martes, 25 de agosto de 2009

Hace tiempo un grupo de roleros estadounidenses publicó un vídeo donde mostraban su mesa de juego habitual. Estaba instalada en lo que parecía ser un garaje y era de un tamaño descomunal, con mucho espacio para cada jugador, pero lo que más llamaba la atención era el proyector situado sobre ella. El master introducía las transparencias con los mapas en él y se proyectaban sobre la superficie blanca. Los jugadores movían sus figuras por ese escenario "virtual", pensado para visualizar mejor los combates y el deambular por los dungeons, imagino.


Sin llegar a esos extremos, todos hemos pensado en algún momento cómo mejorar nuestra experiencia de juego, empezando por los medios más sencillos, como usar una pizarra borrable, plantillas hexagonadas, figuras de plomo, música de ambientación, atrezzo... en el último paso (saltándonos el proyector, que no está al alcance de todos los bolsillos) nos encontraríamos el recurso de la informática. Llevar un portátil a la partida es una opción que parece que va ganando cada vez más adeptos.

El uso del portátil tiene muchas ventajas, sobre todo facilitarnos tareas que de otra forma serían más tediosas o que controlaríamos de forma más precaria. El mejor ejemplo es el de la música de fondo: grabar un CD o preparar una colección de canciones en un reproductor de MP3 es algo arcaico comparado con la oportunidad de tener a nuestra disposición toda nuestra biblioteca musical, con el corte adecuado a un solo click. Subir y bajar el volumen en el momento determinado, elegir una canción para una escena que no estaba en el guión inicialmente... esa flexibilidad no la tenemos en otros medios. Lo mismo se puede decir de los efectos sonoros, el portátil hace posible montarlos sobre la banda sonora o insertarlos donde más nos convenga. Por fin podremos tener a la vez sonido de tormenta y violines mientras se explora el tenebroso castillo del conde transilvano.

La informática también nos libera de casi todo lo que tiene que ver con el papel: existen programas para rellenar las hojas de personaje de PJs y PNJs, hojas de Excel que calculan bonificadores y porcentajes automáticamente o mapeadores para no tener que dibujar cuadrito a cuadrito cada dungeon que visitemos. Por no hablar de los generadores de PNJs, monstruos, encuentros, nombres de tabernas, castillos, tesoros, etc, que en medio de una sesión, con la tendencia de los jugadores a meterse donde no deben, pueden salvarnos la papeleta.

Incluso se puede prescindir de los dados. En más de una ocasión hemos hablado de los programas estadísticos que convierten arrojar esos trozos de plástico de colores en algo obsoleto. ¿Quién quiere ver rodar 3d6 por la mesa cuando una aplicación nos saca en pantalla seis tiradas alternativas y una flamante campana de gauss?

Todo muy bonito... ¿o quizá no tanto? Personalmente con el portátil me ha ocurrido como con otras "ayudas", como las miniaturas: primero me parecieron una idea genial y luego me desencanté un poco de ellas. No es que no me atraiga la posibilidad de poder poner música o efectos de sonido a mi gusto, en eso no hay discusión, la informática gana. Pero los juegos de rol los he vivido siempre como un experiencia de lápiz, papel... e imaginación, y creo que demasiados gadgets pueden estropear un poco la experiencia.

Los personajes no son héroes recortables moviéndose por un tablero cuadriculado, o no deberían serlo, y el proceso de crear el mundo a su alrededor es más complejo que pulsar el interruptor de un proyector o el botón "Generar" de un mapeador. Me espanta la idea de que describir un lugar o una criatura sea en el futuro algo parecido a googlear unas imágenes y girar la pantalla hacia los jugadores. O que al imaginar un dungeon lo que venga a la mente sea el "Dungeons & Dragons Insider".

Las ayudas son buenas, pero hasta cierto punto. Como en otras ocasiones todo depende del cuánto, cuándo y cómo. Si a la larga descubrimos que el rol del siglo XXI es más parecido a un juego de tablero o de ordenador, previsible, cerrado y frío -algo que pueda habernos entregado prefabricado una máquina-, habremos perdido bastante.

Como siempre, ésta es una reflexión personal, y paradójicamente creo que he dado más puntos a favor de usar el portátil que de no usarlo. Que cada cual decida. Y aquellos que ya se hayan decantado por una de las dos opciones, que comenten su experiencia, si lo desean.

17 comentarios:

  1. Yo he caído también en la tentación de utilizar el portatil para aumentar la inmersión de mis jugadores, sin embargo creo que finalmente se convierte más en un estorbo a pesar de sus ventajas ya que te tiene muy pegado a él y te retiene bastante atención, y hay muchas veces en las que cuando deberías estar mirando a los jugadores y prestándoles atención estás buscando la canción que necesitas o esa imagen que buscaste el día anterior que tan bien iba a ayudarles a imaginar la tumba frente a la que se encuentran. En fin, que me parece una herramienta útil, pero que la preferiría si contara con ayudante de dirección como en el cine.

