miércoles, 7 de octubre de 2009

Allá por el 2003, William Gibson empezó un blog, que sigue en activo hoy en día. En septiembre de ese mismo año, para sorpresa de todos, publicó una nota diciendo que lo dejaba. Escribirlo, según sus propias palabras, le parecía como estar de vacaciones, y lo que él quería era dedicarse a la novela, su verdadero trabajo. La metáfora que usó era muy ilustrativa: una tetera que no llega a hervir porque no has puesto la tapa. Un año después retomaría la aventura blogosférica, pero sigo teniendo muy presente su decisión y las razones para tomarla. Paradójicamente, el post que tiene ahora en portada viene a decir algo como "aquí sigue mi pobre blog, mientras yo escribo un libro".

Se puede intepretar la tetera de Gibson desde muchas facetas: creatividad, tiempo, dedicación, inspiración. En resumen, si empleas tus fuerzas en escribir para tu blog, dejas de lado otras cosas. Muchas veces me he planteado si compensa, teniendo en cuenta la vida efímera que tiene un post. Llevo muchos años aquí, así que es evidente que la respuesta siempre ha sido que sí, merece la pena. Pero a la vez soy consciente de que las horas invertidas podrían haber dado otros frutos en forma de juegos de rol, de mesa o de cartas, todos esos proyectos que surgen y no pasan de la fase de borrador. En vez de un artículo que da para cinco minutos de lectura en un rato muerto en el trabajo, ofrecería la posibilidad de horas y horas de diversión.

En el fondo de todo esto se encuentra la manera en la que entendemos a la creatividad misma. Desde el exterior se tiende a pensar en la persona que crea -escritor, músico, cineasta- como alguien dotado de una conexión especial, el guardián de las llaves, amo de la puerta, con acceso a un desván donde se esconden infinitos tesoros. De cuando en cuando esa persona sube hasta su rincón secreto, el paraíso ilimitado, elige algo nuevo y desciende para mostrárnoslo, dejándonos maravillados. La realidad es bastante más mundana. El creador es más parecido metafóricamente a un minero que pasa el día en un pozo profundo, con agua hasta la cintura, removiendo montañas de mineral sin valor hasta dar con diamantes en bruto que merezca la pena pulir. Los mejores son aquellos que con una mezcla de intuición y trabajo duro saben llegar hasta las vetas más ricas.

El autor, el buen autor, sufre con cada nueva gestación porque para llegar hasta el resultado esperado realiza un viaje complejo, recopilando imágenes, sonidos, detalles que van combinándose en su mente hasta tomar una forma, unas veces exitosa, otras tantas fallida. Nadie es perfecto. Se invierte tiempo y esfuerzo en bocetos y prototipos que se estrellan a los pocos segundos de vuelo. Las historias que realmente remontan hasta las nubes son las afortunadas escogidas. Que conste que hablamos del autor que se toma su trabajo en serio, no del que junta palabras o notas según la fórmula de moda y espera vivir de los impuestos recaudados por la SGAE hasta el fin de los tiempos. Esos pueden vomitar títulos cada dos por tres sin derramar una gota de sudor.

De forma optimista, creo que todo aquel que publica en un blog sigue ese proceso: se inspira, reflexiona, investiga, redacta con dedicación. Emplea su tiempo, que no es eterno, para ofrecer algo a los demás, que responden en consecuencia. Yo no quiero prescindir de ese tiempo, por todas las satisfacciones que me ha dado, en especial en lo que respecta a conocer a otros aficionados y hacer amigos. Pero como decía, si la creatividad es un elemento finito y mi intención es crear algo para alimentar nuestro hobby que sea más tangible y que perdure, se impone un cambio de rumbo.

Resumiendo, si de vez en cuando falto a mi cita aquí, será porque al fin he logrado dedicar a mis proyectos el tiempo que merecen. Espero dar buenas noticias sobre ellos pronto y  poder compartirlos con todos.

10 comentarios:

  1. Lei esta entrada con preocupación, pues me estaba esperando que dieras el carpetazo al blog, veo que no es así pero que dejas claro que vas a dar preferencia a otras cosas.

    Un post tiene una vida muy corta, es cierto, pero queda ahí, en mi blog, las entradas viejas siguen teniendo visitas, incluso yo mismo, en un ejercicio de onanismo, me leo alguna de vez en cuando para recordar por qué la escribí.

    Te hago una pregunta (en general a todo el que lea esto)... que tiene más difusión? Una entrada que tiene un centenar de visitas durante sus primeras semanas de vida o un pdf que cuelgas en alguna parte con alguna frikada, que van a bajar dos docenas de personas y van a aprovecharla solamente un par de ellas? Porque no todo el mundo se lee una entrada de blog completa, pero mucha menos gente se molesta en usar algo bajado de la red.

    A mi personalmente me gusta bastante este medio de difusión... como dices no se profundiza mucho en nada, no puedes poner una campaña entera en una entrada de blog, ni siquiera una aventura corta, y por eso precisamente me agrada el sistema: soy de los que les gusta inventar, ese 10% que es inspiración, y deja de lado el otro 90% que es desarrollo.

