas no es difícil imaginar cómo se hace, y según la reseña de Pulpo Micción se basa en La Sombra del Ayer (que no he leído todavía), así que puede que con un poco de investigación todo esté solucionado. También existe una sección específica con nuevos rasgos, etiquetas, claves y secretos que permitirían una cierta evolución de los personajes, si lo que deseamos es dirigir una campaña completa, más allá de la aventura propuesta.

Como podemos ver, muchas cosas en muy poco espacio, todo con un aspecto cuidado, estéticamente impecable. Quizá se echan de menos ilustraciones para los personajes, pero las que hay cumplen con creces su función. Para redondear el conjunto, Lady Blackbird se distribuye bajo licencia Creative Commons, su descarga es gratuita y puede realizarse desde su web oficial. No os lo perdáis.

8 comentarios:

  1. Lo ví también en Pulpo Micción y la verdad es que está muy bien. Me gusta que se dé prioridad a la historia, aunque un poco más de sistema tampoco me molestaría.

    Selenio.

    ResponderEliminar
  2. Se ve muy bueno, lastima q esta en ingles, pero me imagino q con unas buenas bases de este se puede entender. Ademas no es tan largo.

    Asi es como me gustan los juegos, simples.

    Lo voy a probar en una mesa de juego, yo no soy el master, pero creo q esta bien para empezar.

    ResponderEliminar
  3. Por "Salgan al Sol" tienen planeado traducirlo aprovechando las vacaciones de invierno.

    ResponderEliminar
  4. Muy interesante y evocativo la verdad. Pero en una cosa disiento, yo no lo llamaria juego, lo que es esto es una aventura autojugable (muy sandbox pero una aventura despues de todo) no un juego. Eso si es toda una preciosidad ¡Gracias por el aviso!

    ResponderEliminar
  5. La visita a la web del autor es muy recomendable. No es el único minijuego que tiene, y todos tienen una pinta interesantísima.

    ResponderEliminar
  6. Descargado, desde luego. Eso sí, le estoy echando un ojo y me topo con mi problema de siempre: A los que no se nos dan muy bien los idiomas...
    A ver esos chicos de "Salgan al Sol" qué tal trabajo hacen...

    ResponderEliminar
  7. La Sombra del Ayer es un juego imprescindible, sobre todo porque tiene el mejor sistema de "Experiencia" que he visto en mi vida.
    Y la traducción al español es magistral.

    ResponderEliminar