    -- http://leyendasdeanthrand.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Yo utilizaba la portatil hace muchos años ya, cuando era toda una proeza de fuerza el llevar ese peso en el hombro. Aún así, poseía todas las virtudes de tener todos los "respaldos" de tus manuales, para consultarlos mas facil en el transcurso de las partidas. El problema de ese entonces, igual que ahora, es que se convierte en un foco de atención.

    Un amigo me hizo un comentario hace tiempo ya al respecto, diciendo que era mejor entonces el que todos los jugadores y no solo el master tuviesen su laptop. Lo encontre algo disparatado, sin embargo, paseando por el Facebook, me topé con un evento rolero en el sur de Chile, donde la gran mayoria de los jugadores de una mesa de rol tenian su portátil sobre ella, usandolos. Que cosa estarían haciendo todos con computadoras en esa partida? Cual es el aporte que tienen los jugadores que cada vez tenemos mas dependencia a las portatiles que a nuestras capacidades de interpretar, "rolear", imitar o actuar?

    El dia de hoy practicamente fuerzo a mis jugadores a poner sus celulares en modo silencioso. La unica computadora usada es por mi, el 99% de las veces solo para poner musica. Aun creo en la magia del mapa garabateado, de la imitacion de sonidos con lo que tengo a la mano, de dibujar los mapas con un puñado de crayolas, de convertir el "juego táctico" de combate, en una secuencia cinematografica, donde las acciones parecen ser ricas y llenas de matices y no solo una ubicacion estrategica para usar el sneak attack.

    Aun asi, creo que me compraria el netbook, solo porque me recuerda a los Datas de Cyberpunk 2.0.2.0. y poder abrocharmelo al brazo.

    ResponderEliminar
  3. Completamente de acuerdo. No me gustan ciertas "ayudas" porque creo que perjudican más a la narración y la inmersión de lo que ayudan.

    En una mesa que contenga: dados, lápices, gomas de borrar, hojas de personaje y comida insana yo miro a los jugadores y les describo la escena, los jugadores "ven" la escena tal como yo lo describo, añadiendo cada uno sus propios detalles al gusto.

    Si en cambio en la mesa hay bonitos mapas cuadriculados con detallados interiores, hermosas miniaturas pintadas a mano, un portátil con ilustraciones de paisajes de ejemplo y otras "ayudas", los jugadores lo que verán será esas miniaturas en ese mapa detallado y esos paisajes. ¿Para que van a ponerse a imaginar la escena si ya la tienen más o menos ahí sobre la mesa?

    Eso para mí perjudica la inmersión, la imaginación, el ponerse en la situación del personaje (las aventuras las corre esa miniatura, no tú), vamos, lo que hace de verdad el rol algo grande.

    Selenio.

    ResponderEliminar
  4. Para que el portatil no te robe atención a los jugadores, hay que tener las cosas preparadas de antemano (listas de reproducción, imágenes grabadas en el HD), como pasaba con el método clásico.
    Yo lo uso para poner música, mostrarle alguna imagen a los jugadores (dibujo de un pnj, paisaje, etc.), y ocasionalmente para buscar una regla en algún juego complicado (d20).

    ResponderEliminar
  5. Demasiadas cosas para usar hacen que el DM tenga demasiado trabajo. Una cosa es dirigir una partida y otra una filarmónica.

    Me gustan las miniaturas y recientemente hice un set de tiles para usarlas (son de SW). Pero en la práctica, si no tienes una buena mesa, se complica: tienes las tiles aquí, el manual por allá, las hojas con los datos de la partida y los PNJs por allá... Ni llegamos a la portátil.

    Creo que cada uno debe privilegiar lo que más le gusta, pero difícilmente logrará controlar demasiadas cosas, o esto le tomará mucho tiempo de práctica (léase, partidas no tan buenas que tu grupo deberá soportar). Yo me quedo con las miniaturas y las tiles, porque me cansé de dibujar mapas en el papel, y dibujo muy mal. Me gustan las manualidades, y me entretengo haciéndo las tiles y cosas así. Pero no creo que pase más allá de ese punto: ni música, ni portátil, ni nada. Solamente tengo dos manos y un cerebro con dos hemisferios. No voy a parar cada dos minutos para bajar el volumen, buscar una tile, acomodar una miniatura, tachar algo en mis notas, buscar una regla en la netbook, contestar una pregunta a un jugador y abrir un nuevo paquete de comida o tapar una botella... todo a la vez.