    Antes de tener un blog tenia las mismas inquietudes, y las escribía donde podía, esperando que alguien las leyera. Siempre acababa dejando las ideas a medias, porque pensaba que si empiezas algo tienes que escribir hasta las últimas consecuencias. Gracias a la filosofía blog ahora escribo sabiendo que puedo dejarlo en cuanto quiera, y que encima va a quedar bien, y no tengo que dar la lata en ninguna parte con mis idas de olla... el que quiere leerme sabe donde estoy, y con eso me basta.

    En fin, todo este rollo va para que pienses que un blog no es algo menos digno que un módulo, un pdf u otra frikada más desarrollada, y que los buenos y conocidos (como este) tienen tanta o más difusión como las publicaciones amateurs, y me atrevería a decir que incluso pueden compararse a algunas profesionales.

    Te dejo con esa reflexión. Un saludo y no dejes de escribir, que somos muchos los que te leemos.

    ResponderEliminar
  2. mmm...

    focalizar... centrarse...

    Me alegra que no abandones el blog pues es una manera de ver las corrientes activas dentro del mundo del rol y las entradas eran francamente interesantes.

    Eso si, tomare en cuenta lo de pasar cada mas tiempo teniendo en cuenta tu necesidad de centrarte en algún momento en otros proyectos.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. pues felicidades por la decisión y muchos ánimos con tus proyectos..

    esta claro que mantener un blog con un alto nivel de contenidos como el tuyo exige mucho esfuerzo y trabajar en algo menos efímero puede resultar más satisfactorio para uno mismo..

    te seguiremos leyendo aunque sea menos a menudo

    saludos

    ResponderEliminar
  4. Y espero que te salgan bien esos proyectos. Todo requiere de tiempo, por mínimo que sea, así que no pasa nada si tienes que dedicarte a otras cosas. Que aquí todos somos adultos y lo entendemos. Te deseo lo mejor y mucha suerte.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Estoy de acuerdo. Hace poco tuve que tomar una decisión parecida y la verdad es que me alegro.

    Escribir en un blog no es comparable, al menos para mi, a crear algo realmente; más bien lo enfoco como parte del proceso creativo. Lo hago porque me permite ordenar pensamientos, clarificar mis ideas, imponerme un ritmo y, de paso, compartir lo que voy haciendo o pensando.

    En fin, te seguiremos leyendo al ritmo que puedas ir escribiendo n el blog. Buena suerte con esos proyectos.

    ResponderEliminar
  6. Britait, gracias por tus palabras. No hay peligro de que deje el blog, empezarlo ha sido una de las mejores decisiones que he tomado y no creo que pudiese pasar sin compartir de vez en cuando mis ideas o reflexiones aquí.

    Tampoco creo que sea algo menos digno, es sólo que a la larga me he dado cuenta de que 3 horas escribiendo material para un juego nuevo pueden aportar más a la comunidad que el mismo tiempo dedicado a escribir un post.

    De todas formas son cosas que se complementan y que pueden coexistir.

    Sato, centrarme y tener constancia es lo que me hace falta. Respecto a los posts me he propuesto publicar como mínimo una vez por semana, al menos los temas de más extensión. Y el resto, tan a menudo como surja la inspiración o las noticias.

    Bester, Juan, Tirano, gracias por los ánimos, espero poder mostrar los resultados aquí pronto.

    Un saludo y gracias a todos.

    ResponderEliminar
  7. Fue un placer encontrar este blog, es un placer tenerlo en mis accesos favoritos y visitarlo casi a diario para ver que tiene en la manga el bueno de Jkeats, y será un placer inmenso seguir haciéndolo en el futuro.

    Te deseo todo lo mejor en cuantas empresas emprendas. ;-)

    ResponderEliminar
  8. Me siento en parte responsable de lo que ha causado este post, por la conversación que mantuvimos el otro día. Así que... ¡¡repartamos al 50% los beneficios de tus próximas aventuras!! Ya te daré el teléfono de mi representante para que os pongáis de acuerdo. Mientras, yo iré haciendo cuentas... Veamos, el 50% de nada es igual a XY por amistad infinita dividido entre ideas adormiladas. Habrá que despertarlas...

    Un abrazo.

    Flanagan

    ResponderEliminar
  9. Debes hacer, lo que debes hacer, cuando no debes hacerlo.
    Ese es mi lema, me temo.
    Personalmente lo menos estimulante para la creación, es tener demasiado tiempo y nada que hacer.

    ResponderEliminar
  10. Ciertamente, o al menos los del cículo rolero, los que escribimos en un blog nos mueve muy probablemente la pasión por la escritura y quizas el impulso creativo.

    Está claro que redactar un texto al menos a mí me ocupa bastante en repasos, reescrituras etc, y es un tiempo que podría haber decidido canalizado de otra forma para la consecución de proyectos aun inconclusos.

    En cierta manera lo veo como una sinergia. Si nos gusta escribir esto, además de lo que es, sirve de entrenamiento, ya que no es lo mismo escribir una entrada de blog que una novela o un manual de rol. Son cosas diferentes y del esfuerzo por plasmar algo en ellas se obtienen "bonificadores" a otras.

    ;)

    ResponderEliminar