    ResponderEliminar
  6. Hombre... creo que en el mensaje de fondo has exagerado un poco el uso del portatil con respecto a la "muerte" del rol tal y como lo conocemos xD

    Mi master actualmente esta utilizando el portatil para las partidas y lo cierto que salvo el espacio que ocupa (el anteriormente utilizado por la pantalla) todo son ventajas...
    - Música a elección en cada momento
    - Acceso a toda la información en pocos movimientos
    - Posibilidad de retoques
    ...

    Creo que es una herramienta útil pero que, como han remarcado ya anteriormente, tan solo se deben usar las cosas con las que estes comodo (figuras, portatiles,... son elección de cada persona)

    Por supuesto estamos de acuerdo en que el rol debería ser un ejercicio de imaginación tanto como de interpretación como objetivos prioritarios

    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Me recuerda a la controversia que levantaron los primeros periódicos digitales. Mientras había voces que hablaban que era el futuro y que la prensa en la red estaba destinada a desbancar al formato papel, otros opinaban que el papel jamás perdería su influencia en el mundo de la prensa escrita, y que no estaba destinado a desaparecer como vaticinaban los primeros.

    De esto hace ya más de diez años, y lejos de desaparecer el formato papel, lo que ha ocurrido es que con el formato web de la prensa escrita se ha conseguido complementar y rellenar huecos que dejaban vacíos los periódicos de toda la vida, los del kiosko.

    Lo que quiero decir es que de aquí a unos años, probablemente, sigamos dándole al lapiz y la goma como el que más, pero las tecnologías avanzan que dan vértigo y casi seguro encontremos un equilibrio entre uno y otro formato.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Es cierto que soy bastante dado a ponerme en lo peor y hablar del "fin del mundo (rolero) tal y como lo conocemos". Lo que me hace ser pesimista y pensar que vamos a acabar todos mirando una pantallita es esa tendencia a ir a lo fácil que parece que lo invade todo.

    Será por cómo está yendo las cosas ahora, reglamentos cada vez más inspirados en los videojuegos o en los juegos de tablero, imagen por encima de sustancia... sólo hay que ver el nuevo formato del Warhammer Fantasy RPG.

    No es una apología en contra de la tecnología, más bien a la forma de usarla y la filosofía que haya detrás.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. los ordenadores en el curro, yo cuando me lo quiero pasar bien y jugar a rol no quiero ver una maquinita de esas ni medio cerca...

    ResponderEliminar
  10. Yo uso el portatil a veces en las partidas, pero está guardado en la mochila o cerrado en la mesa el 90% del tiempo. Los mapas los hago en un folio en blanco, las estadísticas de los enemigos me las invento sobre la marcha (asi si necesito que un enemigo se muera o falle un ataque no tengo ningun sitio apuntado que me lleve la contraria)... El portatil se usa como una herramienta mas, como el manual basico o el papel donde dibujar.

    No he sido nunca muy dado a la musica ambiental ya que soy un rolero "de bar", suelo jugar en tienda o bares donde el ruido ambiental es imposible, incluso en casa con un ordenador disponible, suelo prescindir de ella, necesito concentrarme en la partida y que mis jugadores se metan en la aventura, la musica, las figuritas, el portatil, etc, solo en su justa medida, si no estorban mas que ayudar.

    Yo uso el portatil como un almacen donde estan todos los datos de partida que necesito, antes llevaba una mochila con una docena de libros y ahora llevo el portatil, simplemente... a veces muestro imagenes con el, o consulto el modulo...

    En mi experiencia, tener una docena de notas para la aventura impresas o en la maquina ayudan al juego, tener todo metido en la maquina y no poder ni tirar dados sin ella, solo hace que el juego pierda fuerza, a veces hasta aburrir.

    ResponderEliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  12. En mi opinión puede convertirse en una herramienta muy útil siempre que se utilice como tal... y me temo que más a menudo de lo que uno pueda temerse, acaba siendo un foco de distracción más que una ayuda.

    Yo había pensado en usarlo como soporte para mejorar la experiencia en partidas, por algunas de las razones que se han ido mencionando: tener "respaldo" de manuales y libros, imágenes que puedan mostrarse a los jugadores, música, sobre todo... pero no me he atrevido a llevarlo a una partida por dos motivos: primero, por mi miedo antes comentado a que se convierta en una distracción más que en una ayuda (y dando por supuesto que yo sería uno de los primeros en caer) y segundo, por no perder la magia de los dados, papeles, lápices e incluso el CD preparado con los temas musicales para la partida.

    Sin embargo, donde confieso que me ha sido muy útil, es en la creación de personajes antes de la partida. Como todos sabemos, hay multitud de programas para varios juegos que te simplifican el trasiego matemático de la creación de un PJ, y ahí sí que le he sacado mucha utilidad al portátil.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  13. Es un tema interesante...y me temo que en el futuro una partida de rol será conectarse en red alrededor de una mesa, como un miniciber, para jugar un videojuego (en plan D&D Insider), aunque habrá un master o director de juego que podrá modificar las fichas, reglas y el escenario a voluntad. Para algunos será una gozada ver a su PC "tuneado" a gusto y explorar calles y paisajes.

    Otra posibilidad es algunos videojuegos del futuro traigan como opción la partida "narrativa" es decir, que el ordenador sólo muestra fichas y figuras, pero el director de juego es el que decide lo que pasa.

    ¿La ventaja de usar la informática? Algunos juegos podran ser más complejos pero sin perder agilidad..

    Tambien debemos tener en cuenta que el dinero que gastas en libros de rol... si es "invertido" en un videojuego decente...¿quién le saca más provecho? Y eso por no hablar de que el rol sólo se venden en las grandes ciudades, y a los frikis de los pueblos es más dificil de conseguir..

    ResponderEliminar
  14. Hombreeee, "¿Quién quiere ver rodar 3d6 por la mesa cuando una aplicación nos saca en pantalla seis tiradas alternativas y una flamante campana de gauss?"... Yo creo que en esto todos coincidiremos que no es así...

    ResponderEliminar
  15. Yo nunca había utilizado el portatil, entre otras cosas por no tenerlo, para las partidas hasta la actual campaña de pendragon y la verdad me está resultando muy util:
    a) para poner música (antes solíamos usar discos de bandas sonoras en la minicadena pero solían dar lugar a momentos hilarantes cuando saltaba la canción que no debía)
    b) apuntar cualquier cosa medianamente importante que pase, quien ha insultado a quien, como se llamaba el caballero que los derrotó en tal batalla, como se llaman sus familiares o cuando nacieron... (el pendragon es un juego a largo plazo y en que cobran gran importancia las relaciones con tus pares y con tu familia)
    c) tener siempre los libros abiertos por las páginas que necesito.
    d) Mapas a gran escala, los mapas escala personal los hago a lapiz en un folio pero el mapa del condado (con los señoríos que pertecen a cada pj y a los pnjs importantes marcados) lo tengo en el ordenador, así como el mapa de britania.
    Eso si, los dados son sagrados.
    A ver si ahora que volvemos a jugar al Spirit of The Century puedo usar un programa que hizo un amigo que permite gestionar mejor las bandas sonoras y además incluye botones para efectos sonoros, ¡gracias Prometeo!
    Yo lo veo como una ayuda, no me imagino a todos los jugadores con su portatil (para eso además nos quedamos en caso y jugamos online, cosa que no me gusta nada) pero creo que un ordenador sirve fundamentalmente para ordenar :P la información y por eso y sólo para eso me resulta útil. Si no terminas con cientos de papelajos diferentes que no sabes donde meter.

    ResponderEliminar
  16. Yo soy partidario de hacer uso del portatil siempre y cuando sea para tareas secundarias y que no requieran de mucha atencion, es decir, musica, mapas (sobre todo a gran escala como bien decian antes), ilustraciones, etc.
    El grueso de la partida yo creo que sigue siendo mejor llevarlo de la manera tradicional, es decir, con papel, lapiz y por supuesto tantos dados como vuestra sucia imaginacion requiera. Para mi no hay nada mas satisfactorio que ver rodar 1d20 durante unos segundos sobre la mesa y ver como se detiene lentamente sobre el 20 (que chute de adrenalina por dios! xDDD)
    Por cierto Cadvalon, llevo yo bastante tiempo buscando un gestor de musica como el que tu comentas, sabes si le costo mucho a tu amigo programarlo? Por pedirle a un amigo informatico que trastee un poco a ver si saca algo.
    Yo habia pensado en algo similar al gestor de la pagina de rockola, donde pones tu estado de animo y te va seleccionando la musica adecuada.

    ResponderEliminar
  17. Llego tarde a la conversación, pero es que tengo mucha lectura bloggera atrasada.

    Yo he notado un notable descenso en el consumo de tinta de impresora y papel desde que juego con portátil. Tengo la sesión escrita, todas las trazas del trasfondo en una carpetita bien ordenada al alcance de un click... y ya no hablemos de la música. Hubo un tiempo en el que tenía un par de cd's para cada juego, y el tedio de tener que ir al reproductor de música para poner ese efecto que quieres poner o esa canción en el momento justo...ahora se suple con 5 segundos de tenso silencio hasta que comienza a sonar.

    En definitiva, en la variedad está el gusto; pienso como tú que se debe utilizar la informática solo como apoyo, pero seguir dejando al papel, el lápiz y los dados el protagonismo principal.

    No comento mucho, pero aquí sigo leyéndote.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar